Por qué se retira Italia de la iniciativa china “la Franja y la Ruta”

El cambio de postura de Roma refleja la decepción por la falta de beneficios económicos y la nueva realidad geopolítica a la que se enfrenta Europa, en la que Beijing es visto cada vez más como un rival que como un socio

Compartir
Compartir articulo
El presidente chino Xi Jinping y el entonces primer ministro italiano Giuseppe Conte durante la firma de unos acuerdos de cooperación comercial en Roma en 2019 (REUTERS/Yara Nardi)
El presidente chino Xi Jinping y el entonces primer ministro italiano Giuseppe Conte durante la firma de unos acuerdos de cooperación comercial en Roma en 2019 (REUTERS/Yara Nardi)

En 2019, durante la visita del presidente chino Xi Jinping a Roma, Italia sorprendió a Estados Unidos y Europa al convertirse en el primer país del Grupo de los Siete (G7) en unirse a la Iniciativa la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés) de China, el mayor emprendimiento de infraestructura global de la historia. Como detallamos en nuestro informe del Grupo de Trabajo Independiente patrocinado por el Council on Foreign Relations (CFR) sobre la BRI, bajo los auspicios de esta iniciativa, los bancos y las empresas chinas han financiado y construido de todo, desde centrales eléctricas, ferrocarriles, autopistas y puertos hasta infraestructuras de telecomunicaciones, cables de fibra óptica y ciudades inteligentes en todo el mundo. Con su memorando de entendimiento de cinco años a punto de renovarse en marzo de 2024, Italia parece dispuesta a retirarse de la BRI, un reflejo de la frustración por las promesas incumplidas de la iniciativa y la reevaluación estratégica de China por parte del país.

No es difícil entender por qué el BRI sedujo a Italia. Tras sufrir tres recesiones en una década, Italia buscaba atraer inversiones y ampliar el acceso de las exportaciones italianas al enorme mercado chino. En aquel momento, muchos italianos se sentían abandonados por Europa, mientras que su gobierno populista se mostraba escéptico ante la Unión Europea (UE) y más que dispuesto a recurrir a China para satisfacer sus necesidades de inversión. Italia vio la oportunidad de aprovechar su peso político para adherirse a la BRI con la esperanza de superar a otros países para atraer la atención y las inversiones chinas.

Xi tenía sus propias razones para cortejar a Italia. El país era una de las principales terminales de la antigua Ruta de la Seda, y la inclusión de Italia en la BRI ayudó a Xi a vincular su emblemática iniciativa de política exterior a una era dorada de prosperidad e influencia chinas. También existen conexiones duraderas entre ambos países: Italia alberga la mayor población china de Europa, y ambos países comparten profundos vínculos comerciales en la producción de tejidos y artículos de cuero, entre otros. Cuando China trató de aumentar su influencia en Europa, abrir una brecha en la UE y sembrar divisiones entre Washington y Bruselas, Italia apareció como un punto débil que podía presionar.

Sin embargo, pronto se hizo evidente que la BRI no colmaría las esperanzas y expectativas italianas. Bajo los auspicios de la BRI, Italia firmó numerosos acuerdos institucionales con China, que abarcaban desde la doble imposición hasta el reconocimiento de ciertos requisitos sanitarios para las exportaciones de carne de cerdo, pasando por la propiedad cultural y los sitios patrimoniales, y acuerdos comerciales menores. Pero estos acuerdos no lograron cambiar fundamentalmente la trayectoria de los lazos económicos entre Italia y China. Desde que Italia se unió a la BRI, sus exportaciones a China han aumentado de 14.500 millones de euros a 18.500 millones de euros, mientras que las exportaciones chinas a Italia han crecido de forma mucho más espectacular, de 33.500 millones de euros a 50.900 millones de euros.

El ministro chino de Comercio, Zhong Shan, y el entonces ministro italiano de Trabajo e Industria, Luigi Di Maio, firman el memorando de entendimiento en 2019 (REUTERS/Yara Nardi)
El ministro chino de Comercio, Zhong Shan, y el entonces ministro italiano de Trabajo e Industria, Luigi Di Maio, firman el memorando de entendimiento en 2019 (REUTERS/Yara Nardi)

La inversión china en países no pertenecientes al la Iniciativa la Franja y la Ruta en Europa ha superado con creces sus inversiones en Italia, con la inversión extranjera directa china en Italia cayendo de 650 millones de dólares en 2019 a solo 33 millones de dólares en 2021. Otra base de datos informa de que China ha invertido 24.000 millones de dólares en Italia desde 2005, pero solo 1.830 millones de esa cantidad se realizaron tras la decisión de Italia de unirse a la BRI. La experiencia de Italia demuestra que la adhesión a la BRI no confiere necesariamente a un país un estatus especial con China ni le garantiza más comercio e inversión con China de los que se producirían en ausencia de la BRI.

Cuando quedó claro que la BRI no sería una panacea económica, el gobierno italiano empezó a replantearse si debía seguir siendo miembro. Durante el último año, la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, ha indicado que adherirse a la BRI fue un “gran error” que pretendía corregir retirándose de la iniciativa. Meloni citó la falta de beneficios que obtuvo Italia tras unirse a la BRI, señalando que “Italia es el único miembro del G7 que firmó el memorando de adhesión a la Ruta de la Seda, pero no es el país europeo u occidental con las relaciones económicas y los flujos comerciales más fuertes con China”. Más recientemente, el ministro de Defensa italiano, Guido Crosetto, calificó de “acto improvisado y atroz” la decisión de Italia de adherirse a la BRI.

Más fundamentalmente, la retirada italiana de la BRI reflejaría la creciente convergencia transatlántica sobre el desafío que plantea China. Los países europeos ven a China cada vez más como un rival que como un socio o competidor, mientras que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, argumentó recientemente que “el claro objetivo del Partido Comunista Chino es un cambio sistémico del orden internacional con China en su centro”, señalando a la BRI como prueba. El apoyo de Beijing a Rusia en su guerra contra Ucrania ha llevado a muchos gobiernos europeos, entre ellos el italiano, a deshacerse de sus ilusiones sobre China. Los países de Europa Central y Oriental, que tradicionalmente habían buscado estrechar lazos con China a través del mecanismo de cooperación “17+1″, también han dado este giro.

La primera ministra italiana Giorgia Meloni (Georg Hochmuth/Apa/Dpa)
La primera ministra italiana Giorgia Meloni (Georg Hochmuth/Apa/Dpa)

Como reflejo de este cambio de estrategia hacia China, Meloni declaró como candidato que “no hay voluntad política por mi parte de favorecer la expansión china en Italia o Europa”. Desde que asumió el cargo, ha sido una firme defensora de Ucrania, mientras que durante su reciente reunión Meloni y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se comprometieron a “reforzar las consultas bilaterales y multilaterales sobre las oportunidades y desafíos que plantea la República Popular China” y subrayaron “la importancia vital de mantener la paz y la estabilidad a través del estrecho de Taiwán.”

La retirada de Italia asestaría un nuevo golpe a la BRI, que ya se ha visto reducida a medida que los países receptores se enfrentan a problemas de endeudamiento, los bancos chinos tratan de reducir su exposición a préstamos de riesgo y China lidia con crecientes desafíos económicos internos. Los países europeos están cada vez más centrados en quitar riesgos de sus economías y serán reacios a aumentar su dependencia económica de China, por lo que es poco probable que ninguna economía importante se una pronto a la BRI.

La invasión de Ucrania por Putin y el alineamiento de Beijing con Moscú también han devuelto a la geopolítica una posición preeminente y han hecho que los países europeos se muestren más escépticos ante las intenciones de Beijing. Los planes del presidente ruso Vladimir Putin de asistir al próximo Foro de la Franja y la Ruta de Beijing también han dejado clara la naturaleza geopolítica de la BRI. Por lo tanto, el cambio de postura de Italia respecto a la BRI debe considerarse menos motivado por consideraciones económicas y más por la nueva realidad geopolítica a la que se enfrenta Europa.

Publicado originariamente en el blog del Council on Foreign Relations

Seguir leyendo: