Tras la muerte de Raisi, Irán celebrará las elecciones presidenciales el próximo 28 de junio

A pesar de que estaban previstas para el año que viene, su fallecimiento fuerza la aplicación de las cláusulas constitucionales sobre estas situaciones, que prevén las celebración de comicios en menos de dos meses

Guardar

Nuevo

Votantes rellenan sus boletas durante las elecciones parlamentarias y de la Asamblea de Expertos en un centro electoral el Teherán, Irán, el viernes 1 de marzo de 2024 (AP Foto/Vahid Salemi)
Votantes rellenan sus boletas durante las elecciones parlamentarias y de la Asamblea de Expertos en un centro electoral el Teherán, Irán, el viernes 1 de marzo de 2024 (AP Foto/Vahid Salemi)

Irán celebrará elecciones presidenciales el 28 de junio para elegir un nuevo mandatario tras la muerte de Ebrahim Raisi en un accidente de helicóptero junto con otras ocho personas.

El registro de los candidatos electorales se realizará del 30 de mayo al 3 de junio, mientras que la campaña electoral se llevará a cabo del 12 al 27 de junio, informó la agencia Tasnim.

Asimismo, la campaña electoral arrancará el 12 de junio y finalizará el 27 de junio, según ha recogido la agencia de noticias oficial IRNA.

A pesar de que las próximas elecciones estaban previstas para el año que viene, su fallecimiento en el citado siniestro de helicóptero, fuerza la aplicación de las cláusulas constitucionales sobre estas situaciones, que prevén las celebración de elecciones en menos de dos meses.

El artículo 131 de la Constitución iraní contempla la creación de un “consejo” integrado por el presidente de la Asamblea Consultiva, el jefe del aparato judicial y el vicepresidente primero para “organizar las elecciones para un nuevo presidente, en un periodo máximo de 50 días”, para lo cual el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, ya ha dado su visto bueno a primera hora del día.

Los candidatos que presenten sus candidaturas deberán superar el veto de este consejo, cuerpo formado por 12 miembros, seis juristas y seis clérigos, que revisa la legislación adoptada por el Parlamento y que participa en la organización de elecciones.

Hasta esa fecha el hasta ahora vicepresidente primero, Mohamad Mojber, liderará el Ejecutivo iraní, después de que así lo aprobase hoy el líder supremo de Irán, Ali Khameneí.

Foto de Archivo: El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, llega para depositar su voto durante la segunda vuelta de las elecciones parlamentarias en Teherán, Irán. 10 de mayo de 2024 (Majid Asgaripour/WANA (Agencia de Noticias de Asia Occidental) vía REUTERS)
Foto de Archivo: El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, llega para depositar su voto durante la segunda vuelta de las elecciones parlamentarias en Teherán, Irán. 10 de mayo de 2024 (Majid Asgaripour/WANA (Agencia de Noticias de Asia Occidental) vía REUTERS)

Mojber debe celebrar elecciones antes de 50 días, según la Constitución iraní.

Raisi murió el domingo en un accidente de helicóptero en la provincia de Azerbaiyán Oriental debido a un “fallo técnico”, aunque el aparato fue hallado hoy por las dificultades en las operaciones de rescate derivadas del mal tiempo.

En el accidente también fallecieron el ministro de Exteriores, Hosein Amir Abdolahian, el gobernador de Azerbaiyán Oriental, Malik Rahmati, el líder de los rezos de los viernes de la ciudad de Tabriz, Mohammad-Ali Al-Hashem, además de dos pilotos de la aeronave, un asistente de vuelo, el jefe de seguridad presidencial y un guardia.

El ultraconservador Raisi llegó al poder en las elecciones presidenciales de 2021, cuando sucedió al moderado Hasán Rohani -quien ya había cumplido su límite de dos mandatos- tras hacerse con una aplastante victoria después de que los principales candidatos reformistas y moderados fueran apartados de la carrera, marcando el regreso de los ultraconservadores del poder en el país centroasiático. Contaron con la menor participación hasta entonces en la historia de la República Islámica con un 48,8%.

Las elecciones se celebrarán ahora en medio de un fuerte descontento de la población por la mala situación económica y la represión social, en especial a las mujeres con la nueva campaña para reimponer el uso del velo.

En las recientes elecciones parlamentarias de marzo se registró la menor participación que contaron con la participación más baja en los 45 años de la República Islámica cuando solo un 41% del electorado acudió a las urnas.

La República Islámica ha dado siempre gran importancia al alto número de votos como prueba de su legitimidad y respaldo popular.

(Con información de EFE y EP)

Guardar

Nuevo