La planta de Zaporizhzhia está “peligrosamente” cerca de sufrir un accidente nuclear, advirtió el jefe del OIEA

“Cada uno de los siete pilares de la seguridad nuclear del OIEA se ha visto comprometido”, dijo Rafael Grossi, al condenar los recientes ataques contra la central

Compartir
Compartir articulo
Aunque se cierren los seis reactores de la central, “los peligros potenciales de un accidente nuclear grave siguen siendo muy reales” (REUTERS/Stringer)
Aunque se cierren los seis reactores de la central, “los peligros potenciales de un accidente nuclear grave siguen siendo muy reales” (REUTERS/Stringer)

“Nos estamos acercando peligrosamente a un accidente nuclear” en Zaporizhzhia, advirtió el lunes el jefe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, al condenar los recientes ataques contra la central nuclear ucraniana.

La planta de Zaporizhzhia (ZNPP), en el sur de Ucrania y ocupada desde marzo de 2022 por Rusia, ha sufrido una serie de ataques con drones desde el 7 de abril de los que Moscú y Kiev se acusan mutuamente.

Estos “ataques temerarios”, los primeros dirigidos directamente contra la mayor central eléctrica de Europa desde noviembre de 2022, “deben cesar inmediatamente”, defendió Rafael Grossi en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU dedicada a este asunto.

“Aunque afortunadamente esta vez no causaron un incidente radiológico, han aumentado enormemente el riesgo en la central de Zaporizhzhia, donde la seguridad nuclear ya está comprometida”, añadió el director general del organismo de la ONU, que cuenta con expertos en el lugar.

Además, han sentado un “peligroso precedente, al haber alcanzado con éxito la estructura de contención de un reactor”.

“Dos años de guerra han pesado mucho sobre la seguridad de la central nuclear de Zaporizhzhia. Cada uno de los siete pilares de la seguridad nuclear del OIEA se ha visto comprometido. No podemos quedarnos de brazos cruzados y esperar a que un último peso incline la balanza”, suplicó.

“Nos estamos acercando peligrosamente a un accidente nuclear”, insistió, al tiempo que pidió que “no se tire un dado para decidir lo que pase mañana”.

La central de Zaporizhzhia (ZNPP), en el sur de Ucrania y ocupada desde marzo de 2022 por Rusia, ha sufrido una serie de ataques con drones desde el 7 de abril (REUTERS/Stringer)
La central de Zaporizhzhia (ZNPP), en el sur de Ucrania y ocupada desde marzo de 2022 por Rusia, ha sufrido una serie de ataques con drones desde el 7 de abril (REUTERS/Stringer)

Aunque se cierren los seis reactores de la central, “los peligros potenciales de un accidente nuclear grave siguen siendo muy reales”.

Desde la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022, el consejo de gobierno del OIEA ha adoptado cuatro resoluciones que condenan las acciones de Rusia contra las instalaciones nucleares ucranianas.

La central de Zaporizhzhia se encuentra en la ciudad de Energodar, a orillas del río Dniéper, y ha sido blanco de ataques y bombardeos en los dos últimos años.

La Unión Europea y Estados Unidos se sumaron la semana pasada a la condena contra Rusia por sus ataques sobre la planta de Zaporizhzhia, que han elevado el riesgo de un accidente nuclear.

“Estos riesgos son consecuencia directa de la toma ilegal por parte de Rusia de la central nuclear ucraniana de Zaporizhzhia, en flagrante violación de la Carta de las Naciones Unidas”, denunció el embajador del bloque europeo ante organismos internacionales, Carl Hallergard, en referencia a los ataques que, desde el pasado domingo, Moscú lanza sobre la planta, incluso contra la cúpula de uno de sus reactores.

Estas acciones “aumentan significativamente los riesgos para la seguridad nuclear, lo que puede provocar accidentes con graves consecuencias para Ucrania y más allá”, agregó.

Por su parte, Washington también acusó a Vladimir Putin, su “invasión a gran escala sobre Ucrania” y “su toma por la fuerza de la planta” de ser los responsables de la inestabilidad nuclear en la zona. De producirse un accidente, sería “consecuencia directa de la decisión del presidente Putin de seguir librando su guerra ilegal, injustificable y no provocada contra Ucrania”, insistió su embajadora ante la OIEA, Laura Holgate.

(Con información de AFP y EFE)