“Volarán la casa si no abrimos”: cómo el ataque a un kibutz israelí reveló la estrategia de toma de rehenes de Hamas

Nir Oz, que los extremistas arrasaron sin oposición, es quizás el mejor lugar para comprender la metodología de toma de rehenes de la organización terrorista

Compartir
Compartir articulo
Eyal Barad en el refugio donde se escondió con su familia cuando hombres armados de Hamás atacaron al kibutz Nir Oz, en Israel, el 9 de noviembre de 2023 (Foto AP/Maya Alleruzzo)
Eyal Barad en el refugio donde se escondió con su familia cuando hombres armados de Hamás atacaron al kibutz Nir Oz, en Israel, el 9 de noviembre de 2023 (Foto AP/Maya Alleruzzo)

El ataque de Hamas contra el kibutz Nir Oz comenzó poco después de las 6:30 a.m. del 7 de octubre y duró hasta bien entrada la tarde, cuando docenas de milicianos arrasaron la comunidad sin oposición y con una misión aparente: capturar a la mayor cantidad posible de civiles.

Para cuando el último combatiente se fue, uno de cada cinco residentes de Nir Oz era rehén. Los residentes restantes salieron de sus habitaciones seguras y se reunieron en un refugio donde pasaron la larga noche contando a los desaparecidos.

Tras ocho semanas de guerra entre Israel y Gaza, la reciente liberación de docenas de rehenes israelíes —con muchos todavía en cautiverio— genera un nuevo enfoque sobre lo que Hamas hizo el 7 de octubre, el día en que sus milicianos los tomaron de comunidades de todo el sur de Israel. El kibutz Nir Oz, que los extremistas arrasaron sin oposición, es quizás el mejor lugar para comprender la estrategia de toma de rehenes de Hamas, una operación sin precedentes tanto en su alcance como en su ejecución.

Más de 100 extremistas palestinos irrumpieron en Nir Oz el 7 de octubre durante horas y se marcharon con unos 80 de sus aproximadamente 400 residentes. Eso significa que la gente de Nir Oz constituía un tercio de los 240 rehenes tomados en total y casi la mitad de los israelíes liberados, con más de 30 aún en Gaza. Para los israelíes, Nir Oz encarna la vulnerabilidad de su país ese día, con la ausencia de las fuerzas de seguridad israelíes, la captura de civiles desprotegidos, sus muertes y desapariciones en Gaza y su posterior intercambio por palestinos.

Los hombres que dispararon contra el puesto de guardia la madrugada del 7 de octubre fueron los primeros de unos siete grupos de combatientes armados. Llevaron a cabo su plan sin descanso mientras los mensajes iban y venían en el chat del kibutz y en los grupos de WhatsApp.

9:16 a. m.: “¿Cómo se cierra la habitación segura????”

10:15 a. m.: “Somos rehenes oficialmente”.

10:19 am “Están amenazando con volar la casa si no abrimos”.

En la puerta principal de la casa de la familia Bibas cuelgan carteles, cuya madre Shiri fue tomada como rehén, junto con sus hijos Kfir, de 9 meses cuando fue secuestrado, Ariel, de 4 años, y su marido Yarden por el grupo islamista palestino Hamas (REUTERS/Amir Cohen)
En la puerta principal de la casa de la familia Bibas cuelgan carteles, cuya madre Shiri fue tomada como rehén, junto con sus hijos Kfir, de 9 meses cuando fue secuestrado, Ariel, de 4 años, y su marido Yarden por el grupo islamista palestino Hamas (REUTERS/Amir Cohen)

Uno a uno, la gente abandonó el flujo de mensajes. Algunos aparecieron más tarde en videos de Hamas. Una madre aterrorizada —con los ojos ensanchados por el miedo— abraza a sus dos pequeños pelirrojos mientras se los llevan envueltos en una manta. Un niño es arrastrado por las axilas. Una mujer de edad avanzada es puesta de pie tras caer de una motocicleta.

Los tomados como rehenes en el kibutz tenían edades comprendidas entre los 9 meses y los 85 años. Más de la mitad eran mujeres y niños. Los 13 rehenes israelíes liberados en el primer intercambio el 24 de noviembre eran de Nir Oz y fueron la moneda de cambio para la libertad de 39 prisioneros palestinos en Israel.

Una revisión de cientos de mensajes entre residentes de Nir Oz compartidos en exclusiva con la agencia AP, entrevistas directas con 17 y relatos de muchos más, imágenes de cámaras de seguridad y los propios manuales de instrucciones de Hamas sugieren que el grupo planeó con mucha anticipación tener como objetivo a civiles. Cuatro expertos en situaciones de rehenes coincidieron en que las acciones de Hamas, tanto el día del ataque como después, indicaron un plan para tomar civiles y prepararse para la guerra que vendría.

Danielle Gilbert, politóloga de la Universidad Northwestern, quien investiga tomas de rehenes, dijo que Hamas y otros grupos armados generalmente utilizan a los rehenes como escudos humanos o como moneda para negociar un intercambio. Pero la diferencia aquí, agregó, es que la mayoría de los grupos armados toman hombres adultos sanos.

“Es extremadamente raro que los grupos armados secuestren a niños, que secuestren a mujeres, que secuestren a ancianos o a otras personas vulnerables”, explicó. “El secuestrador necesita estar seguro de que su rehén pueda sobrevivir al cautiverio”.

Hamas ha insinuado que deseaba capturar rehenes, pero ha sido vago en declaraciones públicas sobre si planeaba secuestrar a tantos civiles.

Un gato parado afuera de la casa familiar de Shiri Bibas (REUTERS/Amir Cohen)
Un gato parado afuera de la casa familiar de Shiri Bibas (REUTERS/Amir Cohen)

“Quedamos asombrados por el colosal colapso (del ejército de Israel). Planeábamos y esperábamos ganar; entrar en los asentamientos y llevarnos lo que queríamos y tomar rehenes. Pero este ejército era un tigre de papel”, dijo Ali Barakeh, funcionario de Hamas en Beirut, el 9 de octubre.

La intención deliberada también se expone en un manual titulado Cómo tomar cautivos, que el ejército israelí dijo haber encontrado en extremistas de Hamas muertos en otro kibutz atacado el 7 de octubre: “Separar y aislar (a mujeres y niños/hombres). Matar a los difíciles y a los que representan una amenaza”.

Escondido en su habitación segura en Nir Oz, Eyal Barad reconfiguró su cámara de seguridad para ver qué sucedía afuera. Una camioneta blanca se detuvo frente a su casa y un grupo de hombres armados saltó de ella y salió de la pantalla. Durante aproximadamente media hora, la pantalla se llenó con el movimiento de motocicletas, bicicletas, maquinaria agrícola robada y hombres armados.

Un atacante emergió por la izquierda, jalando firmemente de las manos a un hombre desarmado claramente reacio. Desaparecieron de la pantalla.

Unos minutos más tarde pasó una motocicleta con tres personas. Una capucha cubría el rostro de la persona atrapada en el medio, mucho más pequeña que las otras dos.

Desde la casa de enfrente, un hombre armado se posicionó cerca de una ventana cerrada. Un segundo hombre abrió la contraventana de metal y sacó a una mujer. Le cubrieron la cara y la cabeza con un paño blanco.

“Parecía muy ensayado”, dijo Barad. “Parecía que este era el plan”.

Muebles y pertenencias personales permanecen en una habitación con manchas de sangre, tras el mortal ataque del 7 de octubre en el Kibbutz Nir Oz (REUTERS/Ronen Zvulun)
Muebles y pertenencias personales permanecen en una habitación con manchas de sangre, tras el mortal ataque del 7 de octubre en el Kibbutz Nir Oz (REUTERS/Ronen Zvulun)

En otra casa cercana, dos hermanos adolescentes llamaron a su madre. En la línea telefónica abierta, Renana Gome Yaacov escuchó que la puerta de la habitación segura se abría de golpe y voces que gritaron en árabe, que ella no entiende. Su hijo menor intentó razonar con los hombres.

“Pude escucharlo decirles: ‘No me lleven. Soy demasiado joven’”, refirió. La comunicación se cortó.

Un video palestino filmado bajo la luz de media tarde muestra una procesión relativamente ordenada de automóviles, motocicletas y equipos agrícolas robados que se dirigen de regreso a Gaza a través de los campos. Y, sobre vehículos de dos y cuatro ruedas, a rehén tras rehén.

Hamas liberó a la mayoría de las mujeres y niños de Nir Oz durante la breve tregua, incluida la mujer que Barad vio con su cámara y los dos hijos de Yaacov, pero todos los hombres siguen desaparecidos en Gaza. Y las noticias de la muerte de algunos de ellos en Gaza han comenzado a llegar lentamente.

Gilbert se mostró pesimista sobre lo que representan los intercambios para el futuro con Hamas, al menos a corto plazo. Temió que fuera una práctica que Hamas considerara relativamente exitosa y que potencialmente valdría la pena repetir.

Una de las primeras rehenes en ser liberada, Yocheved Lifshitz, dijo en una conferencia de prensa que fueron separados por kibutz tras llegar a Gaza. Unos días después, Yehya Sinwar, el líder de Hamas, se reunió con los rehenes de Nir Oz, refirió más tarde a los medios israelíes. Un médico venía algunos días para revisarlos y atender a un hombre herido.

“Nuestras necesidades fueron satisfechas”, dijo. “Se prepararon para esto. Estaban preparados desde hace mucho tiempo”.

(Con información de AP)