Estados Unidos confronta a China por los vínculos de sus empresas estatales con los esfuerzos bélicos de Rusia

La administración de Joe Biden tiene pruebas de que el régimen de Xi Jinping no es neutral como afirma y está brindando a Putin asistencia militar y económica no letal

El presidente ruso Vladimir Putin y el chino Xi Jinping durante un encuentro antes de la guerra, cuando declararon una relación “sin límites” entre los dos países (Sputnik/Aleksey Druzhinin/Kremlin via REUTERS)
El presidente ruso Vladimir Putin y el chino Xi Jinping durante un encuentro antes de la guerra, cuando declararon una relación “sin límites” entre los dos países (Sputnik/Aleksey Druzhinin/Kremlin via REUTERS)

El gobierno de Biden ha confrontado al gobierno de China con pruebas que sugieren que algunas empresas estatales chinas pueden estar proporcionando ayuda para el esfuerzo bélico de Rusia en Ucrania, mientras intenta averiguar si Beijing está al tanto de esas actividades, según personas familiarizadas con el asunto.

Las personas, que pidieron no ser identificadas al discutir deliberaciones privadas, declinaron detallar el apoyo excepto para decir que consiste en asistencia militar y económica no letal que se abstiene de evadir el régimen de sanciones que EEUU y sus aliados impusieron después de que las fuerzas rusas invadieran Ucrania.

La tendencia es lo suficientemente preocupante como para que funcionarios estadounidenses hayan planteado el asunto a sus homólogos chinos y les hayan advertido sobre las implicaciones de suministrar apoyo material para la guerra, dijeron las personas, aunque declinaron dar detalles de esos contactos.

El presidente Xi Jinping ha evitado criticar a Rusia por la guerra, pero también se ha ofrecido a desempeñar un papel en las conversaciones de paz y se ha mostrado contrario al uso de armas nucleares en el conflicto.

Una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional declinó hacer comentarios, al igual que la Agencia Central de Inteligencia. La embajada china en Washington no respondió a dos correos electrónicos en busca de comentarios. Aunque la información no está clara y sigue siendo objeto de debate, los funcionarios estadounidenses dijeron que están de acuerdo en que la relación entre Rusia y China es ahora extremadamente estrecha y que China está haciendo más de lo que hacía antes en apoyo de Rusia.

En China hay miles de empresas estatales. Todas ellas están sujetas a la influencia del Partido Comunista, aunque los detalles de sus operaciones no siempre se controlen al detalle. (REUTERS/Tingshu Wang/archivo)
En China hay miles de empresas estatales. Todas ellas están sujetas a la influencia del Partido Comunista, aunque los detalles de sus operaciones no siempre se controlen al detalle. (REUTERS/Tingshu Wang/archivo)

Las personas familiarizadas con el pensamiento de la administración caracterizaron las actividades de las empresas estatales como una ayuda a sabiendas a Rusia en su esfuerzo de guerra. No dieron detalles sobre qué pruebas podría tener la administración para apoyar esa opinión.

La administración está revisando las pruebas que ha acumulado para determinar su importancia. La conclusión de que empresas chinas apoyaron la invasión tendría implicaciones preocupantes en la política estadounidense hacia Rusia y China.

La estrategia estadounidense sobre Ucrania se basa en parte en aislar al gobierno del presidente Vladimir Putin y tratar de asfixiar su economía y obstaculizar el esfuerzo bélico. Un mayor apoyo de China, la segunda mayor economía del mundo, podría socavar significativamente esa estrategia.

Y si Biden y sus asesores determinaran que el gobierno de China está implicado en las acciones de esas empresas estatales o las acepta tácitamente, se verían obligados a decidir hasta qué punto contraatacar. Ello podría abrir un nuevo campo de disputa en un momento en el que Estados Unidos ha intentado equilibrar su deseo de estabilizar los lazos con Beijing con medidas para limitar el acceso chino a los mircochips de alta gama y enfrentarse a China por lo que considera una postura más agresiva hacia Taiwán.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, se reunió con el viceprimer ministro Liu He la semana pasada y el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, tiene previsto visitar Pekín en febrero, la primera visita de este tipo desde que el brote de Covid-19 paralizara los viajes a principios de 2020.

La secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, con el viceprimer ministro chino, Liu He, en Zúrich, Suiza, el 18 de enero de 2023. (Michael Buholzer/Keystone vía AP)
La secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, con el viceprimer ministro chino, Liu He, en Zúrich, Suiza, el 18 de enero de 2023. (Michael Buholzer/Keystone vía AP)

Rusia y China declararon una relación “sin límites” antes de la guerra y los funcionarios estadounidenses creen que China tenía inicialmente la intención de vender armas letales a Rusia para su uso en el campo de batalla. Pero la administración considera que China ha reducido ese plan y argumenta que no está haciendo todo lo que podría para ayudar a la invasión de Putin, dijeron las personas.

La administración cree que el gobierno de China quiere ayudar a Rusia y no es neutral como afirma, según las personas. China también ha intensificado su relación comercial a pesar de las exigencias de Estados Unidos de que otras naciones se distancien de la economía rusa.

China rechaza por principio cualquier sanción distinta de las acordadas en Naciones Unidas, y considera una violación de la soberanía los llamamientos estadounidenses a otros países para que restrinjan el comercio. En 2022, las importaciones chinas procedentes de Rusia crecieron casi un 50% respecto al año anterior, mientras que las exportaciones aumentaron un 13%.

En China hay miles de empresas estatales, algunas controladas directamente por el Gobierno central con jefes ejecutivos que tienen el mismo rango que los ministros y otras que están sujetas a una supervisión menos directa. Todas ellas están sujetas a la influencia del Partido Comunista, aunque los detalles de sus operaciones no siempre se controlen al detalle.

A finales de diciembre, Xi y Putin mantuvieron una llamada telefónica en la que acordaron cooperar en materia de comercio, energía, finanzas y agricultura (Sputnik/Mikhail Kuravlev/Kremlin via REUTERS)
A finales de diciembre, Xi y Putin mantuvieron una llamada telefónica en la que acordaron cooperar en materia de comercio, energía, finanzas y agricultura (Sputnik/Mikhail Kuravlev/Kremlin via REUTERS)

La tendencia no haría sino exacerbar lo que los funcionarios estadounidenses han dicho en público que es un problema. Tras reunirse con un alto funcionario chino en julio, Blinken dijo que le había transmitido su preocupación por el “alineamiento con Rusia” de China.

“Ahora, lo que se oye de Beijing es que afirma ser neutral”, dijo Blinken entonces. “Yo empezaría con la proposición de que es bastante difícil ser neutral cuando se trata de esta agresión. Hay un claro agresor. Hay una clara víctima”.

A finales de diciembre, Xi y Putin mantuvieron una llamada telefónica en la que acordaron cooperar en materia de comercio, energía, finanzas y agricultura, según la televisión estatal china. Xi dijo a Putin que Beijing seguiría desempeñando un papel constructivo en la resolución de la “crisis” ucraniana, aunque el camino hacia las conversaciones de paz no será fácil, según la televisión.

Sin embargo, la intensificación del apoyo a Moscú iría en contra de los recientes indicios de que China está intentando mejorar sus lazos con Estados Unidos tras meses de tensiones crecientes. Tras reunirse en Bali el año pasado, el Presidente Joe Biden y Xi afirmaron que “nunca debería librarse una guerra nuclear” y que se oponen “al uso o amenaza de uso de armas nucleares en Ucrania”, según el comunicado de la Casa Blanca.

(Con información de Bloomberg)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR