“Despreciable”, “esclava” y “perra negra”: una periodista sudanesa fue brutalmente atacada en Twitter por seguidores de Hezbollah

Dalia Ahmad recibió mensajes llenos de odio luego de que criticara a la organización terrorista insertada en el gobierno libanés

Dalia Ahmad
Dalia Ahmad

Una periodista de televisión sudanesa fue blanco de tuits llenos de odio, misóginos y racistas tras un reportaje en su programa que criticaba al gobierno libanés, incluido al líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah.

Los ataques contra la presentadora Dalia Ahmad provenientes de cuentas leales a Hezbollah comenzaron luego de que ésta describiera como cocodrilos a los funcionarios del partido que lleva mucho tiempo reinando en el país, durante su programa “Fashet Khalq” en el canal de noticias libanés Al-Jadeed.

“Estarías sentado bajo la seguridad de Dios cuando viene un perro negro y empieza a ladrar, quieres golpearlo pero entonces parece que no es un perro sino una perra negra de Sudán”, decía un tuit de un perfil que mostraba una foto del asesinado comandante militar iraní Qassem Soleimani.

“Que Dios maldiga el esperma que se instaló en el vientre de la madre de los que lo ofenden, señor Nasrallah”, se leía en otro tuit en árabe

“Sin #hezbollah Dalia Ahmed habría sido ofrecida en venta en el mercado de esclavos, junto con su calaña, por el ISIS”, escribió otro usuario en Twitter.

“Nunca en mi vida he intimidado o criticado a la creación de nuestro Señor, sino a esta despreciable mujer, porque su corazón y su lengua son tan negros que se reflejan en su fea y maliciosa cara”, publicó otra persona.

“Por Dios, por Dios, quien quiera atacar a los Al-Sayyed (Nasrallah), quiero limpiar el suelo con ellos y maldecir a los que los parieron”, rezaba otro tuit de un usuario en cuyo perfil aparecían las banderas libanesa e iraní.

Los periodistas leales a Hezbollah también se manifestaron. Hosein Mortada, que tiene más de 494.000 seguidores, tuiteó una foto de Ahmad con el comentario: “Hay razas que no mejoran porque sus genes son impuros desde el principio”.

Su tuit ya no es visible porque, según la plataforma, “violaba las normas de Twitter”.

Algunos salieron en defensa de Ahmad, como el director y escritor libanés nominado al Emmy, Lucien Bourjeily, que tuiteó: “Queridos: ‘cocodrilos’ es una descripción muy bonita. Sus líderes son corruptos, estafadores y criminales, ¡y toda una sociedad está siendo destruida en sus manos! ¿Cuántos son después de defender a quienes han empobrecido, saqueado y destruido vuestras vidas?”.

Aunque el portavoz de Twitter afirmó que la compañía “saca a la superficie de forma proactiva más del 65% del contenido abusivo que eliminamos, reduciendo la carga de los individuos en Twitter”, Hezbollah y sus leales mantienen un historial de acoso y ataque a las periodistas.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR