Acorralado, Lukashenko se apoya en Putin: la KGB de Bielorrusia y la inteligencia rusa unen fuerzas contra Occidente

Las autoridades de Rusia informaron que los espías y agentes de seguridad de ambos países reforzarán la cooperación para hacer frente a lo que describieron como “actividades destructivas” de los países occidentales

El presidente  bielorruso Alexandr Lukashenko y su homólogo ruso Vladimir Putin dan un paseo en barco por la costa del Mar Negro (Foto:  REUTERS)
El presidente bielorruso Alexandr Lukashenko y su homólogo ruso Vladimir Putin dan un paseo en barco por la costa del Mar Negro (Foto: REUTERS)

Los servicios de inteligencia rusos y bielorrusos anunciaron este jueves que aumentarán su cooperación frente a lo que denominaron como “agresividad” de Estados Unidos y de los países europeos. Es un nuevo signo del acercamiento de Aleksandr Lukashenko a Vladimir Putin, que se convirtió en el único sostén del dictador bielorruso ante la creciente presión internacional que enfrenta por el escandaloso desvío de un avión para arrestar al periodista disidente Roman Protasevich.

El jefe de la inteligencia exterior de Rusia (SVR), Serguéi Naryshkin, y el de los servicios de seguridad bielorrusos (KGB), Iván Tertel, dijeron “haber llegado a un acuerdo para desarrollar un trabajo en común de resistencia a las acciones destructivas de Occidente”. Según ellos, los gobiernos occidentales se esfuerzan por “desestabilizar la situación política y socioeconómica” en ambos países, según un comunicado difundido por el SVR, tras un encuentro en Vítebsk, Bielorrusia.

El anuncio y el encuentro entre ambos jefes de inteligencia se produjo dos semanas después de que Protasevich y su novia, Sofia Sapega, fueran detenidos en la capital de Bielorrusia después de que el avión aterrizara por una supuesta amenaza de bomba. Tras el aterrizaje forzoso, la Unión Europa, así como otros países occidentales, han descrito el incidente como “piratería” y “secuestro estatal” y han pedido a las aerolíneas que eviten el espacio aéreo bielorruso.

Rusia anunció días atrás un préstamo millonario a Bielorrusia (Foto: REUTERS)
Rusia anunció días atrás un préstamo millonario a Bielorrusia (Foto: REUTERS)

En una evidente muestra de apoyo a Lukashenko, Rusia bloqueó la semana pasada tres vuelos de la Unión Europea a Moscú, al negar a Air France y a Austrian Airlines cambiar de ruta para poder eludir territorio bielorruso. “Un cambio de ruta debe ser aprobado por las autoridades. Las autoridades rusas no han emitido esa autorización”, dijo una portavoz de Austrian Airlines al explicar el motivo por el que el vuelo OS601 entre Viena y Moscú tuvo que ser cancelado.

El Ministerio austríaco de Exteriores dijo que “la reacción rusa no guarda ningún tipo de proporcionalidad”. Acto seguido, pidió al Kremlin “no entorpecer de forma artificial el tráfico aéreo entre Rusia y Europa”.

Lukashenko, que enfrentó manifestaciones sin precedentes contra su reelección el verano boreal pasado, dirige desde entonces una amplia represión de la protesta y acusa a Occidente de haberla orquestado. La Unión Europea y Estados Unidos adoptaron una serie de sanciones dirigidas principalmente a altos responsables del régimen como respuesta a las detenciones masivas.

Alexandr Lukashenko y su hijo Nikolai cenan junto a Putin (Foto: REUTERS)
Alexandr Lukashenko y su hijo Nikolai cenan junto a Putin (Foto: REUTERS)

Lukashenko comenzó entonces el acercamiento a Rusia, su vecino y principal socio, al que antes acusaba de querer someter a su país. La semana pasada, el dictador bielorruso se reunió con Putin en Sochi, sur de Rusia, para discutir una profundización de la cooperación económica.

Bielorrusia depende cada vez más de Rusia, y esta dependencia podría aumentar si la Unión Europea concreta su amenaza de sanciones económicas contra sectores clave de la economía bielorrusa. Por lo pronto, el fin de semana se conoció que Moscú le dará a Minsk un préstamo de USD 500 millones.

El periodista disidente bielorruso Roman Protasevich, detenido el mes pasado después de que su vuelo fuera obligado a aterrizar en Minsk, habla durante el interrogatorio en un lugar desconocido (Foto: REUTERS)
El periodista disidente bielorruso Roman Protasevich, detenido el mes pasado después de que su vuelo fuera obligado a aterrizar en Minsk, habla durante el interrogatorio en un lugar desconocido (Foto: REUTERS)

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, contó el sábado que este crédito se trata del segundo tramo de un paquete que se acordó antes del polémico aterrizaje. “Bielorrusia no ha presentado ninguna solicitud de ayuda adicional”, afirmó según recoge la agencia TASS.

Asimismo, Peskov reveló que en la reunión mantenida por Putin y Lukashenko en Sochi hubo dos temas principales: “El mayor desarrollo de la cooperación comercial y económica entre Rusia y Bielorrusia, así como la lucha contra la pandemia”.

(Con información de AFP y Europa Press)

SEGUIR LEYENDO: