Identificaron dos nuevas especies de cocodrilos que comieron ancestros humanos

Investigadores dirigidos por la Universidad de Iowa descubrieron dos nuevas especies de cocodrilos que vagaban por partes de África hace entre 18 y 15 millones de años y se alimentaban de antepasados humanos

Investigadores dirigidos por la Universidad de Iowa descubrieron dos nuevas especies de cocodrilos que vagaban por partes de África hace entre 18 y 15 millones de años y se alimentaban de antepasados humanos (The New York Times)
Investigadores dirigidos por la Universidad de Iowa descubrieron dos nuevas especies de cocodrilos que vagaban por partes de África hace entre 18 y 15 millones de años y se alimentaban de antepasados humanos (The New York Times)

Paleontólogos liderados por la Universidad de lowa descubrieron dos nuevas especies de cocodrilos que vagaban por África hace entre 18 y 15 millones de años y se alimentaban de antepasados humanos.

Los cocodrilos enanos gigantes de Kinyang eran hasta cuatro veces más largos que sus parientes modernos, los cocodrilos enanos. El descubrimiento de la nueva especie se produce después del análisis del cráneo de un espécimen de Kinyang.

Los cocodrilos enanos rara vez superan el metro y medio de largo, pero las formas antiguas medían hasta cuatro metros y probablemente se encontraban entre las amenazas más feroces para cualquier animal que encontraran.

“Estos fueron los mayores depredadores a los que se enfrentaron nuestros antepasados”, sostuvo en un comunicado Christopher Brochu, profesor del Departamento de Ciencias Ambientales y de la Tierra en lowa y autor correspondiente del estudio. Y añadió: “Eran depredadores oportunistas, al igual que los cocodrilos de hoy. Hubiera sido francamente peligroso para los humanos antiguos ir al río a tomar un trago”.

De acuerdo con los responsables del estudio, publicado en la revista American Asociation for Anatomy, los extintos reptiles guardan cierto parecido con los cocodrilos enanos que en la actualidad se encuentran en las zonas de África Central y Occidental (Christopher Brochu/University of Iowa)
De acuerdo con los responsables del estudio, publicado en la revista American Asociation for Anatomy, los extintos reptiles guardan cierto parecido con los cocodrilos enanos que en la actualidad se encuentran en las zonas de África Central y Occidental (Christopher Brochu/University of Iowa)

Las nuevas especies se llaman Kinyang mabokoensia y Kinyang tehernovi. Tenían hocicos cortos y profundos y dientes grandes y cónicos. Sus fosas nasales se abrieron un poco hacia arriba y hacia el frente, no directamente hacia arriba como lo hacen en los cocodrilos modernos. Pasaron la mayor parte de su tiempo en el bosque, en lugar de en el agua, esperando para emboscar a sus presas. “Tenían lo que parecía una gran sonrisa que los hacía parecer muy felices, pero te morderían la cara si les dieras la oportunidad”, añadió Brochu.

Kinyang vivió en el Valle del Rift de Africa Oriental, en partes de la actual Kenia, en el período Mioceno temprano a medio, una época en la que la región estaba cubierta en gran parte por bosques. Sin embargo, a partir del final de un período llamado el Optimo Climático del Mioceno, hace unos 15 millones de años, ambas especies parecieron extinguirse.

¿Por qué desaparecieron? Brochu cree que el cambio climático provocó menos precipitaciones en la región. La reducción de las precipitaciones condujo a un retroceso gradual de los bosques, que dieron paso a pastizales y bosques mixtos de sabana. El cambio en el paisaje afectó a Kinyang, que los investigadores creen que probablemente prefería las regiones boscosas para cazar y anidar.

El cambio en el paisaje afectó a Kinyang, que los investigadores creen que probablemente prefería las regiones boscosas para cazar y anidar (AFP)
El cambio en el paisaje afectó a Kinyang, que los investigadores creen que probablemente prefería las regiones boscosas para cazar y anidar (AFP)

“Los cocodrilos enanos modernos se encuentran exclusivamente en humedales boscosos”, subrayó Brochu, quien ha estudiado cocodíilos antiguos y modernos durante más de tres décadas. “La pérdida de hábitat puede haber provocado un cambio importante en los cocodrilos que se encuentran en el área. “Estos mismos cambios ambientales se han relacionado con el surgimiento de los primates bípedos más grandes que dieron origen a los humanos modernos”, agregó.

El experto reconoce que la causa de la extinción del Kinyang requiere más pruebas, ya que los investigadores no pueden determinar con precisión cuándo se extinguieron los animales. Además, hay una brecha en el registro fósil entre Kinyang y otros linajes de cocodrilos que aparecieron en escena hace unos 7 millones de años. Los recién llegados incluían parientes del cocodrilo del Nilo que se encuentra actualmente en Kenia.

Brochu examinó los especímenes durante varias visitas desde 2007 a los Museos Nacionales de Kenia, en Nairobi. El estudio fue publicado en The Anatomical Record.

Con información de Europa Press

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR