El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos llegó a Israel para reunirse con Netanyahu

Jake Sullivan busca acercar las posturas entre los dos aliados, tras el “desacuerdo” que reconoció el premier sobre el futuro de Gaza y los señalamientos de Washington sobre el desarrollo de la guerra

Guardar

Nuevo

Sullivan fue recibido por el premier israelí, Benjamin Netanyahu (foto: oficina de prensa del gobierno)
Sullivan fue recibido por el premier israelí, Benjamin Netanyahu (foto: oficina de prensa del gobierno)

El consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, llegó este jueves a Israel para reunirse con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en un momento de desacuerdo entre ambos países sobre la guerra en Gaza.

Jake Sullivan, que aterrizó en la ciudad israelí de Tel Aviv, tiene también previsto reunirse con el presidente de Israel, Isaac Herzog, y con miembros del gabinete de guerra como el ministro de Defensa, Yoav Gallant.

A su llegada, Sullivan se reunió en Tel Aviv con el consejero de Seguridad Nacional israelí, Tzachi Hanegbi, informó la Embajada de Estados Unidos en el país.

Sullivan declaró en un acto del Wall Street Journal previo a su viaje que discutiría un calendario para poner fin a la guerra e instaría a los dirigentes israelíes a “pasar a una fase distinta del tipo de operaciones de alta intensidad que vemos hoy”.

El viaje se produce después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmara que Israel está perdiendo apoyos por sus bombardeos en la Franja, con miles de víctimas civiles, y le recomendara a Netanyahu que cambie de Gobierno, del que forman parte partidos ultaderechistas contrarios al diálogo con los palestinos y la solución de dos Estados.

Netanyahu ha reconocido que “hay desacuerdo” con Estados Unidos, su principal aliado, sobre “el día después de Hamas” en la Franja palestina de Gaza.

Joe Biden y Benjamin Netanyahu (EFE)
Joe Biden y Benjamin Netanyahu (EFE)

Israel rechaza la propuesta de Estados Unidos para que la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que gobierna partes reducidas de Cisjordania ocupada, tome tras la guerra el control de Gaza, ahora en manos del grupo islamista Hamas.

Biden ha mostrado desde el principio su apoyo inquebrantable a Israel para eliminar a Hamas y se opone a un alto el fuego, porque considera que sería utilizado por el grupo islamista para rearmarse y atacar de nuevo.

La Asamblea General de la ONU adoptó el martes por amplia mayoría una resolución por un alto el fuego humanitario en la Franja, días después de que Estados Unidos vetara una propuesta de resolución del Consejo de Seguridad en el mismo sentido.

La Liga Árabe y la Organización para la Cooperación Islámica consideran que esto refleja “el evidente aislamiento de Israel” frente al mundo.

Naciones Unidas calcula que 1,9 millones de los 2,4 millones de habitantes de Gaza han sido desplazados.

El director de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, Philippe Lazzarini, declaró el miércoles que los gazatíes “se enfrentan al capítulo más oscuro de su historia”.

Afirmó que “ahora están hacinados en menos de un tercio” del territorio, e insinuó que podría producirse un éxodo a Egipto, “especialmente cuando la frontera está tan cerca”.

El pasado 7 de octubre Hamas lanzó un ataque contra Israel que provocó más de 1.200 muertos y cerca de 240 secuestrados que fueron llevados a Gaza.

Israel declaró el estado de guerra y comenzó una operación militar por aire, tierra y mar en el enclave palestino, donde ya suman más de 18.600 los muertos y cerca de 50.600 heridos, según el Ministerio de Sanidad de Gaza, controlado por Hamas.

(Con información de EFE y AFP)

Últimas Noticias