Los ataques terroristas financiados por Irán en el Mar Rojo amenazan cables de internet global claves

Las agresiones marítimas complican las reparaciones de los tendidos submarinos que llevan el tráfico web mundial. Los rebeldes que opera en Yemen llevan 5 meses atacando buques comerciales para mostrar apoyo al grupo extremista Hamas en la guerra contra Israel

Compartir
Compartir articulo
Rebeldes hutíes apoyados por Irán amenazan los cables submarinos del Mar Rojo
Rebeldes hutíes apoyados por Irán amenazan los cables submarinos del Mar Rojo

El reciente conflicto en el Mar Rojo ha resaltado una profunda vulnerabilidad en la infraestructura de internet global, debido a ataques que complican la reparación de cables submarinos esenciales para el tráfico web mundial. La mayoría del tráfico de internet entre Europa y Asia Oriental pasa por cables submarinos que se canalizan hacia el estrecho angosto en el extremo sur del mar Rojo.

Hasta ahora, ese punto de estrangulamiento planteaba riesgos para la infraestructura de telecomunicaciones debido a su intenso tráfico de barcos, lo que aumenta la probabilidad de que un ancla caída accidentalmente golpee un cable, pero ahora se sumó una amenaza extra: los hutíes, el grupo terrorista financiado por el régimen de Irán que opera en Yemen. Los rebeldes llevan casi 5 meses atacando embarcaciones occidentales en el Mar Rojo en respaldo a Hamas y han regionalizado el conflicto iniciado el 7 de octubre, con la sanguinaria masacre del grupo palestino en Israel.

Estos ataques han incrementado el peligro en la zona, afectando directamente a tres cables de internet submarinos el 24 de febrero, los cuales experimentaron cortes de servicio en algunos de sus mercados. Aunque ningún país quedó desconectado completamente, se registró un empeoramiento instantáneo en la calidad del servicio de internet en India, Pakistán y partes de África Oriental.

n helicóptero Houthi sobrevolando el carguero "Galaxy Leader" mientras se apoderan de él en el Mar Rojo
n helicóptero Houthi sobrevolando el carguero "Galaxy Leader" mientras se apoderan de él en el Mar Rojo

Este conflicto en el Medio Oriente no solo destaca los riesgos físicos para la infraestructura de telecomunicaciones, dada la intensa circulación de barcos que aumenta la probabilidad de que un ancla caiga accidentalmente sobre un cable, sino también las complejidades políticas involucradas en su reparación y mantenimiento. La inestabilidad generada por los terroristas hutíes respaldados por Irán en Yemen ha añadido una capa adicional de desafío, tal como se sospecha con el incidente del barco Rubymar, atacado por los hutíes y que luego quedó a la deriva, potencialmente dañando infraestructura submarina crítica.

Empresas propietarias de cables como Seacom, con sede en Mauricio, enfrentan ahora “una cantidad considerable de coordinación logística” para reparar los daños. Claudia Ferro, jefa de marketing de Seacom, señaló a The Wall Street Journal que se plantea que las reparaciones comiencen a principios del segundo trimestre, aunque factores como permisos, inestabilidad regional y condiciones meteorológicas pueden alterar estos planes. Además, el costo de asegurar los barcos de cables cerca de Yemen ha aumentado drásticamente, alcanzando hasta USD150.000 diarios.

El régimen de irán financia a los hutíes, el grupo terrorista que opera en Yemen y lleva casi 5 meses atacando buques comerciales occidentales en el Mar Rojo
El régimen de irán financia a los hutíes, el grupo terrorista que opera en Yemen y lleva casi 5 meses atacando buques comerciales occidentales en el Mar Rojo

La guerra civil en Yemen, que dura casi una década, y la división del país en territorios controlados por los rebeldes hutíes y el gobierno reconocido internacionalmente añade más obstáculos, obligando a las compañías a navegar en un entorno regulatorio y político complicado. Este panorama plantea preguntas sobre los futuros esfuerzos para expandir la internet, con proyectos respaldados por gigantes tecnológicos como el sistema Blue Raman de Google y el cable 2Africa de Facebook atravesando la región.

Los incidentes recientes subrayan la importancia de tener rutas alternativas para el tráfico de datos intercontinentales, evitando puntos de congestión como el Mar Rojo, especialmente en tiempos de conflicto. La protección de estas infraestructuras submarinas críticas es vital no solo para el mantenimiento de la conectividad global sino también para la seguridad y el desarrollo económico de las regiones afectadas.

Varias empresas de internet han considerado formas de diversificar sus conexiones entre Europa, África y Asia. Las rutas a través de Arabia Saudita, por ejemplo, podrían evitar completamente las aguas alrededor de Yemen.