La misteriosa vida de la familia del “Mencho”: los hermanos del líder del CJNG que intentan dejar atrás su fantasma

Los Oseguera de California han logrado escapar del negocio del narcotráfico, que ha sembrado cadáveres en México y Estados Unidos

Un cartel de recompensa colocado en Estados Unidos, que ofrece USD 10 millones a quien ofrezca información por la captura de Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho.
Un cartel de recompensa colocado en Estados Unidos, que ofrece USD 10 millones a quien ofrezca información por la captura de Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho.

En el mundo existen familias que intentan huir de su presente. Una de ellas localizada en California —el tercer estado más grande de Estados Unidos—.

Hasta hace seis años, la vida de la familia Oseguera era un misterio: establecían relaciones cerradas y casi siempre discretas. Pero un día de abril del 2015, cuando despertaba el alba, un grupo de agentes federales rodeó una casa precaria en la ciudad de San Jacinto (California). A simple vista parecía un domicilio más en la costa suroeste de EEUU: una casa con un jardín espacioso, habitaciones grandes y un techo alto para soportar las calurosas temperaturas del desierto. Sin embargo, el nerviosismo con el que los uniformados estadounidenses bloquearon todas las salidas del inmueble, demostraba que esa casa no era común y que tampoco lo eran sus habitantes.

De acuerdo con información del gobierno estadounidense, una acusción había llevado a los agentes de aquel país hasta ese recóndito lugar. En el se encontraba Marín Oseguera Cervantes, hermano del líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) Nemesio Oseguera, alias el Mencho —entonces un capo en pleno auge—. La visita tenía la intención de advertirle que si hacía tratos o movía dinero del Mencho tendría problemas con la justicia de EEUU.

A la mañana siguiente, según se constata en documentos judiciales, Marín Oseguera se reunió en una cafetería con oficiales de la Administración para el Control de Drogas (DEA), y tras una larga lista de preguntas, el hermano de Mencho se comprometió a advertirles a todos sus familiares, radicados en Estados Unidos, lo que les podría pasar en caso de involucrarse con el nuevo jefe de las drogas.

(Gráfico: Infobae México)
(Gráfico: Infobae México)

Oseguera más que un apellido es una recompensa, USD 10 millones por la captura del líder del CJNG.

La historia de este nombre comienza en Michoacán, de donde es originario Nemesio; sin embargo, sus primeros pasos en el narcotráfico los dio 3,134 kilómetros más allá: en California, donde fue detenido entre finales de la década de los ochenta y principios de los noventa por traficar heroína. Cumplió varios años de cárcel y fue deportado. Dos meses después, nació su primer hija: Jessica Johanna Oseguera, quien actualmente cumple una condena de 30 meses de prisión en Estados Unidos.

Antes de ese momento, el actual líder del CJNG se había graduado en la labor de proteger los cultivos de marihuana.

Los plantíos que cuidaba pertenecían a Manuel Salcido Uzeta, el Cochiloco, un viejo líder del extinto Cártel de Guadalajara, y por quien conoció a los cabecillas de la organización de Los Cuinis. La relación de Nemesio con los líderes de dicha célula criminal fue tan estrecha, que comenzó con un amorío con Rosalinda González Valencia, operadora financiera de este grupo criminal.

Tres años después del nacimiento de su primogénita, el Mencho viajó a San Francisco (EEUU), donde fue arrestado nuevamente —esta vez por vender drogas— y unos meses más tarde fue deportado a México.

Los próximos meses son confusos, pero según las cuentas, en 1990, Rosalinda y el cabecilla narco tuvieron a su segundo hijo: Rubén Oseguera González, acusado de conspiración para traficar más de 5 kilogramos de droga a Estados Unidos.

Rubén nació en San Francisco, California. Tiene varios alias entre ellos el Junior, el Rubencito , el Rojo y el más conocido por ser diminutivo del apodo de su padre, el Menchito.

Desde su adolescencia, el presunto sicario actuó como segundo del CJNG, justo debajo de su progenitor. En 2013, las autoridades lo investigaron por estar vinculado en la compra y venta de estupefacientes desde América del Sur a México.

Pero fue hasta un año después que las autoridades mexicanas capturaron al líder del CJNG. Los procesos legales llegaron hasta el penal del Altiplano, donde un juez lo absolvió de los delitos de posesión de armas de fuego, armas de uso exclusivo del Ejército, narcotráfico, entre otros.

Inmediatamente después de su salida, el capo fue detenido por miembros de la Agencia de Investigación Criminal que lo trasladaron al Centro Federal de Readaptación Social No. 2, una prisión de alta seguridad en Jalisco.

Sin embargo, nuevamente un juez concluyó que no había pruebas suficientes contra él.

Por tercera ocasión, en junio de 2015, el Menchito fue capturado por militares mexicanos en el barrio de Lomas de Altamira, en Zapopan, Jalisco. Esta vez se encontraba con Julio Alberto Rodríguez Castillo su cuñado y esposo de Jessica Johanna.

Pese a que Oseguera González intentaba mantener un perfil bajo y se había sometido a una cirugía de nariz para alterar su identidad, el gobierno informó oficialmente sobre su detención.

Como en ocasiones anteriores, el líder fue liberado, pero no por mucho tiempo, ya que el 3 de julio, un tribunal aceptó la solicitud de la PGR para mantener a Oseguera González bajo una detención preventiva de 40 días.

Finalmente el 28 de agosto se emitió una orden de arresto contra Rubén Oseguera y lo acusó de posesión ilegal de armas de fuego y al mismo tiempo la PGR abrió una carpeta de investigación por actuar como segundo al mando del CJNG. Actualmente, el hijo del Mencho se encuentra preso en una cárcel de Estados Unidos.

A diferencia de su hermano, Jessica ha sabido mantenerse en el anonimato y guardar un bajo perfil, luego de que Estados Unidos colocara en la mira sus empresas. Su papel dentro del Cártel Jalisco Nueva Generación estaba relacionado con las finanzas de la célula.

Hace cuatro años, el poder de esta mujer, la colocó como prioridad del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. Jessica, según acusaciones del gobierno de EEUU, utilizaba empresas como el restaurante Mizu Sushi Lounge y la marca Tequila Onze Black para lavar dinero del narcotráfico.

Las Flores Cabañas es una arrendadora de cabañas situadas en Tapalpa, Jalisco. J&P Advertising y JJGON dedicadas a publicidad y el mercado agrícola. Las tres compañías están relacionadas a la red de blanqueo de activos del CJNG.

La captura del Menchito y su participación en la organización criminal, la llevaron al encierro y posteriormente a su condena.

En el organigrama del CJNG existe un miembro que aún no aparece oficialmente: Laisha Michelle Oseguera González, de quien la descripción es poca. Aunque la mayoría de los vástagos de los capos mexicanos más buscados presumen con temeridad de su ostentosa vida en las redes sociales, de Laisha no existe rastro.

Sólo el portal Zeta Tijuana ha dado crédito a la existencia de la hija del Mencho . En su investigación, el medio informó que en el Registro Público de la Propiedad y de Comercio, el nombre de Laisha aparece como propietaria de algunos inmuebles en la ciudad de Tijuana, Baja California.

Con escasos datos sobre la operación de compraventa, la propiedad ubicada en el lote 27, manzana 11 en el fraccionamiento Jardines de Chapultepec, Tijuana, se señaló como parte de los bienes de la hija menor del Mencho.

Las mujeres de la familia Oseguera adquirieron varias residencias en Playas de Tijuana entre 1998 y 2009, algunos de los cuales se encuentran asegurados por la Fiscalía General de la República, detalló Zeta Tijuana.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR