Samiya David muestra una foto que el ciudadano chino que la compró (AP)
Samiya David muestra una foto que el ciudadano chino que la compró (AP)

Vendida por su familia como novia a un hombre chino, Samiya David pasó sólo dos meses en China. Cuando regresó a Pakistán, la mujer, una vez robusta, estaba casi irreconocible: desnutrida, demasiado débil para caminar, su habla confusa y desarticulada.

No me preguntes sobre lo que me pasó allí”, fue su única respuesta a las preguntas de su familia, dijo su primo Pervaiz Masih.

En unas pocas semanas, ella estaba muerta.

La misteriosa muerte de David se suma a una creciente cantidad de pruebas de maltrato y abusos contra mujeres y niñas pakistaníes, principalmente cristianas, que han sido traficadas a China como novias.

Las investigaciones de la agencia AP han encontrado que los traficantes se han enfocado cada vez más en la población cristiana empobrecida de Pakistán en los últimos dos años, pagando a familias desesperadas para que sus hijas y hermanas, algunas de ellas adolescentes, se casen con hombres chinos. Una vez en China, las mujeres a menudo son aisladas, descuidadas, maltratadas y vendidas para la prostitución, y con frecuencia se ponen en contacto con sus hogares para pedir que las traigan de vuelta. Algunas mujeres han revelado que sus esposos a veces se niegan a alimentarlas.

Una lista obtenida por la AP documenta que 629 niñas y mujeres pakistaníes fueron vendidas a China como novias en 2018 y hasta principios de 2019. La lista fue compilada por investigadores pakistaníes que trabajan para desmantelar las redes de trata. Pero funcionarios cercanos a la investigación y activistas que trabajan para rescatar a las mujeres dicen que los funcionarios del gobierno, temerosos de dañar los lucrativos lazos de Pakistán con Beijing, han sofocado las investigaciones.

“Estas pobres personas han dado a sus hijas por dinero, y (en China) hacen lo que quieren hacer con ellas. Nadie está allí para ver lo que les pasa a las niñas”, dijo Masih, el primo de Samiya. “Este es el colmo de la crueldad. Somos gente pobre.”

La muerte de David, a la edad de 37 años, muestra los extremos de las crueldades a las que se enfrentan las mujeres víctimas de la trata. Otras mujeres han descrito haber sido aisladas sin apoyo, abusadas física y mentalmente. Anteriormente, la AP habló con siete niñas que fueron violadas repetidamente y forzadas a ejercer la prostitución. Los activistas dicen que han recibido informes de que al menos una novia víctima de la trata ha sido asesinada en China, pero no han podido confirmarlo.

David yace ahora enterrada en una tumba sin nombre en un pequeño cementerio cristiano cubierto de malezas cerca de su aldea ancestral de Mazaikewale, en la provincia oriental de Punjab, Pakistán.

Pervez Masih, primo de Samiya David, visita su tumba en Mazaikewale (AP)
Pervez Masih, primo de Samiya David, visita su tumba en Mazaikewale (AP)

Antes de casarse, vivía en una estrecha casa de dos habitaciones con su hermano Saber y su madre viuda en Francisabad Colony, un barrio cristiano congestionado de pequeñas casas de cemento y ladrillo en un barrio de calles estrechas en la ciudad de Gujranwala. Los cristianos se encuentran entre los más pobres de Pakistán, una nación mayormente musulmana de 220 millones de personas.

A instancias de un pastor local, su hermano tomó dinero de los corredores para obligarla a casarse con un chino. Desde entonces, el pastor ha sido arrestado bajo sospecha de trabajar con traficantes. Unos meses después de su matrimonio a finales de 2018, David y su esposo se fueron a China. “Cuando se fue a China estaba sana. Se veía bien y fuerte”, dijo Masih.

Su marido procedía de una zona rural relativamente pobre de la provincia oriental de Shandong que ha luchado durante mucho tiempo contra la anarquía. La cultura conservadora en estas áreas favorece fuertemente a la descendencia masculina, lo que bajo las estrictas políticas de control de población de China significó que una gran cantidad de niñas nunca nacieron, de ahí la demanda de esposas extranjeras traficadas. En total, China tiene unos 34 millones más de hombres que de mujeres.

Después de dos meses, su hermano recibió una llamada telefónica diciéndole que recogiera a su hermana en el aeropuerto de Lahore. Encontró a David en una silla de ruedas, demasiado débil para caminar.

La AP conoció a David a finales de abril. Viviendo de nuevo en la casa de Francisabad Colony, mostró las fotos de su boda, tomadas seis meses antes. En una de ellas, estaba vestida con una bata blanca, sonriente, de aspecto robusto, con el pelo negro largo y suelto.

La foto muestra el gran cambio que tuvo en solo dos meses de sufrimiento en China
La foto muestra el gran cambio que tuvo en solo dos meses de sufrimiento en China

David apenas se parecía a la mujer de la foto. Sus mejillas estaban hundidas, la tez pálida, su pequeño cuerpo demacrado y frágil. Parecía confundida, su discurso incoherente. Cuando se le preguntó sobre su boda o la hora en China, perdió la concentración -sus palabras deambulando- y en un momento dado de repente se puso de pie para hacer té, murmurando sobre el azúcar. Ella caminaba, repitiendo: “Estoy bien. Estoy bien.” Cuando se le preguntó por qué se veía tan diferente en las fotos de la boda, miró vacía al espacio, diciendo finalmente: “No hay nada malo en mí”.

"Ella tiene el mal de ojo", dijo su hermano, que estuvo presente en la entrevista.

Murió unos días después, el 1 de mayo.

Secreto de familia

El Dr. Meet Khan Tareen trató a Samiya en su primera visita a su clínica en Lahore. “Estaba muy desnutrida y muy débil”, con anemia e ictericia, dijo en una entrevista. Las pruebas preliminares sugirieron varias dolencias posibles, incluyendo la insuficiencia de órganos, y dijo que le dijo a su hermano que ella necesitaba ser hospitalizada. “Estaba tan desnutrida... un peso muy, muy, muy bajo”, dijo.

Su certificado de defunción indicaba que la causa de la muerte era “natural”. Su hermano se ha negado a hablar con la policía sobre su hermana. Cuando fue contactado por la AP en noviembre, dijo que no había autopsia y que había perdido los documentos de su matrimonio, copias del pasaporte de su esposo y las fotos que David había mostrado.

El primo de David dijo que la familia está ocultando la verdad porque la vendieron como novia. “Han tomado el dinero. Por eso lo ocultan todo”, dijo Masih, que es miembro del Consejo Sindical de la ciudad, que registra los matrimonios y las muertes.

David, después de regresar de China y poco antes de su muerte (AP)
David, después de regresar de China y poco antes de su muerte (AP)

Romper el silencio de una familia es difícil, dijo un alto funcionario del gobierno familiarizado con las investigaciones sobre la venta de novias.

“Pueden vender a sus hijas, y aunque descubran que el matrimonio era malo o que ella está sufriendo, prefieren ignorarlo antes que perder la dignidad frente a sus amigos y familiares”, dijo con la condición de mantener el anonimato porque no está autorizado a hablar con los medios de comunicación.

Una red establecida

Las redes de tráfico son operadas por corredores pakistaníes y chinos que navegan por zonas cristianas dispuestos a vender a sus hijas y hermanas. Se sabe que pagan a los pastores, particularmente en iglesias evangélicas pequeñas, para animar a su rebaño a que lo haga.

El activista cristiano Salim Iqbal, que fue uno de los primeros en dar la voz de alarma el pasado mes de noviembre sobre el tráfico de novias, está en contacto con varias mujeres pakistaníes en China a través de grupos en la aplicación de mensajería We Chat. Aseguró que una niña le dijo recientemente que su esposo no le da ni comida ni medicinas.

Otra mujer, Samia Yousaf, que tenía 24 años cuando fue obligada a casarse, contó a la AP los abusos que sufrió en China.

Ella y su esposo fueron allí después de que ella quedó embarazada. Cuando ella llegó, nada era como lo había prometido su marido. No estaba bien de dinero. Vivían en una habitación al borde de un campo, infestada de arañas.

Dio a luz por cesárea. La hermana de su esposo se negó a permitirle que abrazara a su hijo después del nacimiento y controló cuándo y por cuánto tiempo podía ver al niño durante sus seis días en el hospital. “Comencé a gritarle una vez cuando se llevó a mi bebé”, recordó Yousaf.

Su esposo se negó a permitirle que amamantara a su hijo hasta que los médicos le suplicaron que se lo permitiera, dijo ella. Incapaz de caminar sin ayuda, los médicos le pidieron a su marido que la llevara a dar un paseo y él la dejó caer repetidamente, negándose a ayudarla a levantarse.

Después de dejar el hospital, los abusos continuaron. Su marido le negó la comida. “Era cruel. Pensé que quería matarme”, dijo.

Tres semanas después, las autoridades la amenazaron con cárcel porque su visa había expirado. Su marido se había quedado con su pasaporte. Asustada e indispuesta, le suplicó que la dejara ir con su hijo a Pakistán.

Pero se negó a dejar que se llevara al bebé. Descubrió que su nombre no estaba en el registro de su hijo, sólo en el de su marido. La última vez que vio a su hijo fue en septiembre de 2017, justo antes de su regreso. “Todos los días pienso en mi bebé”, dijo Yousaf, que trabaja como niñera en Lahore. “Me pregunto cómo será. Mi corazón siempre está triste.”

(Por Kathy Gannon/AP)