El sitio arqueológico de Saqqara continuará en proceso de excavación, dado que gran parte de la tumba todavía no ha sido descubierta
El sitio arqueológico de Saqqara continuará en proceso de excavación, dado que gran parte de la tumba todavía no ha sido descubierta

Arqueólogos egipcios han descubierto en el complejo de entierro de Saqqara la tumba de "un gran general de la armada" que prestaba servicio a Ramsés II, según compartió la agencia de noticias AP, el pasado martes.

El ministerio de antigüedades egipcio dijo en un comunicado que el general, de nombre Iwrhya, fue encontrado en la necrópolis conocida como "Nuevo Reino". La tumba todavía debe ser excavada completamente, pero los expertos han adelantado que esconde innumerables secretos acerca del militar de alto rango y miembros su familia.

La tumba tiene un número de estructuras, entre las que se encuentran capillas, patios y un ambiente que los arqueólogos han denominado “el cuarto de las estatuas”
La tumba tiene un número de estructuras, entre las que se encuentran capillas, patios y un ambiente que los arqueólogos han denominado “el cuarto de las estatuas”

Las inscripciones jeroglíficas halladas en la tumba indican, según los arqueólogos, que Iwrhya era un "alto guardián del territorio de Amun y de los estados de Ramses II". Amun era una importante figura religiosa en el Egipto de hace 3.300 años, reverenciado como "el rey de los Dioses".

La carrera militar de Iwrhya comenzó durante el reinado del faraón Seti I, quién gobernó Egipto desde el año 1294 a.C.  hasta 1279 a.C. para luego continuar con el reinado de Ramsés II, el cuál se extendió desde 1279 a.C. hasta 1213 a.C. según las inscripciones.

La tumba contiene una variedad de salas, entre las que se encuentran capillas, un patio y un cuarto que los excavadores han designado como el "salón de las estatuas".

Las inscripciones jeroglíficas indican que la tumba fue construida para el general Iwrhya
Las inscripciones jeroglíficas indican que la tumba fue construida para el general Iwrhya

El arte hallado en dicho espacio es un símbolo de las acciones militares de su propietario, además de las relaciones exteriores que llevó con miembros de países limítrofes. Algunas de las escenas incluyen "botes cargados con jarras de vino" pertenecientes a las tribus cananeas, quienes habitaban los territorios que hoy forman parte de Israel y Palestina.

Otro de los hallazgos, un bloque "descubierto en la arena que fue probablemente desprendido de la pared norte", muestra de forma excepcional "una escena protagonizada por una unidad de infantería y cocheros que cruzan una vía fluvial repleta de cocodrilos". Los análisis del hallazgo llevan a suponer que el cruce tuvo lugar en algún lugar de la frontera oriental de Egipto.

Las excavaciones continuarán adelante, con el foco puesto en encontrar algún tipo de resto humano. Se calcula que la tumba fue utilizada para enterrar a varios miembros de la familia del militar, tales como el hijo de Iwrhya de nombre Yuppa o su nieto, Hatiay; ambos mencionados en las inscripciones.

El equipo es liderado por Ola El-Aguizy, profesora de Egiptología de la universidad del Cairo
El equipo es liderado por Ola El-Aguizy, profesora de Egiptología de la universidad del Cairo

Un equipo liderado por Ola El Aguizy, profesora de Egiptología de la universidad del Cairo, descubrió la tumba en 2017 y lideró los trabajos de excavación que se extienden hasta la actualidad. El sitio está ubicado en Saqqara, al sur de una pirámide construida por el faraón Unas, quién gobernó Egipto hace 4.300 años.

Su valor histórico es enorme, dado que se cree que en la zona se esconden un vasto número de restos arqueológicos que abarcan miles de años de historia egipcia. Las autoridades esperan que dichos hallazgos puedan alimentar a la industria del turismo, la cual ha sido afectada por el tenso clima político tras los levantamientos que tuvieron lugar en 2011.

(Con información de AP).

MÁS SOBRE ESTE TEMA: