El video de un ataque antisemita que indignó a Alemania e incendió las redes sociales

En Berlín, dos jóvenes se cubrieron las cabezas con kipás para comprobar que la violencia contra los judíos no era tan real como se decía, y terminaron atacados violentamente por otro joven, que sacó su cinturón para golpearlos

El video con el ataque del martes se volvió viral.

Dos amigos iban hacia la estación de tren en el barrio de Prenzlauer Berg, en Berlín, cuando fueron agredidos con insultos antisemitas por un joven, quien además los golpeó con su cinturón mientras les gritaba "Yahudi", palabra en árabe que significa judío. El video del ataque se viralizó, mientras la canciller Angela Merkel condenó el "incidente muy horrible" y prometió que su gobierno responderá "con fuerza y decisión" al creciente antisemitismo en Alemania.

Ese problema fue, justamente, el que movió a una de las víctimas a llevar una kipá: "Yo no soy judío. Soy israelí. Crecí en Israel en una familia árabe", dijo a la radio Deutsche Welle. Adam Armoush, quien mostraba una ligera herida por los golpes con el cinturón, explicó que se cubrió la cabeza para hacer un "experimento". Le habían dicho que era peligroso identificarse como judío por el aumento del antisemitismo en el país, y no lo creyó.

Junto con su amigo, de 24 años, se colocaron dos kipás, que les habían regalado, enviadas desde Israel. Se tomaban selfies cuando comenzó el ataque.

Adam Armoush pertenece a una familia árabe, creció en Israel y no creía que fuera verdad que el antisemitismo estuviera aumentando en Alemania (imagen del noticiero de Deutsche Welle).
Adam Armoush pertenece a una familia árabe, creció en Israel y no creía que fuera verdad que el antisemitismo estuviera aumentando en Alemania (imagen del noticiero de Deutsche Welle).

En el canal de televisión israelí Kan TV, el joven de 21 años lo detalló: "Nos insultaron, y mi amigo les dijo que dejaran de hacerlo. Comenzaron a enojarse y uno de ellos corrió hacia mi, y supe que era importante filmarlo porque no sería posible retenerlo hasta que llegara la policía".

Armoush intentó luego seguir a los agresores, pero desistió cuando le arrojaron una botella de vidrio. "Me asombra que me haya pasado algo así. Todavía estoy en shock", agregó a Kan TV. "Pasó aquí, junto a mi casa, cuando iba a la estación del tren con mi amigo".

El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, tuiteó que "los judíos nunca más se deberán sentir amenazados aquí", en referencia a la masacre de seis millones en la Shoah, por la doctrina antisemita del nazismo hace más de 70 años. Agregó: "Es nuestra responsabilidad proteger la vida judía aquí".

Un joven que —informó la policía, aunque no lo identificó— es un inmigrante sirio de 19 años, atacó a las dos víctimas porque llevaban kipás. (Getty)
Un joven que —informó la policía, aunque no lo identificó— es un inmigrante sirio de 19 años, atacó a las dos víctimas porque llevaban kipás. (Getty)

Merkel reconoció que "existe antisemitismo entre los ciudadanos alemanes, lamentablemente, y también antisemitismo de las regiones árabes". El titular del Consejo Central de Musulmanes en Alemania, Aiman Mazyek, solicitó el castigo de los violentos: "Me enoja ver tanta violencia llena de odio".

El jueves 19, a dos días del ataque, la policía anunció que se había entregado un joven de origen sirio de 19 años y había asumido la responsabilidad de los hechos, según informó Deutsche Welle. No se revelaron más detalles.

Aunque el alcalde de la ciudad, Michael Mueller, dijo que "el antisemitismo no tiene lugar en el Berlín donde queremos vivir", se han denunciado 947 incidentes antisemitas, incluidos al menos 18 ataques y 23 amenazas. "Yo decía que era seguro [llevar una kipá] y quise probarlo, pero terminó así", concluyó el joven atacado.

Adam Armoush y su amigo sufrieron uno de los casi 1.000 incidentes antisemitas que se han denunciado en Alemania recientemente.
Adam Armoush y su amigo sufrieron uno de los casi 1.000 incidentes antisemitas que se han denunciado en Alemania recientemente.

La semana pasada, denunció Haaretz, los raperos Kollegah y Farid Bang fueron criticados porque su nuevo álbum —que ganó un premio Echo— incluye una línea despectiva hacia las víctimas del Holocausto: "Mi cuerpo, más definido que el de los detenidos en Auschwitz". La compañía discográfica BMG defendió a sus músicos con el argumento de la libertad artística.

El antisemitismo alemán también inunda las redes sociales, según el grupo de ayuda GIZ, que inició acciones contra varios de sus empleados acusados de publicar materiales como una bandera de Israel intervenida con un símbolo nazi, la esvástica.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: