El gobierno catalán planeaba crear un ejército para "defenderse de conflictos armados" con el resto de España tras la declaración unilateral de independencia, según consta en un informe interno difundido este martes.

Un informe manejado por la "mano derecha" del vicepresidente catalán cesado, Oriol Junqueras, abogaba por la creación de un ejército compuesto por hasta 22.000 soldados.

"Son poco probables, pero nunca son completamente descartables, como lo demuestran el incremento repentino de la actividad bélica en una región pacífica desde el año 45 como la frontera entre Rusia y Ucrania", se lee en el informe.

El informe fue intervenido por la Guardia Civil en una operación desarrollada en septiembre en Cataluña para desmantelar la organización del referéndum independentista del 1 de octubre.

Carles Puigdemont (REUTERS/Pascal Rossignol)
Carles Puigdemont (REUTERS/Pascal Rossignol)

Por otro lado, el presidente catalán cesado, Carles Puigdemont, declaró el lunes que ve "posible" una solución para Cataluña que no sea la independencia.

En una entrevista publicada en el diario belga Le Soir, Puigdemont afirmó: "¡Siempre es posible! ¡He trabajado durante 30 años para obtener otro anclaje de Cataluña en España! Hemos trabajado mucho por eso pero la llegada de Aznar (José María, presidente entre 1996 y 2004, del Partido Popular, PP) detuvo esa senda".

Puigdemont, que llevó al parlamento catalán a aprobar el pasado 27 de octubre una declaración de independencia de Cataluña, dice estar dispuesto a aceptar "la realidad de otra relación con España".

El ex presidente catalán, que se encuentra en Bélgica en espera de que la justicia de este país decida sobre la órden de detención dictada por una jueza española, considera que "el responsable del crecimiento del independentismo es ante todo el PP".

AFP PHOTO / Josep LAGO
AFP PHOTO / Josep LAGO

En 2010 había 14 diputados independentistas de 135 en el parlamento catalán y en la pasada legislatura había 72, explicó.

Las elecciones regionales convocadas por Madrid para el 21 de diciembre establecerán la nueva correlación de fuerzas entre independentistas y contrarios a la independencia.

El partido Esquerra republicana de Cataluña (ERC), que lidera las encuestas y que gobernó junto a Puigdemont en la pasada legislatura, admitió que el gobierno catalán "no estaba preparado para hacer efectiva la declaración de independencia" ante "un Estado autoritario y sin límites a la hora de aplicar represión y violencia".

Lo dijo el lunes el vocero de ERC, Sergi Sabrià, después de que el domingo lo reconoció la consejera cesada de educación, Clara Ponsatí, uno de los cuatro asesores que se encuentran con Puigdemont en Bruselas. "El gobierno no estaba suficientemente preparado para aplicar la independencia", dijo Ponsatí.

La consejera añadió que no había la preparación suficiente "para dar continuidad política de forma sólida a lo que hizo el pueblo de Cataluña el pasado 1 de octubre", día en que se celebró el referéndum independentista.

LEA MÁS: