(Foto: Instagram)
(Foto: Instagram)

La inclusión de un chiste pedófilo en uno de sus shows ha puesto en el ojo del huracán a Ricardo O’Farrill, el primer standupero mexicano que alcanzó fama por sus comicidad planeada y ácida que lo llevó a incursionar en la televisión nacional para TV Azteca y en Netflix con más de un contenido.

El nombre de este comediante se volvió tendencia esta mañana, porque en uno de sus espectáculos hizo un comentario ofensivo hacia un menor de edad. Esta broma rápidamente se volvió viral y provocó que el famoso recibiera cientos de críticas por su humor negro.

Ricardo saltó a la fama en 2011 en plena expansión de las redes sociales, donde se consolidó gracias a sus contenidos en Vine, plataforma que le permitió burlarse de situaciones cotidianas y hasta de su familia.

Su popularidad le ayudó a integrarse a las filas de la televisora del Ajusco y compartir créditos en Comedy Central Presenta con otros standuperos que ahora son muy reconocidos, como Sofía Niño de Rivera y Mau Nieto, quien esta semana también fue atacado por sus chistes machistas.

O'Farrill habló de cómo prepara sus shows (Cortesía: Comedy Central)
O'Farrill habló de cómo prepara sus shows (Cortesía: Comedy Central)

Pero su llegada a Netflix lo ayudó a duplicar su fama. Con los especiales Abrazo Genial y Abrazo Navideño se convirtió en el primer mexicano en llegar a esta plataforma de streaming.

El chiste pedófilo de O’Farrill se volvió viral en un contexto de la violencia generalizada que se vive actualmente en México en contra de los niños y especialmente por el caso de Fátima, una niña de siete años que fue secuestrada, violada y maltratada hasta la muerte en al oriente de la capital del país.

El comediante está consciente que está en una época intolerante a lo políticamente incorrecto, así lo confesó hace unos meses a Infobae México: “Creo que este diálogo, esta era de ofenderte en un inicio a mí me molestó mucho y me afectó mucho. Ahora lo veo como un buen reto para hacer comedia, lo veo como una buena manera de explorar otras formas de crear argumentos para hacer al público reír”.

En aquella ocasión, O’Farrill reiteró que si alguien quiere tocar algún tema polémico, debe entender que hay limitantes con el público y también para él mismo como comediante.

“Tienes que saber hasta dónde estás siendo inteligente con ese argumento, hasta dónde estás siendo chistoso y hasta dónde es estar simplemente ofendiendo, lo cual ya no está cool”, añadió.

Al standupero no le gusta que interrumpan sus chistes (Foto: Cortesía Comedy Central)
Al standupero no le gusta que interrumpan sus chistes (Foto: Cortesía Comedy Central)

Al cuestionarle sobre los temas que jamás abordaría, el standupero dijo: “Puedes decir que hay un tema del que nunca harías un chiste y de repente estar haciéndolo o puedes decir que harás un chiste de ese tema y luego ya no te de risa. Lo que dice uno de mis comediantes favoritos, Doug Stanhope, es que tú como público si estabas sentando en el show y te reíste de los chistes de síndrome de down, te reíste del chiste sobre sida, pero tocaron el chiste sobre el judaísmo y ahí te ofendiste, porque eres judío, el que está mal eres tú porque te reíste de los temas que no te afectaban directamente. Esa es la parte que como público tienes que entender al entrar un show de comedia”.

Sobre la forma de hacer comedia en México, Ricardo O’Farrill evidenció la forma rudimentaria en la que aún se trabaja en el país en este sector del entretenimiento.

“Hace falta tomarse la comedia más en serio. En Estados Unidos es una industria, en Inglaterra es una industria, la gente se lo toma como un trabajo. Lamentablemente para mucha gente aquí el stand up sigue siendo como de voy a ir a un bar, me voy a tomar una chela (cerveza), me voy a subir al escenario y a ver qué pasa”, comentó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA