Hallaron los restos de un bombardero australiano de la Segunda Guerra Mundial 80 años después de su desaparición

La operación de rescate fue motivada por un multimillonario australiano del sector minero en un intento por encontrar a su tío

Guardar

Nuevo

Los restos de un bombardero Beaufort y dos tripulantes son descubiertos frente a la costa de Papúa Nueva Guinea (AP)
Los restos de un bombardero Beaufort y dos tripulantes son descubiertos frente a la costa de Papúa Nueva Guinea (AP)

Después de más de 80 años desde su desaparición en acción durante la Segunda Guerra Mundial, los restos de un bombardero australiano Beaufort y dos miembros de su tripulación fueron hallados en las profundidades de las aguas frente a la costa de Papúa Nueva Guinea.

Este hallazgo marcó el final de una exhaustiva búsqueda emprendida en una zona llena de “cocodrilos de agua salada y baja visibilidad”, como describió el líder de la expedición, Steve Burnell. La operación de rescate fue motivada por Andrew Forrest, un multimillonario australiano del sector minero, en un intento por encontrar a su tío, el Oficial de Vuelo David Forrest, que había estado desaparecido desde 1943.

De acuerdo con CBS News, la aeronave, identificada como el Beaufort A9-186, estaba inmersa a 43 metros bajo el agua y su descubrimiento fue posible gracias a una placa de identidad que había sido preservada del deterioro por haber estado enterrada en lodo. “Es bastante desafiante después de 80 años en agua salada obtener una identificación positiva”, dijo Burnell, cuyos esfuerzos se centraron en desentrañar uno de los muchos misterios que ha dejado el teatro del Pacífico Sur de la Segunda Guerra Mundial.

El Oficial de Vuelo David Forrest, a quien Andrew Forrest buscaba, había pilotado otro bombardero Beaufort, marcado como A9-188, el cual también se perdió junto con toda su tripulación en un ataque nocturno en mayo de 1943. El A9-186 fue derribado cuatro meses después, en septiembre, durante un ataque matutino. Ambos aviones pertenecían al Escuadrón Número 100 ubicado en el campo de aviación de Gurney, en la bahía de Milne, en la isla principal de Nueva Guinea.

El Beaufort A9-186 fue uno de los dos aviones del Escuadrón Número 100 perdidos en 1943 (AP)
El Beaufort A9-186 fue uno de los dos aviones del Escuadrón Número 100 perdidos en 1943 (AP)

A través de pruebas de ADN realizadas a fragmentos óseos, se logró identificar a Warrant Officer Clement Batstone Wiggins y Warrant Officer Russell Henry Grigg, cuyos restos proporcionaron el tan ansiado cierre a sus familias. Andrew Forrest expresó su gratitud y renovó su compromiso de continuar la búsqueda de su tío y los demás tripulantes desaparecidos diciendo: “Estoy agradecido de que ellos ahora tengan algún grado de cierre. Nunca nos daremos por vencidos hasta encontrarlos”.

Un servicio conmemorativo para las familias de los tripulantes se llevará a cabo en la base de la RAAF en Amberley, en el estado australiano de Queensland, el 26 de abril. Además, se planifican funerales para los miembros de la tripulación en Papúa Nueva Guinea en septiembre, donde se les rendirán los honores correspondientes.

La placa de identidad del avión, junto con una palanca de la cabina, fue devuelta a Australia con el permiso del gobierno de Papúa Nueva Guinea, mientras que el resto del naufragio permanecerá en el lugar del accidente como sitio de memoria histórica.

La búsqueda de estas aeronaves no ha sido un caso aislado en la región. Burnell destacó que solo quedan dos bombarderos Beaufort de la RAAF sin contabilizar en la región de Nueva Bretaña y que el equipo se encuentra actualmente examinando restos que podrían pertenecer a uno de ellos.

Además, el jefe de la Fuerza Aérea, el Mariscal del Aire Robert Chipman, reiteró el compromiso continuo de las fuerzas armadas en la tarea de localizar, recuperar e identificar al personal de servicio desaparecido como parte del deber de honrar su servicio y sacrificio por la nación.

Este hallazgo ocurrió poco después de que se lanzara una búsqueda para encontrar los restos del avión del héroe americano de la Segunda Guerra Mundial, Richard Bong, en el sur del Pacífico, frente a Papúa Nueva Guinea. Asimismo, en enero, un equipo de exploración submarina que buscaba el avión perdido de Amelia Earhart en el sur del Pacífico afirmó haber capturado una imagen de sonar que “parece ser el Lockheed 10-E Electra de Earhart”.