Lanzan la mayor operación de búsqueda del cuerpo de Madeleine McCann en nueve años

Autoridades despliegan un operativo de alto nivel para explorar una zona frecuentada por el principal sospechoso de la desaparición de la niña en un embalse de Algarve, Portugal

Compartir
Compartir articulo
Madeleine McCann
Madeleine McCann

Las autoridades alemanas y portuguesas iniciarán una búsqueda a gran escala en un remoto embalse de la región del Algarve, en Portugal, para buscar el cuerpo de Madeleine McCann, la niña británica desaparecida en 2007, centrándose en la presunta conexión del sospechoso Cristian Brueckner. Se espera que la investigación se intensifique en los próximos días mientras la policía cierra las carreteras que conducen a la presa artificial cercana a la ciudad de Silves.

Según informan los tabloides británicos, detectives de Scotland Yard han llegado a la zona para seguir de cerca la operación, que durará un mínimo de dos días. En caso de que aparezca alguna prueba pertinente, la búsqueda podría ampliarse aún más.

Se trata de la primera operación importante desde junio de 2014, cuando se concedió permiso a la policía británica para realizar excavaciones en Praia da Luz utilizando equipos especializados, como perros rastreadores entrenados para detectar cadáveres y radares de penetración en el suelo.

Ahora, la renovada pesquisa sigue la pista de Brueckner, ya que sostienen que el sospechoso visitó con frecuencia la zona, ubicada a 45 minutos del balneario donde la niña fue vista por última vez.

La emisora portuguesa SIC informó que la policía alemana solicitó permiso para registrar el área en una petición judicial oficial a Portugal tras concluir que se trataba de “una zona de interés”.

El operativo incluye el despliegue de buzos expertos para explorar las turbias profundidades de la presa, mientras que también se llevarán a cabo excavaciones en el bosque circundante.

Una fuente del Daily Mail describió la nueva búsqueda como una operación dirigida por Alemania que se estaba coordinando con la ayuda de la policía portuguesa y que estaba relacionada con la información que las autoridades habían recabado y que apuntaba a viajes regulares de Brueckner a la presa. La policía portuguesa ofrecerá apoyo logístico, pero la iniciativa es alemana y fueron ellos quienes solicitaron el trabajo que se va a llevar a cabo esta semana. “Los agentes de Scotland Yard van a viajar a Portugal, pero se limitarán a vigilar”, apuntó la fuente.

El embalse de Barragem do Arade, cerca de Silves, es la zona objetivo de la búsqueda, también en base al testimonio de un camionero que afirmó haber visto a una mujer entregando a un hombre una menor parecida a Madeleine McCann apenas dos días después de su desaparición en mayo de 2007.

El embalse había sido registrado previamente en dos ocasiones, en febrero y marzo de 2008, por buzos contratados por un abogado portugués, Marcos Aragao Correia. La operación se basó en información procedente de fuentes del hampa que sugería que Madeleine había sido asesinada y su cuerpo arrojado al embalse en las 48 horas siguientes a su desaparición. Aunque se descubrieron huesos pequeños y otros objetos, la policía portuguesa descartó posteriormente la posibilidad de que los huesos fueran humanos debido a su tamaño.

Agentes británicos en la excavación en Praia da Luz en, 2014 (Reuters)
Agentes británicos en la excavación en Praia da Luz en, 2014 (Reuters)

Los padres de Madeleine, Gerry y Kate McCann, habían expresado anteriormente su escepticismo respecto a cualquier relación entre su hija y el embalse. Descartaron a Correia como un fanfarrón y mantuvieron que no se había encontrado ninguna prueba que apoyara tal conexión. A pesar de las búsquedas iniciales, el embalse no se había incluido en las investigaciones posteriores sobre la desaparición de Madeleine.

Christian Brueckner, el principal sospechoso del caso, ha negado cualquier implicación en la desaparición de Madeleine. En una carta vista por Daily Mail el año pasado, Brueckner refutó las acusaciones, afirmando que no estaba presente en ese momento y que no residía cerca del lugar del incidente. Sin embargo, las autoridades alemanas siguen considerándolo el principal sospechoso, aunque hasta ahora no se han presentado cargos contra él.

Se espera que en la operación de búsqueda en el embalse participen no sólo buzos, sino también expertos en criminalística. El bajo nivel actual del agua, atribuido a una sequía local, presenta condiciones favorables para la investigación. Aunque se llevarán a cabo búsquedas subacuáticas, aproximadamente el 80% de los esfuerzos se centrarán en búsquedas terrestres.

Mientras continúan los preparativos para la búsqueda, las autoridades locales han acordonado la península cercana al embalse, donde se han levantado tiendas de campaña y otras estructuras. Agentes de la Policía Judicial están supervisando las fases iniciales de la operación, y se espera la llegada de la policía alemana en los próximos días.

La reanudación de la búsqueda en el embalse pretende descubrir nuevas pruebas en el caso de la desaparición de Madeleine McCann, ocurrida hace más de una década. La investigación ha acaparado la atención internacional, y esta última operación significa el compromiso continuo de descubrir la verdad.

La búsqueda en el embalse de Barragem do Arade representa un paso importante en la investigación de la desaparición de Madeleine McCann. Las autoridades esperan que la operación proporcione nuevos datos y conduzca potencialmente a un gran avance en el caso, ofreciendo respuestas a las preguntas sin respuesta que rodean el destino de Madeleine.

Seguir leyendo: