Fortaleza de Jaisalmer: el patrimonio de la UNESCO que está habitado por miles de personas

La combinación de residencias, templos y tiendas en su interior le confiere la categoría de fuerte vivo, pues alrededor de 2,000 a 4,000 personas residen dentro de sus históricas murallas

Compartir
Compartir articulo
Problemas por el turismo y la sobrepoblación amenazan la conservación de este sitio Patrimonio de la Humanidad (Didier Marti/Getty Images)
Problemas por el turismo y la sobrepoblación amenazan la conservación de este sitio Patrimonio de la Humanidad (Didier Marti/Getty Images)

El Fuerte de Jaisalmer, reconocido como sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 2013, no solo es un destino turístico de relevancia histórica, sino también el hogar de miles de residentes en el desierto de Thar, Rajasthan, India. También conocido como Sonar Kila debido a la tonalidad dorada que adquiere con la luz del sol, es uno de los fuertes vivos más grandes del mundo y se encuentra en la ciudad de Jaisalmer.

El fuerte se alza sobre una colina de arenisca amarilla, dominando el paisaje árido con sus 99 almenas. En su interior, alberga una combinación de residencias, templos y tiendas, lo que le confiere la categoría de fuerte vivo, ya que alrededor de 2,000 a 4,000 personas residen dentro de sus murallas históricas.

Estos habitantes son en su mayoría descendientes de la comunidad Brahman y de castas de comerciantes que se establecieron en la ciudad hace siglos. Jaisalmer, fue una ciudad importante de la antigua Ruta de la Seda y el fuerte era el corazón de actividades comerciales gracias a su ubicación estratégica.

Residencia de miles y testimonio de la Ruta de la Seda, este fuerte enfrenta retos de conservación al ser un centro habitado y activo en Rajasthan (Chaitanya Raj Singh)
Residencia de miles y testimonio de la Ruta de la Seda, este fuerte enfrenta retos de conservación al ser un centro habitado y activo en Rajasthan (Chaitanya Raj Singh)

Dentro del fuerte, los visitantes pueden encontrar una mezcla de arquitectura, incluyendo el Raj Mahal (Palacio Real), varios templos jainistas construidos entre los siglos XII y XVI, y Laxminath Temple, dedicado a los dioses Vishnu y Lakshmi.

La UNESCO declaró al Fuerte de Jaisalmer como parte del Patrimonio Mundial en 2013, bajo el nombre de “Ciudades de la Colina del Rajastán”. Fue reconocido por ser un ejemplo excepcional de una ciudad medieval comercial y por su arquitectura monumental que testimonia la importancia de las rutas comerciales de larga distancia.

La distinción de Patrimonio de la UNESCO también se debe a los desafíos que enfrenta el fuerte, como los daños estructurales causados por el turismo y la sobrepoblación, así como problemas de drenaje del agua que amenazan su conservación.

Los retos en su interior

Pese a su valor monumental, el Fuerte de Jaisalmer enfrenta retos estructurales y sociales significativos. Los residentes continúan habitando y expandiendo sus hogares dentro de sus muros, lo que implica una presión constante sobre la infraestructura antigua del lugar.

Alrededor de 2,000 a 4,000 personas residen dentro de las históricas murallas de la Fortaleza de Jaisalmer (Shalbha Sarda)
Alrededor de 2,000 a 4,000 personas residen dentro de las históricas murallas de la Fortaleza de Jaisalmer (Shalbha Sarda)

Según la especialista en patrimonio Kavita Jain, consultada por CNBC, “La población del fuerte se ha multiplicado varias veces, lo que ha aumentado la carga de las infraestructuras” y además, “las viejas tuberías de alcantarillado y el drenaje inadecuado han hecho que el agua se filtre en los cimientos y cuando una piedra cae, puede derribar varias otras”.

Aunque se ha ofrecido terrenos fuera de la fortaleza por parte del gobierno, los lugareños prefieren la vida dentro de los límites de esta antigua ciudadela, optando por construir más niveles en sus viviendas, excediendo la capacidad de los cimientos originales.

Otra dilema que amenaza su conservación, reside en la escasez de artesanos capacitados en técnicas ancestrales de construcción, los cuales son esenciales para la restauración y mantenimiento de la fortaleza.

El arquitecto y conservacionista Asheesh Srivastava, que lleva restaurando el fuerte desde 2001, explicó para CNBC, los retos que esto conlleva, incluyendo la pérdida de conocimiento intergeneracional de los métodos tradicionales frente a las habilidades de construcción moderna.

Este sitio Patrimonio de la Humanidad sobresale por su gran importancia en las antiguas rutas de comercio y una arquitectura que desafía el tiempo (Shalbha Sarda)
Este sitio Patrimonio de la Humanidad sobresale por su gran importancia en las antiguas rutas de comercio y una arquitectura que desafía el tiempo (Shalbha Sarda)

“Es importante que los residentes locales reaviven el aprecio por su patrimonio, que puede haber quedado eclipsado por la familiaridad rutinaria”, destacó el experto.

A pesar de los desafíos, el Fuerte de Jaisalmer sigue siendo un epicentro de actividad y persiste como un testimonio vivo de la historia y cultura de la región de Rajasthan, atrayendo anualmente a cientos de miles de visitantes de todo el mundo.