España retiró de urgencia un lote de más de 140 mil mascarillas médicas defectuosas que le compró a un proveedor chino autorizado por el régimen

El Ministerio de Sanidad tomó la decisión después de pruebas que determinaron que no “cumplen” los criterios para proteger a los trabajadores de la salud. El 15% de los infectados en el país pertenece a este grupo de riesgo

El personal médico del hospital Gregorio Marañón reacciona a los aplausos de los vecinos desde sus casas en apoyo a los trabajadores de la salud, en medio del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en Madrid, España, el 6 de abril de 2020. REUTERS/Susana Vera
El personal médico del hospital Gregorio Marañón reacciona a los aplausos de los vecinos desde sus casas en apoyo a los trabajadores de la salud, en medio del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en Madrid, España, el 6 de abril de 2020. REUTERS/Susana Vera

El Ministerio de Sanidad español ordenó a las comunidades autónomas que retiren una partida de más de 140 mil mascarillas después de que el Ministerio de Trabajo y Economía Social haya avisado que no cumplen con la normativa europea.

El producto defectuoso está identificado como mascarillas FPP2 de la empresa Garry Galaxy, una firma que se encuentra entre los proveedores del Ministerio de Sanidad de España, y que figura en el listado de fabricantes de material sanitario autorizados por China.

“Un par de lotes de mascarillas de un proveedor autorizado, presentaba dudas. Fueron analizadas y un lote cumplía los requisitos y otro presentaba problemas, por lo que se ordenó su retirada”, anunció el ministro de Sanidad español, Salvador Illa.

Según informó TVE, el resultado del estudio indicó que las mascarillas contenidas en envases verdes no cumplían con ninguna clasificación indicada en la norma ‘UNE-EN 149:2001+A1:2010’. Las mascarillas llevan marcado N95 y código de barras 6 972306 630042. Se trata de una mascarilla autofiltrante, plegada, con pinza nasal, con arnés de cabeza consistente en cintas elásticas que pasan por detrás de las orejas.

Trabajadores médicos saludan durante el brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en el Hospital Cruces, Barakaldo, España, 15 de abril del 2020. REUTERS/Vincent West
Trabajadores médicos saludan durante el brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en el Hospital Cruces, Barakaldo, España, 15 de abril del 2020. REUTERS/Vincent West

Por el contrario, señaló que otra mascarilla sin identificación, sin envoltorio (suelta) y que no lleva ningún tipo de marcado, sí cumple con los requisitos para ser considerada como FFP2. Para verificar la diferencia se hicieron también los ensayos de resistencia a la respiración y se comprobó la “coherencia” con los resultados obtenidos en penetración.

Estas mascarillas inmovilizadas, que se han distribuido desde el propio Ministerio a distintas comunidades autónomas, están siendo sustituidas por otras del mismo nivel de protección y con todos los permisos en regla.

El sindicato mayoritario de las Administraciones Públicas (CSIF) manifestó que las mascarillas se usaron en hospitales, clínicas y geriátricos. “Los trabajadores de las residencias de la Comunidad de Madrid tienen puestas estas mascarillas, y están en peligro claro de contagio”, manifestó Elena Moral, del sindicato.

Además, dijo que exigió a las administraciones la retirada inmediata de estas mascarillas. Y manifestó: “La improvisación y no testar el material han puesto en riesgo a los trabajadores”.

Un trabajador desinfecta unos contenedores de basura, después del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Barcelona, España, el 14 de abril de 2020. REUTERS/Nacho Doce
Un trabajador desinfecta unos contenedores de basura, después del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Barcelona, España, el 14 de abril de 2020. REUTERS/Nacho Doce

Los trabajadores sanitarios españoles son los más expuestos al coronavirus en el mundo

Hasta 26.672 profesionales sanitarios se han contagiado por el coronavirus desde el inicio de la pandemia, lo que supone el 15,4 % del total de casos confirmados hasta la fecha. Al menos 26 de ellos murieron, según medios españoles.

Según el epidemiólogo Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio, el número de personal sanitario contagiado se debe a su alto grado de exposición, y aunque a algunos les ha costado la vida, lo cierto es que la gravedad de la enfermedad es menor que en el resto de la población.

Con todo, el epidemiólogo ha precisado que pese a la cifra, que asciende a 26.672, esta es desde el inicio de la crisis y “una grandísima parte” de ellos ya ha vuelto al trabajo.

La gente mantiene la distancia social mientras espera entrar en un supermercado en medio del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Madrid, España, el 14 de abril de 2020. REUTERS/Sergio Pérez
La gente mantiene la distancia social mientras espera entrar en un supermercado en medio del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Madrid, España, el 14 de abril de 2020. REUTERS/Sergio Pérez

Otra suba de muertes y contagios de coronavirus en las últimas 24 horas

España reportó este viernes 5.252 nuevos casos positivos de coronavirus y el total de infectados ascendió a 188.068, un incremento diario que se mantiene en una tasa del 3 por ciento.

La curva de expansión de la pandemia se aplana en el país, pero crece la polémica por el recuento de datos, porque no hay homogeneidad entre los que aporta cada región. El informe publicado por el Ministerio de Sanidad sostiene que se produjeron 585 decesos en las últimas 24 horas, lo que supondría una leve suba respecto de los 551 informados el jueves.

No obstante, presentaba una inconsistencia en la suma total informada, que es 19.478. El acumulado del jueves era 19.130, lo que supondría 348 fallecidos en las últimas 24 horas, no 585. La diferencia parece deberse a un problema registrado en el recuento en Cataluña, que será corregido en los próximos días.

En su informe del jueves, el gobierno catalán había incluido a los muertos con síntomas, aunque sin pruebas, según datos aportados por las residencias de ancianos y las funerarias, algo que el Ejecutivo español no reconoce.

El Ministerio de Sanidad publicó este viernes una orden para que todas las regiones aporten datos armonizados sobre casos registrados, fallecimientos, ingresos en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y remanente de material. Pero el portavoz para la pandemia de coronavirus, el doctor Fernando Simón, ha reconocido que es “difícil” conocer la cifra real de fallecidos por coronavirus en España.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Todo lo que hay que saber sobre el coronavirus

España reportó otra suba de nuevas muertes y contagios de coronavirus en las últimas 24 horas

MAS NOTICIAS