Un barco espía ruso en el Mar del Norte amenaza infraestructuras marítimas clave

El buque Admiral Vladimirsky está cartografiando sistemáticamente los puntos vulnerables de la infraestructura marítima del Mar del Norte. Con esta maniobra, el Kremlin busca recopilar datos que facilitarían la organización de un ataque de sabotaje

Compartir
Compartir articulo
El Admiral Vladimirsky
El Admiral Vladimirsky

Un nuevo documental producido por un consorcio de cadenas públicas de Suecia, Dinamarca, Finlandia y Noruega ha revelado lo que parece ser una profunda amenaza para las infraestructuras marítimas y submarinas de energía y datos en el Mar del Norte y la región del Báltico. The Shadow War incluye imágenes de un buque de investigación ruso llamado Admiral Vladimirsky que supuestamente recopila datos sobre parques eólicos, gasoductos y cables eléctricos y de Internet.

La película, de la que se ha hecho amplio eco la prensa británica esta semana, afirma que Rusia está cartografiando sistemáticamente los puntos vulnerables de la infraestructura marítima del Mar del Norte. Esto permitiría a Rusia conocer los puntos débiles, por ejemplo, los lugares donde se cruzan los cables submarinos de energía y datos, lo que facilitaría la organización de un ataque de sabotaje si el Kremlin lo considerara necesario.

Estos informes no dicen a los expertos en seguridad marítima nada que no sepan ya. Sabemos desde hace tiempo que las fuerzas rusas están cartografiando infraestructuras marítimas, incluidos parques eólicos, cables de comunicación y oleoductos. De hecho, en las décadas de 1990 y 2000, cuando la OTAN y Rusia cooperaban en algunas cuestiones de seguridad, las actividades de espionaje ruso en aguas nórdicas nunca cesaron. En 2013, me llevaron en un buque de la Royal Navy al Mar del Norte, donde parte de su misión consistía en vigilar los buques espía rusos.

Pero desde la ocupación de Crimea por Rusia en 2014 estas actividades se han intensificado. Por todas las aguas europeas, incluidas las irlandesas y portuguesas y el Mediterráneo, se han avistado buques rusos realizando operaciones de inteligencia.

Sabotaje del Nord Stream

El sabotaje del gasoducto Nord Stream en septiembre de 2022, en el que se destruyó una tubería energética básica en el mar Báltico, suscitó una gran preocupación en Occidente por el daño que podría causar una potencia hostil destruyendo o interrumpiendo esta importante infraestructura energética o de información.

Aún no se ha identificado al culpable del sabotaje del Nord Stream. Pero los últimos informes muestran que estas preocupaciones están justificadas.

Un hombre armado a bord del buque ruso Admiral Vladimirsky
Un hombre armado a bord del buque ruso Admiral Vladimirsky

La OTAN y la UE han puesto en marcha ambiciosos planes para mejorar la resistencia de las infraestructuras marítimas. La OTAN y la UE crearon nuevos grupos de trabajo y órganos de coordinación para elaborar mejores estrategias de protección y coordinar las actividades de los organismos civiles y militares. En marzo de este año, la Comisión Europea publicó un ambicioso plan de acción dentro de la estrategia actualizada de seguridad marítima de la UE. Prevé estudios para identificar las vulnerabilidades más graves y una mejor vigilancia. Pero, ¿van estos planes lo suficientemente lejos?

Por qué es tan importante el Mar del Norte

Los suministros de gas y petróleo del Mar del Norte son un recurso importante para todo el mercado energético europeo. El creciente interés por la producción de energía verde hace que esta importancia estratégica sea aún mayor. En la región hay más de 40 parques eólicos y, con unas condiciones ideales para la energía eólica, las instalaciones se amplían continua y rápidamente. El Mar del Norte es, por tanto, vital para reducir la dependencia de los combustibles fósiles y disminuir las emisiones de CO₂.

Pero teniendo en cuenta lo que ahora sospechamos sobre la inteligencia rusa y sus posibles actividades de sabotaje, el Mar del Norte debe considerarse ahora como un espacio estratégico de seguridad vulnerable y crítico. Un acto de sabotaje concertado, que dañe los cables eléctricos submarinos, por ejemplo, puede perjudicar considerablemente a los mercados energéticos. Cortar cables submarinos de datos puede limitar la conectividad a Internet, incluso a través del Atlántico, ya que importantes cables de datos conectan, por ejemplo, Dinamarca y Estados Unidos. La reparación en el mar es costosa, ya que requiere buques especializados, que sólo pueden operar si las condiciones meteorológicas lo permiten. Después de todo, el Mar del Norte es un entorno duro.

Las recientes iniciativas de la OTAN y la UE se centran en mejorar la vigilancia. Pretenden mejorar la detección de actividades sospechosas, como las denunciadas en el documental nórdico. Los satélites, los radares y las patrullas -incluidas las de vehículos no tripulados-, los circuitos cerrados de televisión en todas las infraestructuras y las contribuciones de los usuarios marítimos, como los pescadores que informan de actividades sospechosas, pueden contribuir mucho a mejorar el conocimiento general.

Esto puede ayudar a dar respuestas rápidas y también puede ser un elemento disuasorio. El intercambio de información entre Estados y con la industria es importante. La OTAN, la UE, el Reino Unido y Noruega deben colaborar estrechamente, ya que ninguno de ellos puede hacerlo por sí solo. Es necesario reunir diferentes fuentes de información para identificar patrones sospechosos.

Importancia de una reparación rápida

El Admiral Vladimirsky es visto navegando en zonas inusuales
El Admiral Vladimirsky es visto navegando en zonas inusuales

Lo que a menudo recibe poca atención es la cuestión de la reparación. Si se produce un ataque, es vital poder reparar cualquier daño lo antes posible para volver a la normalidad. No sólo eso, sino que si existe una capacidad de reparación demostrable en la región se reduce el valor estratégico -y por tanto la probabilidad- de un ataque de este tipo.

Pero en la actualidad, estas capacidades clave de reparación -como buques de reparación especializados y depósitos de cables- son muy limitadas en Europa.

Se necesitan nuevos modelos de colaboración entre la política de seguridad y la industria para desarrollar capacidades estratégicas de reparación. Podría tratarse de asociaciones público-privadas que operen buques de reparación y proporcionen contingencia para situaciones de crisis. Esto tendría la doble ventaja de aumentar la capacidad de reparación y, tal vez, al mismo tiempo daría la oportunidad de mejorar la eficiencia de la infraestructura mediante la reducción de los tiempos de reparación en el Mar del Norte y en otros lugares en general.

*Artículo publicado originalmente por The Conversation. Christian Bueger es Profesor de Relaciones Internacionales, Universidad de Copenhague

Seguir leyendo: