Los BRICS acordaron la apertura del grupo a nuevos países

A pesar de las diferencias planteadas por la India, la alianza logró avanzar hacia una definición común sobre la que se esperan más detalles en los próximos días

Guardar

Nuevo

Los BRICS acordaron la apertura del grupo a nuevas potencias emergentes (Europa Press)
Los BRICS acordaron la apertura del grupo a nuevas potencias emergentes (Europa Press)

Los líderes de los Estados miembro de los BRICS acordaron durante la segunda jornada de la cumbre que los reúne en Johannesburgo la apertura del grupo a nuevas potencias emergentes.

“Nos pusimos de acuerdo sobre la cuestión de la expansión. Hemos adoptado un documento que define las líneas directrices, los principios y los procesos de examen de los países que deseen convertirse en miembros de los BRICS”, comentó el ministro sudafricano de Relaciones Exteriores, Naledi Pandor, y precisó que antes de que finalice el encuentro -este jueves- se conocerán más detalles de las conversaciones.

La apertura del bloque era un tema que llevaba tiempo en debate y que, inclusive, ya había iniciado. Hasta el momento, unos 40 países manifestaron su interés de sumarse mientras que 23 de ellos -Argentina, Irán, Arabia Saudita, Bolivia, Cuba, Honduras, Venezuela, Argelia e Indonesia, entre otros- hasta avanzaron en expresiones formales con el anhelo de convertirse en la nueva inicial que se sume a la sigla en los próximos años.

China fue uno de los principales promotores de esta idea, que constituye un bastión clave en sus planes expansionistas. “Los BRICS deben obrar en favor del multilateralismo y no crear pequeños bloques. Debemos integrar a otros países en la familia de los BRICS”, mencionó en su discurso Xi Jinping.

Xi Jinping defendió el multilateralismo al interior del grupo (REUTERS)
Xi Jinping defendió el multilateralismo al interior del grupo (REUTERS)

Brasil también se sumó a esta postura aunque, en su caso, se trató más bien de una cuestión estratégica. Con miras a conseguir el respaldo de Beijing en el Consejo de Seguridad de la ONU para convertirse en un miembro permanente con voz y voto, Lula da Silva sostuvo al inicio del encuentro que “los BRICS no pueden ser un club cerrado”.

“Queremos crear una institución multilateral y proponer algo distinto, somos una fuerza a favor de un comercio global más justo, predecible y equitativo”, continuó y cerró destacando que “el interés de varios países por unirse al grupo es el reconocimiento de su creciente relevancia”.

Algo similar planteó el presidente sudafricano Cyril Ramaphosa, quien ya había manifestado su apoyo a la idea incluso antes del inicio de la cumbre y la víspera dijo que la gran convocatoria para el ingreso de una nueva potencia “muestra que la familia de los BRICS gana en importancia, estatura e influencia en el mundo”.

Ramaphosa destacó la gran convocatoria para la adhesión de nuevos países (REUTERS)
Ramaphosa destacó la gran convocatoria para la adhesión de nuevos países (REUTERS)

Rusia tampoco presentó oposición a la idea ya que el Kremlin se encuentra en un momento delicado en el que, tras haber lanzado la guerra sobre Ucrania, que recibió la condena de gran parte de la comunidad internacional, se encuentra en la búsqueda de nuevos aliados diplomáticos.

Quien sí se mostraba incómodo con la apertura y presentó trabas en el proceso fue la India.

Al tratarse de la segunda potencia del grupo, Nueva Delhi miraba con temor los deseos aperturistas de China que podrían permitirle consolidarse en la región, como ya lo ha estado haciendo con su Iniciativa de la Franja y la Ruta, entre otras.

Es por ello que, durante la primera jornada del encuentro, el primer ministro Narendra Modi evitó referirse al tema y, por el contrario, al tomar la palabra dejó en claro la importancia de la fortaleza económica de su país en el BRICS y adelantó que “será el motor de crecimiento del mundo”.

Sin embargo, la falta de apoyo llevó al mandatario a ceder ante sus pares y dar el visto bueno.

La India, que inicialmente se oponía a la apertura del grupo, acabó dando el visto bueno (REUTERS)
La India, que inicialmente se oponía a la apertura del grupo, acabó dando el visto bueno (REUTERS)

De esta manera, los BRICS reafirman una vez más su posición “no alineada” y su reivindicación dentro de un mundo multipolar con acentuadas divisiones internacionales, surgidas de la coyuntura política y social.

En ese sentido, los miembros coinciden en el deseo común de afianzar su postura ante el mundo, “en pie de igualdad con la Unión Europea y Estados Unidos”.

Para ello, el grupo encabeza una serie de iniciativas económicas como la búsqueda de alternativas al dólar en sus transacciones comerciales, una suerte de desdolarización que, según Putin, es un “proceso irreversible”.

“Como resultado, el porcentaje del dólar en las operaciones de exportación e importación en el marco de los BRICS disminuyó. El año pasado ascendió sólo al 28,7 por ciento”, precisó.

También, por medio del Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), el grupo espera convertirse en un organismo líder mundial en el financiamiento de proyectos, como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial y contribuir, así, a “reducir las vulnerabilidades” de los países del Sur global.

Los líderes BRICS coinciden en el deseo común de afianzar su postura ante el mundo, “en pie de igualdad con la Unión Europea y Estados Unidos" (REUTERS)
Los líderes BRICS coinciden en el deseo común de afianzar su postura ante el mundo, “en pie de igualdad con la Unión Europea y Estados Unidos" (REUTERS)

Estados Unidos, otra de las potencias mundiales, no forma parte del grupo pero sigue de cerca sus definiciones. Frente a las declaraciones de los mandatarios, Washington descartó considerar a los BRICS como futuros “rivales geopolíticos” y, por el contrario, manifestó su deseo de mantener las “sólidas relaciones” con Brasil, India y Sudáfrica.

Caso aparte es el de China, cuyo vínculo se encuentra en un punto de alta tensión agudizado por las intromisiones del régimen en el país a principios de año, las restricciones de comercio y la falta de cooperación en la lucha contra el fentanilo, entre otras, así como con Rusia, país sobre el que pesan decenas de sanciones estadounidenses como respuesta a la guerra en Ucrania.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo