Hezbollah comenzó la construcción de dos fábricas de misiles iraníes en el Líbano

La información fue revelada por la revista francesa Intelligence Online. En una de esas instalaciones se producirán cohetes Fateh 110, capaces de cubrir gran parte del territorio israelí

Compartir
Compartir articulo
 
infobae

El régimen iraní aumenta cada vez más su cooperación con el grupo terrorista libanés Hezbollah. Según una investigación de la revista francesa Intelligence Online, el movimiento extremista está construyendo dos fábricas subterráneas de misiles iraníes en el Líbano.

Esta información ya había circulado en algunos medios árabes con anterioridad, pero la publicación francesa agregó dos datos desconocidos: el tipo de armamento producido y la ubicación de las instalaciones.

Una de las fábricas tendrá lugar cerca de la ciudad de Hermel, en el valle oriental de Bekaa, al norte del Líbano. La otra, en tanto, se construirá a lo largo de la costa meridional, entre las localidades de Sidón y Tiro.

En la primera se producirán los misiles de medio alcance, Fateh 110. La segunda será utilizada para la fabricación de municiones más pequeñas, según consigna Times of Israel.

Hezbollah tendrá dos nuevas fábricas de misiles subterráneas
Hezbollah tendrá dos nuevas fábricas de misiles subterráneas

Los Fateh 110 logran cubrir una extensión de casi 300 kilómetros, trayecto suficiente para cubrir la mayor parte del estado de Israel. Asimismo, tiene la capacidad de portar una ojiva de media tonelada.

En abril pasado Israel instaló el sistema de defensa antimisiles David´s Sling, con el objetivo de proteger al país de ese tipo de cohetes.

En marzo, el periódico kuwaití Al Jarida informó que el régimen iraní ya estableció múltiples fábricas subterráneas, citando bajo anonimato a un subdirector de la Guardia Nacional Revolucionaria.

Algunos de los misiles producidos en esas instalaciones ya fueron utilizados por Hezbollah en Siria, donde apoya al régimen de Bashar al Assad.

LEA MÁS:

Tras la victoria en Mosul, qué territorios quedan bajo el control del Estado Islámico en Irak