Caída récord de la población japonesa en 2022: registró 800 mil habitantes menos

Es la cifra más alta desde que se registran estadísticas comparables, en 1968. Por primera vez, las 47 prefecturas del país registraron un declive demográfico

Compartir
Compartir articulo
Miembros de un equipo de fútbol senior en Japón (Reuters)
Miembros de un equipo de fútbol senior en Japón (Reuters)

La población de Japón cayó en un número récord en 2022, según los datos publicados el miércoles por el gobierno que muestran las dificultades del país para estimular la natalidad.

El número de habitantes de nacionalidad japonesa era de 122,42 millones el 1 de enero de 2023, es decir, una caída anual de 800.500 personas, según un informe del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Esta disminución del 0,65% es la más importante desde 1968, el primer año en que existen estadísticas comparables, añadió el ministerio.

Además, por primera vez, las 47 prefecturas del país registraron un declive demográfico.

Muchos países desarrollados enfrentan bajas tasas de natalidad y envejecimiento demográfico, pero el problema es realmente agudo en Japón, donde la población está en declive desde hace 14 años.

Una familia toma una foto en Beppu (Reuters)
Una familia toma una foto en Beppu (Reuters)

El archipiélago asiático presenta la segunda población más envejecida del mundo, después de Mónaco, y su primer ministro Fumio Kishida advirtió en enero que el país estaba “en el umbral de poder continuar funcionando como sociedad”.

Por contra, la población de residentes extranjeros creció en 289 mil personas en 2022, un aumento del 10,7%, y alcanza casi tres millones de habitantes, un nivel récord. El aumento interanual fue el mayor desde que el Ministerio del Interior empezó a hacer un seguimiento de la categoría de no japoneses hace una década.

Tokio albergó la mayor proporción de residentes extranjeros, con el 4,2% de la población, o 581.112 personas. La capital del país fue la prefectura con mayor aumento de la población no japonesa el año pasado.

Distrito comercial en Tokio (Reuters)
Distrito comercial en Tokio (Reuters)

Japón dispone de estrictas normas migratorias, pero el gobierno las ha ido flexibilizando para resolver los problemas de escasez de mano de obra.

Este aumento en la población extranjera coincidió con la relajación de los controles fronterizos implementados durante la pandemia.

“El declive de número de niños y de habitantes es una cuestión importante que afecta la sociedad, la economía y el bienestar de Japón”, advirtió el miércoles el portavoz gubernamental Hirokazu Matsuno.

El país de 125 millones de habitantes registró menos de 800.000 nacimientos el año pasado, el número más bajo desde que se recogen estadísticas.

El mes pasado, Kishida presentó un plan de 25.000 millones de dólares para ayudar a los jóvenes y las familias a aumentar la tasa de natalidad. El premier ha hecho de la inversión de la tendencia a la baja una de sus principales prioridades, a pesar de los altos niveles de deuda.

(Con información de AFP y Reuters)

Seguir leyendo: