Personas con mascarillas tras el brote de un nuevo coronavirus, durante su viaje matutino en una estación, en Hong Kong, China, 10 febrero 2020. REUTERS/Tyrone Siu
Personas con mascarillas tras el brote de un nuevo coronavirus, durante su viaje matutino en una estación, en Hong Kong, China, 10 febrero 2020. REUTERS/Tyrone Siu

La vasta mayoría de muertes y contagios por Covid-19 (también conocido como coronavirus) ha tenido lugar en China. Pero la enfermedad se ha extendido a más de 25 países en todos los continentes. Y pese a las numerosas medidas tomadas tanto por el gigante asiático como por otros países, hay altas chances de que llegue a todos los rincones del mundo. Sin embargo, dada su naturaleza, existen maneras sencillas y caseras de reducir exponencialmente el riesgo de contagio.

Las definiciones respecto de esta enfermedad corresponden a César Brown, químico y periodista radicado en Roma. En diálogo con Infobae, Brown remarcó la necesidad de poner el foco mediático en este último aspecto de la crisis, asegurando que en la actualidad este está posado sobre las razones que llevaron a su surgimiento. También explicó la manera en que el virus se transmite y criticó que se mencione mayormente el lavado de manos y el uso de barbijo como métodos de prevención de contagio.

El químico explicó que al entrar en contacto con el cuerpo humano, el coronavirus permanece posado en su superficie durante una determinada cantidad de tiempo. Esa ventana debe ser aprovechada para debilitar su estructura, debido a que ello reduce drásticamente su capacidad de dañar el organismo. “Una vez que se metió adentro, nos destruye. Pero lo que hay que hacer es tratar de ver si se puede romper algo de la superficie, porque solo te puede infectar si está intacto”, dijo.

Brown explicó a su vez que hay dos condiciones que permiten prosperar al virus: las superficies ácidas y húmedas, e indicó que la nariz es el área más vulnerable del cuerpo debido a que sus características permiten que las particulas infectadas se asienten dentro de la cavidad, y, pasado un tiempo, se introduzcan dentro del cuerpo.

Coronavirus César Brown

En consecuencia, ante la sospecha de haber sido contagiado -y también como método eficaz de prevención- es clave reducir la acidez de la nariz e inhalar aire lo suficientemente caliente para que el virus tenga dificultad para sobrevivir. “Lavarse la nariz con una solución de bicarbonato aumenta su Ph y la vuelva más alcalina. También se puede usar sal. Embeber pañuelos en la solución es una manera de mitigar el riesgo de contagio”, explicó.

Con respecto al segundo método, Brown explicó que distintos estudios han comprobado que respirar aire que supere los 41 grados centígrados contribuye a debilitar la estructura del coronavirus. “Las cremas con interferon también cumplen con el propósito”, agregó.

Brown también explicó que el virus sobrevive durante más tiempo en superficies lisas, por lo que es conveniente tomar precauciones adicionales al entrar en contacto con ellas.

Y detalló los períodos de supervivencia dependiendo de la naturaleza de las superficies: “Plásticos duros y aceros inoxidables pueden ser infecciosos por hasta 48 horas, y los billetes por tres. Metales no porosos y superficies plásticas, tales como aluminio y teclados de computadora, postes o manijas, dejaron de ser infecciosos a las nueve horas. Los pañuelos dejan de ser peligrosos después de 24 horas”.

“Las superficies porosas, en contraste, son un ambiente más hostil. Extraen la humedad, causando que la estructura colapse. En elementos porosos como juguetes blandos, ropas y superficies de madera, el virus desapareció después de cuatro horas”, agregó.

Los países que se han visto más afectados por el coronavirus han extremado sus medidas para evitar que el virus continúe con su expansión. China mantiene una estricta cuarentena, sobre todo en la región de Hubei, que alberga a 60 millones de personas. Allí estableció una prohibición total de los desplazamientos con vehículos, con excepción de los aquellos de emergencia. También se ha ordenado el cierre de todos los lugares públicos no esenciales, según una circular emitida por el Gobierno provincial y además una persona de cada hogar tendrá autorización para salir una vez cada tres días para comprar alimentos y productos esenciales.

Oficiales de policía montan guardia en el puesto de control ubicado en el puente del río Jiujiang Yangtze, en la región de Hubei. Foto: REUTERS/Thomas Peter - RC2SQE9UMKZ5
Oficiales de policía montan guardia en el puesto de control ubicado en el puente del río Jiujiang Yangtze, en la región de Hubei. Foto: REUTERS/Thomas Peter - RC2SQE9UMKZ5

Otros países prohibieron la entrada de ciudadanos chinos o personas que hayan estado en el país asiático en los últimos 14 días antes de dirigirse a su territorio. Sin embargo, Brown cree que ellas no serán suficientes y asegura que se extenderá a todos los rincones del mundo.

“Hay personas que se enfermaron y curaron, y no se dieron cuenta. Después de haber tenido la enfermedad, uno es contagioso por cinco días más. Hay montones de personas que volvieron de los países con mayor cantidad de infecciones y podrían ser portadores”, expresó.

Tal vez el caso de más alto perfil es aquel que tuvo lugar en el crucero Westerdam, de Carnival Corp. Luego de ser rechazado por los puertos de cinco países pese a asegurar que no tenía casos de coronavirus a bordo, pudo desembarcar a sus pasajeros en Camboya. Sin embargo, un día después confirmó que una mujer había testeado positivo.

Unos 200 pasajeros del Westerdam han regresado ya a sus países de origen tras viajar por Malasia y Tailandia, indicaron las autoridades, aunque ninguno ha mostrado síntomas hasta la fecha. En Camboya, al menos 236 pasajeros y 747 tripulantes siguen en el buque, atracado en la ciudad portuaria de Sihanoukville, señaló Holland America.

Varios cientos más de pasajeros que abandonaron el Westerdam siguen alojados en hoteles en Camboya y estaban siendo monitoreados el lunes en busca de posibles casos de coronavirus, según la pasajera Holley Rauen, una enfermera y matrona de Fort Myers, Florida.

No obstante, Brown indicó que pese a la cantidad total de muertos por coronavirus la supera los 2.000, su tasa de contagio es moderada y la de mortalidad es baja. Para fundamentar su aserción, lo comparó con el virus hanta -que suelen transmitir los ratones-, que tiene una tasa de morbilidad (contagio) baja pero una de mortalidad del 80 por ciento. La del coronavirus, graficó. está entre el dos y tres por ciento, mientras que la de la gripe común es de 0.003 por ciento. “No se va a ver un estado apocalíptico, pero conviene que la gente sepa” cuales son las medidas más efectivas de precaución, concluyó el químico.

Más sobre este tema: