Antony Blinken cerró su gira por Medio Oriente y abogó por una pausa humanitaria en Gaza

El jefe de la diplomacia estadounidense aseguró que Washington trabaja “muy activamente” para hacer llegar más ayuda a los civiles y subrayó que se mantienen los esfuerzos por los rehenes retenidos por Hamas

Compartir
Compartir articulo
Antony Blinken en el aeropuerto de Ankara (Reuters)
Antony Blinken en el aeropuerto de Ankara (Reuters)

El Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, puso fin el lunes en Turquía a una intensa gira diplomática por Oriente Próximo, tras un éxito limitado en sus esfuerzos por forjar un consenso regional sobre la mejor manera de aliviar el sufrimiento de la población civil de Gaza, mientras Israel intensifica su guerra contra Hamas.

En la capital turca, Ankara, se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores, Hakan Fidan, tras un frenético fin de semana de viajes que le llevó de Israel a Jordania, Cisjordania ocupada, Chipre e Irak para recabar apoyos a la propuesta de la administración Biden de “pausas humanitarias” a la implacable campaña militar israelí en Gaza.

“Todo esto es un trabajo en curso”, dijo Blinken antes de abandonar Turquía. “Obviamente no estamos de acuerdo en todo, pero hay puntos de vista comunes sobre algunos de los imperativos del momento en los que estamos trabajando juntos”.

La diplomacia itinerante de Blinken se produjo mientras las tropas israelíes rodeaban la ciudad de Gaza y cortaban la parte norte del asediado territorio gobernado por Hamas. Se espera que las tropas entren en la ciudad el lunes o el martes, y es probable que se enfrenten a militantes que luchan calle por calle utilizando una vasta red de túneles. Es probable que aumente el número de bajas en ambos bandos de esta guerra de un mes de duración, en la que ya han muerto más de 9.700 palestinos, según cifras de Hamas.

El jefe de la diplomacia estadounidense espera que las pausas en la guerra permitan un aumento de la ayuda humanitaria a Gaza y la liberación de los rehenes capturados por Hamas durante la incursión mortal de los militantes el 7 de octubre en el sur de Israel, en la que murieron más de 1.400 personas, en su mayoría civiles, al tiempo que se evita que el conflicto se extienda por la región.

Hemos hablado con los israelíes sobre las medidas que pueden tomar para minimizar las víctimas civiles”, declaró Blinken antes de abandonar Ankara. “Estamos trabajando, como he dicho, de forma muy agresiva para hacer llegar más ayuda humanitaria a Gaza”.

“Estamos muy centrados en los rehenes retenidos por Hamas, incluidos los estadounidenses, y estamos haciendo todo lo posible para traerlos a casa”, añadió.

(EFE)
(EFE)

Blinken no se reunió con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que ha sido muy crítico con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y un caso atípico entre los aliados de la OTAN al no expresar su pleno apoyo al derecho de Israel a defenderse.

En el exterior del Ministerio de Asuntos Exteriores, decenas de manifestantes de un grupo islamista portaban banderas turcas y palestinas y exhibían pancartas contra Estados Unidos e Israel al iniciarse la reunión Blinken-Fidan. Antes, el lunes, la policía dispersó a un grupo de estudiantes que marchaban hacia el ministerio al grito de “¡asesino Blinken, fuera de Turquía!”.

Era el segundo día de protestas denunciando la visita de Blinken. El domingo, manifestantes propalestinos se enfrentaron a la policía antidisturbios turca frente a la base aérea militar estadounidense-turca de Incirlik, en la ciudad meridional de Adana. La policía disparó gases lacrimógenos y cañones de agua cuando los manifestantes intentaron cruzar los campos para entrar en la base.

Unas 150 personas se manifestaron el lunes frente a la embajada de Estados Unidos en Ankara, portando una gran pancarta en la que se leía: “¡No al genocidio!”. El día anterior, varios cientos marcharon hacia la embajada, coreando “Dios es grande”.

La misión de Blinken, la segunda que realiza en la región desde que comenzó la guerra, sólo ha encontrado un tibio apoyo, si es que ha encontrado alguno, a sus esfuerzos por contener las secuelas del conflicto. Israel ha rechazado la idea de pausas, mientras que las naciones árabes y musulmanas exigen en cambio un alto el fuego inmediato a medida que se dispara el número de víctimas entre los civiles palestinos bajo los bombardeos israelíes de Gaza.

Funcionarios estadounidenses están tratando de convencer a Israel de la importancia estratégica de respetar las leyes de la guerra protegiendo a los no combatientes y aumentando significativamente las entregas de ayuda humanitaria a la asediada población civil de Gaza.

Blinken y Benjamin Netanyahu el viernes en Tel Aviv (EFE)
Blinken y Benjamin Netanyahu el viernes en Tel Aviv (EFE)

Sin embargo, sigue sin estar claro si Netanyahu aceptará pausas temporales y continuas en la operación masiva para erradicar a Hamas, o si la indignación entre los palestinos y sus partidarios podría apaciguarse si lo hiciera.

Jordania y Turquía ya han retirado a sus embajadores en Israel para protestar por sus tácticas y la opinión internacional parece estar pasando de la simpatía hacia Israel tras el 7 de octubre a la repulsa a medida que las imágenes de muerte y destrucción en Gaza se extienden por todo el mundo.

El sábado, en Ammán, capital de Jordania, los ministros de Asuntos Exteriores de Egipto y Jordania comparecieron en una conferencia de prensa conjunta con Blinken. Ambos afirmaron que la guerra de Israel había ido más allá de la defensa propia y ya no podía justificarse, pues ahora equivalía a un castigo colectivo del pueblo palestino.

Este sentimiento fue compartido por decenas de miles de manifestantes que marcharon por las calles de las capitales del mundo durante el fin de semana para protestar contra Israel y condenar el apoyo de Estados Unidos a Israel.

Tras finalizar sus conversaciones en Turquía, Blinken se dirigirá a Asia, donde el conflicto de Gaza compartirá probablemente protagonismo con otras crisis internacionales en una serie de actos en Japón, Corea del Sur e India, entre ellas la guerra de Rusia contra Ucrania y el programa de armas nucleares de Corea del Norte.

El domingo, Blinken voló de Cisjordania ocupada, donde mantuvo conversaciones con el presidente palestino Mahmoud Abbas, a Bagdad para entrevistarse con el primer ministro iraquí Mohammed Shia al-Sudani.

Blinken y Abbas (Reuters)
Blinken y Abbas (Reuters)

Cuando se corrió la voz de la llegada de Blinken a la ciudad cisjordana de Ramala, decenas de palestinos acudieron a protestar con pancartas que mostraban sangre goteando y con mensajes que incluían: “La sangre de Blinken está en tus manos”. La reunión con Abbas terminó sin ningún comentario público.

La Autoridad Palestina administra zonas semiautónomas de Cisjordania ocupada por Israel. En la Franja de Gaza no tiene influencia desde 2007, cuando Hamas se hizo con el control tras ganar las elecciones celebradas allí un año antes. El propio Abbas es impopular entre los palestinos.

Las fuerzas estadounidenses en la región se enfrentan a una oleada de ataques de milicias aliadas de Irán en Irak y otros lugares. Las fuerzas estadounidenses derribaron el domingo otro avión no tripulado de ataque que apuntaba a tropas estadounidenses y de la coalición cerca de su base en la vecina Siria, según informó un funcionario estadounidense. Desde Bagdad Blinken viajó a Turquía.

El gobierno de Biden, aunque sigue siendo el más firme partidario de la respuesta militar de Israel a los ataques de Hamas del 7 de octubre, intenta cada vez más utilizar su influencia sobre Israel para tratar de atenuar el efecto de las semanas de asedio total por parte de Israel y de los ataques aéreos, terrestres y marítimos casi ininterrumpidos en Gaza, donde viven 2,3 millones de civiles.

Los Estados árabes se resisten a las sugerencias estadounidenses de que desempeñen un papel más importante en la resolución de la crisis, expresando su indignación por el número de víctimas civiles de las operaciones militares israelíes y considerando que Gaza es un problema en gran medida provocado por Israel.

(Con información de AP)