El Gobierno de Israel cree que Irán, Hamas y Hezbollah podrían aprovechar el Ramadán para redoblar sus ataques

El ministro de Defensa ha alertado que podrían utilizar las festividades musulmanas para iniciar una “segunda etapa” de los ataques lanzados el 7 de octubre

Compartir
Compartir articulo
Así, el encargado de la cartera de Defensa ha abogado por no dar alas a la milicia palestina (Shachar Yurman/GPO/dpa)
Así, el encargado de la cartera de Defensa ha abogado por no dar alas a la milicia palestina (Shachar Yurman/GPO/dpa)

El ministro de Defensa de Israel, Yoav Gallant, ha alertado este martes de que Irán, el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas) y el partido-milica chíi libanés Hezbolllah, podrían aprovechar las festividades musulmanas del Ramadán para iniciar una “segunda etapa” de los ataques lanzados el 7 de octubre contra territorio israelí, desencadenantes del actual conflicto en Oriente Próximo.

“El principal objetivo de Hamas es tomar el Ramadán, con énfasis en el Monte del Templo y Jerusalén, y convertirlo en la segunda fase de su plan que comenzó el 7 de octubre. El principal objetivo de Hamas está siendo amplificado por Irán y Hezbollah”, ha manifestado el ministro de Defensa durante una evaluación del Comando Central de las Fuerzas Armadas israelíes.

Así, el encargado de la cartera de Defensa ha abogado por no dar alas a la milicia palestina. “No debemos darle a Hamas lo que no ha podido lograr desde el comienzo de la guerra”, ha argumentado Gallant, según declaraciones recogidas por el diario israelí The Times of Israel.

En este punto, en declaraciones aparentemente dirigidas al ministro de Seguridad Nacional, el ultraderechista Itamar Ben Gvir, Gallant ha abogado por evitar “declaraciones irresponsables de personas que se supone son responsables”, pues podrían derivar en una escalada de los acontecimientos en poco tiempo.

Ben Gvir, reconocido por sus declaraciones racistas y ultranacionalistas, ha abogado por imponer restricciones a los palestinos de Cisjordania e impedirles orar en la Explanada de las Mezquitas durante el mes del Ramadán e incluso prohibir el acceso a los árabes israelíes menores de 70 años.

Hamas lanzó el 7 de octubre una serie de ataques contra territorio israelí, dejando un balance de casi 1.200 muertos y cerca de 240 rehenes (Europa Press/Contacto/Ahmad Hasaballah)
Hamas lanzó el 7 de octubre una serie de ataques contra territorio israelí, dejando un balance de casi 1.200 muertos y cerca de 240 rehenes (Europa Press/Contacto/Ahmad Hasaballah)

Hamas lanzó el 7 de octubre una serie de ataques contra territorio israelí, dejando un balance de casi 1.200 muertos y cerca de 240 rehenes, y motivando una cruenta respuesta militar de las Fuerzas Armadas de Israel contra la Franja de Gaza, que se cobra ya la vida de casi 30.000 palestinos, en su mayoría mujeres y niños.

En el marco de estos enfrentamientos, Hezbollah ha aprovechado para lanzar ataques contra el norte de Israel a través de la frontera común. El Ejército israelí ha respondido a estos ataques. Hamas y Hezbollah, así como los hutíes de Yemen, están apoyados por Irán.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que Israel estaría dispuesto a parar su guerra contra Hamas en Gaza durante el Ramadán, si se alcanza un acuerdo para la liberación de los rehenes que siguen retenidos por el grupo insurgente.

Negociadores de Estados Unidos, Egipto y Qatar trabajan en un acuerdo marco por el que Hamas dejaría libres a parte de las docenas de cautivos a cambio de la liberación de presos palestinos y de un alto el fuego de seis semanas en los combates. Durante esa tregua temporal, continuarían las conversaciones para la entrega del resto de los rehenes.

Israel no reaccionó de inmediato a las declaraciones de Biden, que se hicieron públicas a primera hora del martes.

El inicio del Ramadán, en torno al 10 de marzo, se considera la fecha límite no oficial para alcanzar un acuerdo de alto el fuego. Es un mes de gran religiosidad en el que cientos de millones de musulmanes ayunan desde el amanecer hasta el anochecer en todo el mundo.

Biden dijo el lunes que espera que en la próxima semana pudiese entrar en vigor un alto el fuego. Durante la pausa, continuarían las negociaciones para la liberación de los rehenes restantes y de otros presos retenidos por Israel.

“Se acerca el Ramadán y ha habido un acuerdo por parte de los israelíes de que no realizarían actividades durante el Ramadán para darnos tiempo para sacar a todos los rehenes”, afirmó el mandatario en su aparición en el programa “Late Night With Seth Meyers”, de la televisora NBC.

Pero Biden no pidió el final de la guerra provocada por el letal ataque de Hamas sobre el sur de Israel el 7 de octubre.

(Con información de EP y AP)