Las mujeres han sido invisibles en el mundo de los narcos (Fotoarte: Jovani Silva/Infobae)
Las mujeres han sido invisibles en el mundo de los narcos (Fotoarte: Jovani Silva/Infobae)

¿Quiénes faltan en esas historias? Las mujeres. Sobre los narcos mexicanos de la droga se ha escrito mucho, pero no tanto sobre sus amantes o esposas a las que enamoran, les sirven de decoración, de apoyo logístico, a las que usan y tiran a su antojo.

Las esposas de los líderes del narco en México (Gráfico: Jovani Silva/Infobae)
Las esposas de los líderes del narco en México (Gráfico: Jovani Silva/Infobae)

Entre las mujeres de este mundo criminal hay de todo. Las que, se dice que ellas controlaron el tráfico mundial, son de peso o se hicieron grandes con el negocio de su pareja, como Clara Elena Laborín Archuleta, quien fue esposa de Héctor Beltrán Leyva (1965-2018), fundador del cártel con el mismo nombre.

“La Señora” fue considerada por el gobierno mexicano como una de las responsables de la violencia en el puerto guerrerense de Acapulco. De acuerdo con las investigaciones, financió células criminales para disputar el control de la zona al cártel Independiente de Acapulco.

En abril de 2010 fue secuestrada en Hermosillo por miembros del Cártel de Sinaloa, rivales de los Beltrán Leyva. Una semana después fue liberada por sus captores. Según consignaron los medios locales, apareció frente a la Universidad de Sonora atada de pies y manos y con un mensaje dirigido a la organización criminal de su marido.

Laborín Archuleta tenía propiedades en Sonora, Estado de México, y Guerrero. En 2005, la fiscalía le aseguró una casa en el exclusivo fraccionamiento La Herradura, en el municipio de Huixquilucan.

En 2016 fue detenida por la Policía Federal. Las autoridades del Departamento del Tesoro de Estados Unidos la señalaron como parte de la red de lavado de dinero del cártel de los Beltrán Leyva y desde 2009 le congelaron sus activos en territorio estadunidense. La lideresa tiene 56 años y en los 90 ganó un certamen de la belleza Señorita Sonora, de donde es originaria.

Clara Elena Laborín trabajó para el Cártel de los Beltrán Leyva (Foto: Especial)
Clara Elena Laborín trabajó para el Cártel de los Beltrán Leyva (Foto: Especial)

Las hay consagradas, tipo Sonia Barragán Pérez, última esposa de Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos” (1956-1997) jefe del Cártel de Juárez, y quien desde 2005 tiene una orden de aprehensión en su contra por presuntas operaciones de procedencia ilícita del llamado maxiproceso emprendido en el sexenio de Ernesto Zedillo contra dicho grupo criminal.

“El Señor de los Cielos" murió en julio de 1997 tras someterse a una complicada operación para modificar su rostro. Nunca se supo si su fallecimiento fue provacado por miembros de un cártel rival —la leyenda duda que realmente se produjera—, pero los doctores que lo operaron fueron asesinados cuatro meses después.

María Guadalupe Gastélum Payán, consorte de Juan José Esparragoza, “El Azul” (1949-2014), fundador del Cártel de Sinaloa, ha sido requerida en diversas ocasiones por autoridades hacendarias que investigan lavado de dinero. Otros de sus familiares también se encuentran boletinados en la lista negra de la Oficina de Control de Activos Extranjeros.

De Esparragoza Moreno se supo que en junio de 2014, por versión del semanario Río Doce, que habría muerto en un hospital de Zapopan, Jalisco, tras sufrir un accidente. Ni la familia ni autoridades han confirmado el deceso.

Julio César Chávez Jr. y su esposa Frida Muñoz, viuda de Édgar Guzmán López (Foto: Instagram/jcchavezjr)
Julio César Chávez Jr. y su esposa Frida Muñoz, viuda de Édgar Guzmán López (Foto: Instagram/jcchavezjr)

Pero la mayoría son aves de paso. Unas, víctimas, otras ambiciosas, algunas prendadas en verdad de sus hombres. De ellas se conoce poco.

A doce años del asesinato de Édgar Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, el estigma y la sospecha de la autoridad federal todavía persiguen a Frida Muñoz Román, quien procreó una hija con Édgar.

Muñoz Román enviudó muy joven luego de que mayo de 2008 fuera asesinado su esposo, Guzmán López, en el estacionamiento de un centro comercial en Culiacán.

El proceso de desasosiego se alargó hasta 2015, con la fuga de “El Chapo", pues la Unidad de Inteligencia Financiera ordenó el aseguramiento de las cuentas bancarias de la nieta y ex nuera del capo mexicano, que había escapado dos veces de prisiones federales, por considerar que pudieran prestarle ayuda.

Tres años después, un juez otorgó la protección de la justicia a favor de Frida y su hija y les regresó sus cuentas bancarias.

La mujer reanudó su vida al casarse con el boxeador, Julio César Chévez Jr.

La ex modelo mexicana Laura Elena Zúñiga Huízar cambió su banda de reina de belleza de Sinaloa por la prisión. En diciembre de 2008, la policía de Jalisco detuvo en el municipio de Zapopan a Zúñiga Huízar, en ese entonces de 23 años, y a los siete hombres que la acompañaban abordo de dos camionetas.

En una fotografía distribuida por la policía de Jalisco, Laura aparece cabizbaja y despeinada, con las manos esposadas por delante, flanqueada por sus compinches y ante una mesa donde se distinguían rifles R-15, tres pistolas, nueve cargadores, más de 600 cartuchos de diferentes calibres. Cuando la policía le preguntó a dónde se dirigía con tremendo equipaje, Laura contestó: “A Bolivia y Colombia, de compras...".

En 2008, la modelo había sido coronada en un certamen de belleza y en noviembre viajó a Bolivia donde ganó el galardón de Reina Hispanoamericana.

Laura Elena Zúñiga Huízar fue vinculada con Ángel Orlando García Urquiza, lugarteniente del Cártel de Juárez.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: