Los pasaportes deben garantizar el respeto de los derechos humanos, no servir de pretexto para la guerra

Pasaporte de EEUU (Getty)
Pasaporte de EEUU (Getty)

La Declaración Universal de los Derechos Humanos sostiene que todas las personas, incluidas las de todas las nacionalidades, así como los refugiados “apátridas”, tienen ciertos derechos, pero en la práctica el grado de protección de nuestros derechos depende en gran medida de nuestra condición de ciudadanos en un país concreto. Hannah Arendt captó esta idea cuando definió la ciudadanía como “el derecho a tener derechos”. Sin embargo, no siempre se puede contar con que los Estados protejan los derechos de todos sus ciudadanos, por lo que, para los individuos, tener pasaportes de más de un país puede ser una importante póliza de seguro. La doble o múltiple ciudadanía puede ser a veces una cuestión controvertida para las democracias del hemisferio occidental, pero en los países del antiguo bloque soviético es una cuestión de guerra y paz.

Durante los últimos treinta años, Rusia ha llevado a cabo políticas de “pasaportización”, o naturalizaciones masivas rápidas, de personas en las antiguas repúblicas soviéticas. Aplicó una primera versión en los países bálticos, especialmente en Letonia y Estonia, inmediatamente después de la disolución de la URSS, lo que dejó apátridas a un gran número de personas, incluidos muchos rusoparlantes que habían emigrado a esas repúblicas en la época soviética. Sin embargo, para 1994, los tres países bálticos habían establecido estar en camino de unirse a la OTAN y a la Unión Europea, y a muchos de los que antes eran apátridas en el Báltico, incluidos los rusos étnicos, se les permitió y eligieron adquirir la ciudadanía letona o estonia (en la recién independizada Lituania, los rusoparlantes fueron considerados automáticamente ciudadanos lituanos).

En 2002, Rusia llevó a cabo naturalizaciones masivas en la República de Georgia. En 2006, el 90% de la población de las regiones de Osetia del Sur y Abjasia tenía pasaporte ruso. Dos años después, Rusia invadió estos territorios georgianos con el pretexto de proteger a los ciudadanos rusos. En 2014, Rusia llevó a cabo una pasaportización similar de personas en la recién anexionada Crimea, y comenzó a naturalizar en masa a personas en las regiones ucranianas de Donetsk y Luhansk en 2019. El presidente Vladimir Putin alega que envió a las fuerzas rusas a invadir Ucrania para proteger a estos ciudadanos rusos de la “humillación y el genocidio”. La misma justificación había sido emitida para la invasión rusa de Georgia en 2008. La ley rusa prohíbe a los rusos recién naturalizados tener la ciudadanía en Ucrania, Georgia u otras repúblicas postsoviéticas.

Existe un nombre para las políticas de conquista territorial bajo el pretexto de compartir lazos nacionales o étnicos con los habitantes. Esta práctica se llama irredentismo, y es una táctica arcaica e imperialista.

En el hemisferio occidental, tendemos a asociar la ciudadanía con la elección individual. Muchos Estados democráticos aceptan que una persona pueda ser ciudadana de más de un país. Este modelo liberal de ciudadanía suele conciliarse con los argumentos conservadores y nacionalistas de que la ciudadanía tiene que ver con las obligaciones (como los impuestos y el servicio militar), además de los derechos. Por ello, no suele ser un tema de terrible relevancia en las relaciones internacionales de la región. Por ejemplo, en Argentina algunos ciudadanos con doble nacionalidad votan en las elecciones bolivianas, italianas, peruanas o españolas. A algunos no les gusta demasiado, pero ningún país va a entrar en guerra.

Las repúblicas postsoviéticas no tienen políticas de ciudadanía tan liberales como las de las Américas. La mayoría de ellas prohíben específicamente a sus ciudadanos tener pasaportes rusos, lo que puede alienar a las poblaciones de habla rusa, llevándolas incluso a apoyar las intervenciones militares de Putin. Es una pena, porque la libertad de movimiento y la posibilidad de obtener la ciudadanía en los países democráticos son un antídoto liberal contra el irredentismo ruso.

Incluso las políticas altamente democráticas pueden verse tentadas a abandonar aspectos del modelo liberal en un contexto de guerra. Tras la invasión rusa de Ucrania, el Parlamento Europeo votó por abrumadora mayoría prohibir a los países miembros la venta directa de la ciudadanía a individuos ricos. Los rusos eran los claros objetivos. El voto es defendible (la mayor injusticia del modelo liberal es que la ciudadanía múltiple suele ser más accesible para los ricos que para los pobres), pero las democracias estarán mejor si nuestros líderes se abstienen de la tentación de alejarse demasiado del modelo liberal.

Los Estados deben competir por los ciudadanos sobre la base del respeto de los derechos humanos y las condiciones de prosperidad, y no crearlas unilateralmente como pretexto para la construcción de imperios y la guerra.

*Sybil Rhodes es Presidente de CADAL (www.cadal.org).


TE PUEDE INTERESAR