La “paradoja de escalada”: por qué los avances rusos en Ucrania podrían volverse más peligrosos para las fuerzas de Putin

En las últimas semanas, los invasores lograron capturar asentamientos claves. Interrogantes sobre qué camino tomarán los aliados de Kiev

Compartir
Compartir articulo
Militares ucranianos de la Guardia Nacional participan en simulacros de riesgos de radiación, químicos y biológicos, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, cerca de Kharkiv, Ucrania 29 de febrero de 2024 (Reuters)
Militares ucranianos de la Guardia Nacional participan en simulacros de riesgos de radiación, químicos y biológicos, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, cerca de Kharkiv, Ucrania 29 de febrero de 2024 (Reuters)

En un reciente giro dentro del conflicto entre Ucrania y RusiaOleksandr Syrskyi, el nuevo comandante militar ucraniano, ha descrito una situación “tensa” y “difícil” en el frente, evidenciando posibles desafíos en términos de escasez de armamento y el incierto futuro del apoyo militar occidental. Esta coyuntura surge mientras Rusia consolida avances, destacándose la captura de la ciudad industrial de Avdiivka en Donetsk, aumentando las preocupaciones sobre una posible escalada en respuesta a estos desarrollos.

Las victorias iniciales de Ucrania habían aumentado las especulaciones sobre un posible uso de armas nucleares por parte de Moscú, sugiriendo una dinámica donde el éxito bélico de una parte podría provocar respuestas más agresivas de la contraparte. Ahora, con Ucrania enfrentando reveses, surge el concepto del “paradoja de escalada”, según el cual los aliados occidentales de Ucrania podrían intensificar su apoyo militar con sistemas de armas más avanzados, incluyendo misiles de mayor alcance y sistemas de defensa aérea, para contrarrestar los avances rusos.

Esta semana, Emmanuel Macron, presidente de Francia, alzó la posibilidad de desplegar tropas terrestres de OTAN en Ucrania, una idea que, a pesar de la falta de consenso entre los líderes europeos y funcionarios occidentales, ha generado una intensa reacción por parte de RusiaVladimir Putin, presidente ruso, no tardó en expresar la amenaza latente de un conflicto nuclear en caso de una intervención directa de la OTAN, evidenciando la alta tensión y las complicadas dinámicas en juego.

FOTO DE ARCHIVO: Una vista de dron muestra la planta de coque y productos químicos de Avdiivka recientemente capturada por las tropas rusas en la ciudad de Avdiivka, en la línea del frente, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, en la región de Donetsk, Ucrania 20 de febrero 2024 (Reuters)
FOTO DE ARCHIVO: Una vista de dron muestra la planta de coque y productos químicos de Avdiivka recientemente capturada por las tropas rusas en la ciudad de Avdiivka, en la línea del frente, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, en la región de Donetsk, Ucrania 20 de febrero 2024 (Reuters)

Analistas, incluido Christopher Granville de TS Lombard, han indicado que la intensificación actual del conflicto y los elevados índices de bajas sugieren un bajo riesgo de escalada a condición de que el frente se mantenga estable. Sin embargo, cualquier cambio significativo podría desencadenar una respuesta compensatoria de aquellos que se encuentran en desventaja, en este caso, los aliados occidentales de Ucrania.

Detrás de las declaraciones y las posturas políticas, existe un reconocimiento subyacente de que los intereses en juego en este conflicto son demasiado grandes como para buscar una solución de compromiso. De acuerdo con Teneo, una firma de asesoría de riesgo, a pesar de la polémica generada por las declaraciones de Macron, es probable que estos eventos hayan propiciado avances hacia un mayor apoyo para Ucrania y el fortalecimiento de las capacidades de defensa europeas, buscando enviar un claro mensaje a Moscú.

Qué es la “paradoja de escalada”

En las últimas semanas, ha emergido lo que los analistas militares denominan la “paradoja de la escalada”, de acuerdo a un reporte de la cadena de noticias CNBC. Al inicio del conflicto, las victorias ucranianas en el campo de batalla generaron advertencias de que Rusia, acorralada militarmente y humillada ante la opinión pública, podría recurrir al uso de armas nucleares en territorio ucraniano. Se argumentaba que, a medida que Ucrania obtenía más éxitos, su oponente ruso se volvía más impredecible y peligroso en su intento por recuperar la iniciativa.

El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, el coronel general Oleksandr Syrskyi, asiste a una reunión con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy (Reuters)
El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, el coronel general Oleksandr Syrskyi, asiste a una reunión con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy (Reuters)

Sin embargo, con el paso de dos años, la situación ha cambiado drásticamente. Las fuerzas ucranianas ahora parecen estar en una posición vulnerable. Esto ocurre en un contexto de preocupaciones más amplias sobre la escasez de armas y la incertidumbre sobre la futura ayuda militar occidental.

Por otro lado, Rusia está registrando avances, con la reciente captura de Avdiivka y varios asentamientos circundantes desde entonces. Paradójicamente, estos avances podrían resultar peligrosos para Moscú, ya que la situación cada vez más precaria de Ucrania podría llevar a sus aliados militares a proporcionarle el apoyo necesario para resistir a las fuerzas invasoras, lo que complicaría aún más el conflicto para Rusia. Los analistas describen esta situación como la “paradoja de la escalada”, donde el riesgo de una escalada aumenta cuando uno de los bandos toma la delantera, lo que podría provocar una respuesta compensatoria del lado en desventaja.

En definitiva, si el escenario contrario vuelve a percipitarse en favor de las fuerzas ucranianas, la “paradoja” volvería a plantearse del lado ruso, llevando a una suma cero los avances de ambas partes y prolongando la agonía de una población cansada de más de dos años de guerra.