Por qué Romero Deschamps es uno de los personajes más polémicos de la política mexicana

El Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana aclaró que su ex líder no tiene coronavirus

Carlos Romero Deschamps, senador del PRI, en el Senado de la República (Foto: Diego Simón Sánchez / Cuartoscuro)
Carlos Romero Deschamps, senador del PRI, en el Senado de la República (Foto: Diego Simón Sánchez / Cuartoscuro)

La mañana del martes 30 de junio Carlos Romero Deschamps pasó a robar cámaras pues de acuerdo con distintas versiones que circularon en redes sociales, el ex líder sindical había contraído coronavirus; sin embargo, hubo quienes negaron el contagio y refirieron que el ex militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) sólo está en aislamiento dentro de su domicilio, pero que no ha manifestado el cuadro sintomático relacionado al COVID-19.

De entre todos los funcionarios públicos con una carrera larga en México, Romero Deschamps es uno de los más importantes en la vida económica del país, pues se le reconoce por ser uno de los dirigentes sindicales más longevos y con más poder, porque representó durante 25 años al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM).

Carlos Antonio Romero Deschamps nació el 17 de enero de 1943 en Tampico, Tamaulipas. Su vida política inició cuando a los 18 años cuando se afilió al PRI en 1961, donde inició su carrera como coordinador de campañas en el estado de Tamaulipas.

Carta del STPRM respecto al estado de salud de Carlos Romero Deschamps  (Foto: Cortesía)
Carta del STPRM respecto al estado de salud de Carlos Romero Deschamps (Foto: Cortesía)

Para 1969, a los 26 años ingresó a Petróleos Mexicanos (Pemex), en donde dos años después comenzó actividades dentro del STPRM.

En 1979 consiguió su primera diputación en representación proporcional, es decir, nadie votó por él. Y con este mismo método consiguió una curul en el palacio legislativo de San Lázaro otras dos veces, en 1991 y en 2000. Asimismo, también representó al PRI de manera plurinominal en el Senado de la República dos veces, la primera en 1994 y la segunda en 2012. A este acto, de saltar entre la cámara baja y la cámara alta constantemente se le conoce como “chapulineo”.

Durante ese periodo también estuvo escalando puestos dentro del STPRM, pero su salto más notorio fue cuando asumió la presidencia del sindicato. Este hecho tuvo eco en medios de comunicación, pues se dio en un contexto de tensión entre la paraestatal y el gobierno federal.

Emilio Lozoya Austin, titular de Pemex con Carlos Romero Deschamps (Foto: Saúl López / Cuartoscuro)
Emilio Lozoya Austin, titular de Pemex con Carlos Romero Deschamps (Foto: Saúl López / Cuartoscuro)

Todo inició cuando Joaquín Hernández Galicia “La Quina”, su predecesor en la dirigencia sindical, fue vinculado a un proceso penal durante la administración de Carlos Salinas de Gortari. Es así, como tras un escándalo de corrupción, Romero Deschamps llegó al liderato del sindicato de Pemex.

A lo largo de sus 25 años como líder de uno de los gremios más importantes del país existieron diversos señalamientos de corrupción, desvío de recursos y malas prácticas con los fondos de la organización que representaba.

El más famoso de esos señalamientos ocurrió en el 2000 cuando, ante la llegada de Vicente Fox a la presidencia de México, se reveló que presuntamente el STPRM desvió 1,500 millones de pesos en favor de la campaña del entonces candidato por el PRI Francisco Labastida Ochoa.

Enrique Peña Nieto, Presidente de México, con Carlos Romero Deschamps, secretario general del sindicato de Pemex (Foto: Saúl López / Cuartoscuro)
Enrique Peña Nieto, Presidente de México, con Carlos Romero Deschamps, secretario general del sindicato de Pemex (Foto: Saúl López / Cuartoscuro)

El caso es conocido como Pemexgate y los documentos de la parte acusatoria fueron provistos por el Instituto Federal Electoral (IFE). Para el 2003, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) abrió la investigación en contra del priista; sin embargo, el proceso fue suspendido en 2006 por falta de pruebas. Dicha suspensión fue señalada como parte de una estrategia para apoyar a Felipe Calderón, candidato por el Partido Acción Nacional (PAN) a la presidencia, pero nadie ha podido demostrar esto. Posteriormente, durante el mandato de Calderon Hinojosa, el proceso fue dado por finalizado de manera inapelable en 2011.

En otros casos, a través de redes sociales, numerosos usuarios condenaron la opulencia y los excesos de la familia del líder petrolero. En septiembre de 2012, tan sólo un año después de que se desechara el caso contra Deschamps, se difundieron fotografías de su hija, Paulina Romero, en las que presume viajes en aeronaves particulares, joyas y lujos ostentosos. El año siguiente, José Carlos Romero, hijo de Carlos Romero, recibió un automóvil Ferrari Enzo, con valor de USD 2 millones. Cabe señalar que para obtener dicho modelo, de edición limitada, el comprador debe ser propietario de por lo menos otros dos vehículos Ferrari.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Carlos Romero Deschamps: luego de 26 años de escándalos, vaticinan su salida del sindicato de Pemex

Carlos Romero Deschamps: su familia creó decenas de empresas durante su gestión en el sindicato petrolero

Carlos Romero Deschamps: difieren versiones sobre su estado de salud

MAS NOTICIAS