Subió a 13 el saldo de muertes por el bombardeo al consulado iraní en Damasco y el líder supremo Alí Khamenei exigió venganza

Los cuerpos de los siete militares de la Guardia Revolucionaria fueron recuperados de entre los escombros, entre ellos el del jefe de la Fuerza Quds en Siria y Líbano. Teherán culpa a Israel y dijo que hará que “se arrepienta de este crimen”

Humo después de un ataque israelí —según medios iraníes— contra un edificio cercano a la embajada iraní en Damasco (REUTERS/Firas Makdesi)

El número de muertos en el ataque contra el consulado de Irán en Damasco aumentó a 13, de ellos siete iraníes y seis sirios, informaron este martes medios estatales iraníes, mientras el régimen persa advirtió que tomará represalias contra Israel, a quien culpa del hecho.

“El numero de muertos ha aumentado a 13, siete de ellos son asesores militares iraníes y seis ciudadanos sirios”, indicó la televisión estatal de Irán, que citó como fuente al embajador iraní en Siria, Hossein Akbari.

Los cuerpos de los siete guardias revolucionarios iraníes han sido recuperados de entre los escombros, así como los cadáveres de cuatro sirios.

Así quedó el consulado israelí en Damasco tras el ataque atribuido a Israel

Los trabajos de rescate continúan para hallar los cuerpos sin vida de los otros dos ciudadanos sirios.

En el ataque que destruyó el edificio del consulado iraní en Damasco murieron siete miembros de la Guardia Revolucionaria, entre ellos el máximo responsable de la Fuerza Quds en Siria y Líbano, el general de brigada Mohamed Reza Zahedi, y su segundo, el general de brigada Mohamed Hadi Haj Rahimi.

A ello se suman otros cinco guardias revolucionarios, según confirmó el cuerpo militar de élite.

El edificio del consulado quedó reducido a una montaña de escombros por las explosiones que reventaron ventanas de edificios cercanos e incineraron coches aparcados al borde de la carretera en un frondoso y lujoso suburbio de la ciudad.

Khamenei: “Haremos que se arrepientan de este crimen”

El líder supremo iraní Ali Khamenei (WANA/REUTERS)

Irán ha prometido venganza contra Israel, a quien culpa del ataque más sangriento contra militares iraníes en Siria en lo que va de 2024, donde hasta la fecha se habían contabilizado ocho muertos por bombardeos israelíes, entre ellos dos generales de la Guardia Revolucionaria.

“El malvado régimen (Israel) será castigado por nuestros valientes hombres. Haremos que se arrepientan de este crimen y de otros similares, con la ayuda de Dios”, aseguró el líder supremo de Irán, Ali Khameni, en un comunicado.

El presidente iraní, Ebrahim Raisi, condenó el ataque como una “clara violación de las normas internacionales” que “no quedará sin respuesta”.

“Tras repetidas derrotas y fracasos contra la fe y la voluntad de los combatientes del Frente de Resistencia, el régimen sionista ha incluido los asesinatos ciegos en su agenda en la lucha por salvarse”, dijo Raisi en la página web de su oficina.

La República Islámica de Irán e Israel son enemigos acérrimos, suponen una amenaza existencial mutua, compiten por la hegemonía regional y mantienen una guerra encubierta con ciberataques, asesinatos y sabotajes.

Israel declinó hacer comentarios sobre el ataque del lunes en Damasco, que avivó las tensiones en Oriente Próximo, ya exacerbadas por la guerra de Gaza y la violencia en la que participan grupos respaldados por Irán en Líbano, Siria, Irak y Yemen.

El Consejo de Seguridad de la ONU iba a debatir el ataque más tarde el martes en una reunión solicitada por Rusia, aliada de Siria.

La misión de Irán ante las Naciones Unidas advirtió de que el ataque podría “desencadenar potencialmente más conflictos en los que participen otras naciones” y pidió al Consejo de Seguridad “que condene este acto criminal injustificado”.

Mensaje a Estados Unidos

La foto de Soleimani en la embajada de Damasco (REUTERS/Firas Makdesi)

Irán también ha acusado a Estados Unidos, principal patrocinador de Israel, de ser responsable del ataque, aunque un funcionario estadounidense no identificado citado por el sitio de noticias Axios insistió en que Washington “no estaba implicado” ni tenía conocimiento previo del ataque.

El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Amir-Abdollahian, dijo en X que el ministerio había convocado a un diplomático de la embajada suiza, que vela por los intereses estadounidenses en Irán.

“Se ha enviado un importante mensaje al gobierno estadounidense como partidario del régimen sionista”, dijo en el correo. “Estados Unidos debe rendir cuentas”.

En el lugar de la explosión en Damasco, la fachada de la embajada iraní está adornada con un gran retrato de Qasem Soleimani, un veterano jefe de la Fuerza Quds que murió en un ataque de un avión no tripulado estadounidense a las afueras del aeropuerto de Bagdad en enero de 2020.

Los aliados de Irán expresaron su apoyo.

“China condena el ataque”, declaró el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Wang Wenbin, quien añadió que “no se puede violar la seguridad de las instituciones diplomáticas y se debe respetar la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Siria”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Irak condenó el ataque como una “flagrante violación del derecho internacional” y advirtió de “más caos e inestabilidad” en la región.

El grupo libanés Hezbollah, apoyado por Irán, advirtió de que Israel pagaría por matar a comandantes de la Guardia, afirmando que “este crimen no pasará sin que el enemigo reciba castigo y venganza”.

Rusia culpó a la aviación israelí del “inaceptable ataque contra la misión consular iraní en Siria”.

Por su parte, el portavoz de la UE, Peter Stano, declaró que “en esta situación regional de gran tensión, es realmente de suma importancia mostrar moderación, porque una nueva escalada en la región no beneficia a nadie”.

(Con información de EFE y AFP)