Once niños ucranianos serán repatriados de Rusia para volver a reunirse con sus familias en Ucrania

El traslado se realizará gracias la mediación de Catar. Los menores, de entre 2 y 16 años, fueron acogidos con sus familiares en la embajada del país árabe en Moscú

Compartir
Compartir articulo
Imagen de archivo de niñas ucranianas en un centro escolar en España. EFE/Morell
Imagen de archivo de niñas ucranianas en un centro escolar en España. EFE/Morell

Once niños ucranianos saldrán el martes de Rusia para volver a reunirse con sus familias en Ucrania, en un nuevo traslado realizado con la mediación de Catar.

Los niños, de entre 2 y 16 años, fueron acogidos con sus familiares en la embajada de Catar en Moscú el lunes, constataron periodistas de AFP, y llegarán el martes a Ucrania a través de Bielorrusia.

Diplomáticos cataríes acompañarán a los 11 niños ucranianos, algunos de los cuales sufren enfermedades crónicas y necesitan tratamientos médicos específicos.

“Seguiremos mediando entre las dos partes durante el tiempo que sea necesario, con la esperanza de que ello pueda conducir a una desescalada del conflicto”, declaró en un comunicado Lolwah al Khater, ministra de Estado para la Cooperación internacional, en un comunicado.

El mecanismo ya permitió repatriar a 59 niños, según Moscú.

Ucrania acusa a Rusia de haber “deportado” a miles de niños hacia su territorio, desde regiones que ocupa en la exrepública soviética.

Moscú, en cambio, asegura que trasladó a estos niños para protegerlos de los combates y afirma que está dispuesto a entregarlos de vuelta a sus familiares en Ucrania si se lo piden.

Entre los niños que serán repatriados está Adelia, una niña de 13 años que regresará a casa de su tía después de perder a su madre durante los combates en Mijailovka, cerca de Melitópol, en el sureste de Ucrania, ocupada por las fuerzas rusas.

Niños sentados en torno a una mesa pequeña con comida que recibieron en un reparto de comida gratuita en Bucha, a las afueras de Kiev, Ucrania, el viernes 8 de abril de 2022. Un graffiti escrito por los vecinos en la pared al fondo dice "Niños" para informar al ejército ruso de que muchos niños viven en el edificio. (AP Foto/Rodrigo Abd)
Niños sentados en torno a una mesa pequeña con comida que recibieron en un reparto de comida gratuita en Bucha, a las afueras de Kiev, Ucrania, el viernes 8 de abril de 2022. Un graffiti escrito por los vecinos en la pared al fondo dice "Niños" para informar al ejército ruso de que muchos niños viven en el edificio. (AP Foto/Rodrigo Abd)

A finales de enero, Moscú defendió ante la ONU su política sobre la “familia tradicional”, antes de dar explicaciones sobre los miles de niños que según Kiev fueron trasladados por la fuerza a Rusia tras el inicio de la invasión de Ucrania en febrero de 2022.

El traslado de niños ucranianos le valió en marzo de 2023 al presidente Vladimir Putin y a la comisionada rusa para la infancia, Maria Lvova-Belova, una orden de arresto de la Corte Penal Internacional (CPI) por presunta “deportación ilegal” de menores. Moscú dijo que considera “nula” dicha iniciativa.

En su declaración de apertura, Alexéi Vovchenko, jefe de la delegación rusa y viceministro de Trabajo y Protección Social, no mencionó el traslado por la fuerza de niños pero defendió las medidas rusas para “el refuerzo de la familia como institución y la protección de las familias tradicionales”.

El Comité de los Derechos del Niño, compuesto por 18 expertos independientes, llevará a cabo el examen del caso de Rusia, que comenzó el lunes por la tarde en Ginebra y durará dos días.

Kiev calcula que unos 20.000 niños ucranianos fueron enviados por la fuerza a Rusia. Sólo 400 fueron repatriados de momento.

Traslados Bielorrusia

Por otra parte, un estudio de la Universidad de Yale descrubió que más de 2.400 niños ucranianos de entre 6 y 17 años han sido traídos a Bielorrusia desde cuatro regiones ucranianas que han sido parcialmente ocupadas por las fuerzas rusas. La oposición bielorrusa instó a la Corte Penal Internacional a responsabilizar al dictador Alexander Lukashenko y sus funcionarios por su participación en el traslado ilegal de niños ucranianos.

Pavel Latushka, un ex ministro de cultura bielorruso convertido en activista de la oposición que presentó a la CPI pruebas de la supuesta participación de Lukashenko en la deportación ilegal de los niños, dijo que la llegada de un nuevo grupo de los territorios ocupados por Rusia “subraya la necesidad de que la CPI investigar esos crímenes”.

“Lukashenko, sus familiares y asociados, junto con el Kremlin, han organizado un sistema de traslado de niños ucranianos, incluidos huérfanos, desde los territorios ocupados a Bielorrusia, y este canal sigue funcionando”, dijo Latushka a la agencia AP.

Bielorrusia ha sido el aliado más cercano de Moscú desde que comenzó la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022, cuando Lukashenko permitió que el Kremlin utilizara el territorio de su país para invadir Ucrania. Rusia también ha desplegado algunas de sus armas nucleares tácticas en Bielorrusia.

(Con información de AFP)