Qué comían los habitantes de Tenochtitlan antes de la llegada de Hernán Cortés

Pozole, tamales y pulque formaban parte de la dieta de los mexicas

La llegada de los españoles a Mesoamérica supuso un cambio en la alimentación de los habitantes de la región (Foto: Juan Palo Zamora / Cuartoscuro)
La llegada de los españoles a Mesoamérica supuso un cambio en la alimentación de los habitantes de la región (Foto: Juan Palo Zamora / Cuartoscuro)

Antes de que los españoles se adentraran en Mesoamérica, las civilizaciones asentadas en el territorio tenían una organización social, económica, política y cultural definida. Sin embargo, de lo que más se sabe es de la vida cotidiana de los habitantes de México-Tenochtitlan, pues existe una gran disponibilidad de información al respecto.

Su dieta estaba basada en frutas y verduras, además de consumir algunos animales de la región. El tlatoani Moctezuma II degustaba sus alimentos sobre un bracero de barro con carbón para mantenerlos calientes, según se narra en las Cartas de Relación y en Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, escritas por Hernán Cortés y Bernal Díaz del Castillo, respectivamente.

El tlatoani Moctezuma II degustaba sus alimentos sobre un bracero de barro con carbón para mantenerlos calientes (Foto: INAH)
El tlatoani Moctezuma II degustaba sus alimentos sobre un bracero de barro con carbón para mantenerlos calientes (Foto: INAH)

De acuerdo con el chef e historiador Rodrigo Llanes Castro, los antiguos nahuas comían tortillas, tamales, chile, hongos, carnes de guajolote, pato y pescado, así como frutas de la zona.

“A través de las fuentes históricas —añadió Rodrigo Llanes— es como se puede indagar en la alimentación de los grupos poblacionales; por ejemplo, durante la Conquista en México la dieta mesoamericana consistía en tortillas, tamales, chile, hongos, hierbas comestibles (como quelites y espirulina), carnes como guajolote, pato y pescado, y frutas como mamey, piña y guanábana”, manifestó el especialista en un coloquio del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Ya instalados en el Valle de México, Hernán Cortés escribió una carta al rey Carlos I de España relatando sus impresiones del mercado de Tlatelolco. En dicho texto, así como en otro de Bernal Díaz del Castillo, se describe a detalle el espacio comercial que estaba lleno de productos variados consecuencia del entramado tributario hacia la ciudad de Tenochtitlan.

El mercado de Tlatelolco era un espacio comercial que estaba lleno de productos variados consecuencia del entramado tributario hacia la ciudad de Tenochtitlan (Foto: UNAM)
El mercado de Tlatelolco era un espacio comercial que estaba lleno de productos variados consecuencia del entramado tributario hacia la ciudad de Tenochtitlan (Foto: UNAM)

”Los españoles narran que era un mercado especializado, es decir, los productos se vendían en ciertas secciones: venta de loza, frutas, verduras, carnes y comida, en esta última se hace referencia al ‘pan de la tierra’ (como se le llamaba a la tortilla y al tamal) con guisos dentro, lo que serían los actuales tacos y quesadillas.

Los españoles enlistaron algunos de los productos que se vendían en Tlatelolco, como los quelites (a los que llaman borrajas por su similitud con hierbas comestibles de Castilla), capulines (que nombran como cerezas de la tierra), espirulina (que se refieren como queso con algas de la laguna) y tunas (de las que dicen: son frutas de temporada de lluvias a las que llaman tuna)”, explicó el investigador.

En cuanto a las bebidas mesoamericanas, el también chef citó a fuentes históricas mencionan como la más importante al cacao o chocolate, preparado con agua y masa de maíz; se condimentaba con chile guajillo y se perfumaba con flores como vainilla, yoloxochitln, tonalxochitl y eloxochitl. Simultáneamente, el agua fresca de frutas o hierbas, aderezada con chía, era el líquido más común.

Los españoles llegaron a Mesoamérica cargados de trigo, manteca y carnes derivadas de vacas, cabras, borregos y puercos (Foto: UNAM)
Los españoles llegaron a Mesoamérica cargados de trigo, manteca y carnes derivadas de vacas, cabras, borregos y puercos (Foto: UNAM)

Por su parte, los peninsulares llegaron al continente cargados de trigo, manteca y carnes derivadas de vacas, cabras, borregos y puercos.

“Al mezclarse ambas dietas surgieron preparaciones, como las tostadas y totopos, creadas a partir de tortillas fritas, así como los tamales que originalmente eran elaborados sin grasa, y que a la llegada de los españoles se les integró manteca, lo que les dio un sabor y textura diferente, además de la posibilidad de ser recalentados varias veces sin que perdieran su consistencia inicial”E

El libro que el divulgador histórico Enrique Ortiz publicó recientemente se habla sobre la vida cotidiana de los mexicas antes de la llegada de Cortés y sus hombres.

De acuerdo con una entrevista con Infobae México, la obra sintetiza los documentos y escritos realizados por frailes españoles e integrantes de la nobleza indígena.

“Trata de algunos aspectos de la vida cotidiana de los mexicas que, en ocasiones, son poco conocidos, por ejemplo, se tocan aspectos como la prostitución, los presagios funestos, la guerra, las guerras floridas, se habla sobre el origen del pozole, los tamales y el pulque y también se describe a la sociedad, sus diferentes estratos sociales y cómo era su composición”, señaló el también conocido como Tlatoani Cuauhtémoc.

SEGUIR LEYENDO: