El ambicioso proyecto que busca integrar una red de banda ancha móvil vía espacial que cubra las zonas más marginadas de México

Solo el 52.1% de las viviendas en el país cuentas con conexión a internet, a pesar de que ya es un derecho fundamental

Mientras muchos estudiantes de todo México reinician sus clases en línea en medio del pandemia, otros niños en áreas rurales remotas se quedaron fuera del programa de educación (Foto: AP)
Mientras muchos estudiantes de todo México reinician sus clases en línea en medio del pandemia, otros niños en áreas rurales remotas se quedaron fuera del programa de educación (Foto: AP)

Las empresas estadounidenses AST SpaceMobile y New Providence Acquisition Corp anunciaron su fusión para consolidar su proyecto de integrar una única red de banda ancha móvil por vía espacial que cubriría zonas remotas de México y Latinoamérica.

La compañía resultante de la fusión tendrá un valor estimado de USD 1,400 millones en acciones y seguirá cotizando en el NASDAQ con el indicador ASTS.

Entre los grandes proyectos de AST & Science se encuentra la construcción de la primera y única red de banda ancha móvil por vía espacial con la posibilidad de llegar a zonas rurales remotas de México, Latinoamérica y también a nivel global. La transacción está prevista para el primer trimestre de 2021.

“Este proyecto supone un gran paso hacia adelante en la igualdad de acceso a internet entre regiones, que mejorará la vida de las personas dado que permitiría que más usuarios se conecten a los flujos mundiales de información, comunicación y servicios”, explicó Abel Avellan, presidente y CEO de AST SpaceMobile.

(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

Agregó que “la plataforma espacial de baja latencia de AST SpaceMobile permitirá a millones de personas en Latinoamérica y otras regiones del mundo acceder a un servicio de banda ancha móvil de alta velocidad en zonas donde antes no había servicio”.

Trabajando directamente con nuestros socios estratégicos, estamos en camino de ejecutar la primera fase de nuestro lanzamiento comercial mientras preparamos el escenario para llevar nuestra&nbsp;<b>red espacial</b>, que está revolucionando las reglas del juego, a la conectividad móvil global

El proyecto constituye todo un reto para Latinoamérica, donde según la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal), el 33% de sus habitantes carecen de conexión a internet, en una época en que la conectividad es clave, más aun con las clases a estudio a distancia y el teletrabajo para prevenir el contagio de coronavirus (COVID-19).

La operación proporcionará hasta USD 462 millones de ingresos brutos, incluyendo 230 millones de New Providence Acquisition Corp. en efectivo que se mantienen en fideicomiso (asumiendo que no haya amortizaciones) y una inversión privada en capital público (PIPE, por sus siglas en inglés) de acciones ordinarias comprometidas de 230 millones a 10,00 dólares por acción, incluidas las inversiones de Rakuten, Vodafone, American Tower, UBS O’Connor y una amplia base de instituciones financieras.

Un país medianamente tecnologizado

El acceso a internet se ha convertido más que una opción tecnológica en una necesidad parecida en casos extremos a una adicción (Foto: Cuartoscuro)
El acceso a internet se ha convertido más que una opción tecnológica en una necesidad parecida en casos extremos a una adicción (Foto: Cuartoscuro)

En una década, las viviendas con Internet en México pasaron de 21.3 en 2010 a 52.1% en 2020. Aunque el crecimiento fue de 144.6%, lo cierto es que sigue siendo un país medianamente tecnologizado que genera una nueva pobreza: la digital.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer los resultados del Censo de Población y Vivienda 2020. La tecnología con más presencia en los 43.9 millones de viviendas que existen en el país es el televisor (91.1%), seguida del teléfono celular (87.5%) y el radio (67.6%). Internet se ubica en cuarta posición.

Si lo comparamos con otros servicios públicos esenciales como la electricidad (99%) o el agua entubada (77.6%), es claro que la presencia de Internet y otras Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) como las computadoras (37.6%), sigue siendo limitada.

Cabe mencionar que, en 2013 se reconoció el acceso a las TIC, la banda ancha e Internet como un derecho fundamental.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: