En medio de la tensión por los ensayos de Kim Jong-un, un destructor de misiles estadounidense llegó a Corea del Sur

En vísperas de unas grandes maniobras de los aliados, el USS Rafael Peralta de clase Arleigh Burke, uno de los buques principales de la Séptima Flota de los Estados Unidos, estuvo en Jeju como una nueva muestra de músculo militar y advertencia para Pyongyang

Compartir
Compartir articulo
USS Rafael Peralta (foto: US Navy)
USS Rafael Peralta (foto: US Navy)

Un destructor estadounidense de misiles guiados visitó esta semana la ciudad de Jeju, en el sur de Corea del Sur, según recogieron este domingo medios locales, en una nueva aparente muestra de sus capacidades en plena tensión creciente con Corea del Norte.

El destructor USS Rafael Peralta de clase Arleigh Burke recaló en Jeju el lunes 27 de febrero y abandonó la isla el viernes tras “una visita programada”, según información facilitada este fin de semana por el Comando del Pacífico de Estados Unidos tras su marcha.

El mencionado destructor, de 9.200 toneladas, es uno de los buques principales de la Séptima Flota de los Estados Unidos y es capaz de desempeñar numerosas misiones, desde interceptar misiles de baja y gran altitud hasta atacar aviones de combate o llevar a cabo combates submarinos con dos helicópteros MH-60 Seahawk a bordo.

Su estancia en Jeju coincidió con la visita del submarino de propulsión nuclear USS Springfield, que atracó en la misma isla el pasado 23 de febrero y se marchó el 1 de marzo.

Un submarino nuclear de EEUU llegó a Corea del Sur tras los insistentes lanzamientos de misiles del régimen de Kim Jong-un
Un submarino nuclear de EEUU llegó a Corea del Sur tras los insistentes lanzamientos de misiles del régimen de Kim Jong-un

“La visita del Rafael Peralta subraya la importancia estratégica de Corea del Sur para garantizar un Indopacífico libre y abierto, al permitir la presencia, el acceso asegurado y la defensa de los bienes comunes”, señaló el Comando del Pacífico en un comunicado sobre la visita publicado en su página web.

Las visitas a Corea del Sur “permiten a la Marina de EEUU fortalecer las relaciones con aliados de ideas afines y mejorar la interoperabilidad entre los dos países”, añadió.

El paso de este nuevo activo estratégico estadounidense por la península coreana parece estar destinado a ser una nueva muestra de músculo militar y advertencia para Corea del Norte.

EEUU y Corea del Sur se preparan para llevar a cabo a partir del día 13 unas maniobras a gran escala durante más de diez días, a las que el régimen norcoreano acostumbra a responder con pruebas de armamento, al considerarlas una amenaza para su soberanía.

“(El ejercicio) Freedom shield está diseñado para fortalecer las capacidades de defensa y respuesta de la alianza”, se explicó en una rueda de prensa en Seúl, en la que hablaron el portavoz del Estado Mayor Conjunto surcoreano (JCS), Lee Sung-jun, y el de las Fuerzas estadounidenses en Corea (USFK), Isaac Taylor.

Taylor indicó que la premisa del ejercicio se centrará en elementos como “el cambiante entorno de seguridad, las agresiones de la República Popular Democrática de Corea (nombre oficial del Norte) y las lecciones aprendidas de guerras y conflictos recientes”. Durante los 11 días en los que transcurrirá Freedom shield se realizarán también una serie de maniobras sobre el terreno “a gran escala” que han “recobrado la escala de Foal eagle” y que recibirán el nombre de Warrior shield.

Además, el viernes, las Fuerzas Aéreas de Seúl y Washington realizaron maniobras con un bombardero estratégico B-1 estadounidense y aviones de combate surcoreanos en un momento marcado por la enorme tensión en la península.

Los ejercicios se realizaron sobre el mar Amarillo (llamado mar del Oeste en las dos Coreas) y la región central de Corea del Sur e involucraron, además de al B-1, cazas F-15 y F-15 del país asiático, según explicó el Ministerio de Defensa Nacional surcoreano en un comunicado.

El simulacro de hoy "demuestra la voluntad y capacidad de EE. UU. para poner en práctica su compromiso de mantener una disuasión extendida fuerte y creíble contra las amenazas nucleares y de misiles de Corea del Norte" (Reuters)
El simulacro de hoy "demuestra la voluntad y capacidad de EE. UU. para poner en práctica su compromiso de mantener una disuasión extendida fuerte y creíble contra las amenazas nucleares y de misiles de Corea del Norte" (Reuters)

Pionyang ha estado protestando enérgicamente por el desplazamiento de activos a la península con pruebas de misiles y otro armamento, así como por las maniobras conjuntas de Washington y Seúl, a las que ha acusado de ser la razón de la persistente tensión en la región.

Hoy mismo, un alto cargo del Ministerio de Exteriores norcoreano acusó a los aliados de estar elevando la tensión “a un nivel extremadamente peligroso” e instó a la ONU a pedir el cese inmediato de las maniobras, lo que el régimen consideraría “un primer paso para promocionar la distensión sostenible”.

(Con información de EFE)

Seguir leyendo: