Las escandalosas sentencias a los cuñados de “El Mencho”: entre 5 y 6 años por operar para el cártel más peligroso del mundo

Los operadores del Cártel Jalisco Nueva Generación se encuentran recluidos en el penal de Puente Grande

Arnulfo González Valencia fue condenado a 5 años de prisión (Foto: PGR)
Arnulfo González Valencia fue condenado a 5 años de prisión (Foto: PGR)

Arnulfo y Ulises González Valencia, líderes del clan de Los Cuinis, brazo financiero del Cártel Jalisco Nueva Generación, fueron condenados a 5 y 6 años de prisión, respectivamente.

Los sentenciados se encuentran recluidos en el penal de Puente Grande, en Jalisco, donde pagarán por el delito contra la salud, en la modalidad de posesión con fines de comercio de cocaína y metanfetamina.

A Ulises González se le imputa también el delito por posesión de armas de fuego de uso y de cargadores para arma de fuego de uso exclusivo del Ejército.

Los narcos fueron detenidos en 2018 durante un cateo de la Fiscalía General de la República, la Policía Federal y el Ejército, en Zapopan, Jalisco. Durante la captura se les incautó equipos celulares, relojes, joyas, monedas, y dinero en efectivo, así como armas de fuego, cargadores y cartuchos.

El grupo criminal de Los Cuinis inició bajo el liderazgo de Abigael González Valencia, “El Cuini”, quien en 2015 fue detenido en Puerto Vallarta. Desde entonces se encuentra en la cárcel. Estados Unidos exigió su extradición a su nación, pero aún permanece en el Penal del Altiplano.

Abigael, Arnulfo y Ulises son cuñados de Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho” y hermanos de Rosalinda González Valencia, esposa del cabecilla narco.

La unión familiar entre Los Cuinis y el CJNG

Naranjo de Chila es un pueblo polvoriento al sureste de Michoacán. Fue aquí donde el 17 de julio de 1966 nació Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, uno de los seis hermanos de una familia de productores de aguacate.

Los herederos del Cártel Jalisco Nueva Generación según un organigrama realizado con base a los narcos capturados de dicha organización criminal (Grafico: Jovani Silva/Infobae)
Los herederos del Cártel Jalisco Nueva Generación según un organigrama realizado con base a los narcos capturados de dicha organización criminal (Grafico: Jovani Silva/Infobae)

Para ayudar a ganar dinero a su familia en dificultades, el joven Nemesio abandonó la escuela en quinto grado de primaria y comenzó a trabajar en el campo.

Sin embargo, debió haber soñado con algo más que aguacates, porque en pocos años empacó y se mudó al norte de California, Estados Unidos.

Para 1986 vivía en el área de la Bahía, donde fue arrestado por la policía de San Francisco por robo y posesión de arma cargada. Una foto de reserva del incidente muestra al Mencho, de 19 años, con una sudadera con capucha y con acné en la cara. Dos meses después, nació su primer hija: Jessica Johanna Oseguera, de 33 años.

Antes de ese momento, el actual líder del Cártel Jalisco Nueva Generación se había graduado en la labor de proteger los cultivos de marihuana.

Los plantíos que cuidaba “El Mencho” pertenecían a Manuel Salcido Uzeta, “El Cochiloco”, un viejo líder del extinto Cártel de Guadalajara, y por quien conoció a los cabecillas de la organización de “Los Cuinis”.

La relación de Nemesio con los líderes de dicha célula criminal fue tan estrecha, que comenzó con un amorío con Rosalinda González Valencia, operadora financiera de “Los Cuinis”.

Tres años después del nacimiento de su primogénita, Mencho viajó a San Francisco, donde fue arrestado nuevamente —esta vez por vender drogas— y unos meses más tarde fue deportado a México.

Los próximos meses son confusos, pero según las cuentas, en 1990, Rosalinda y el cabecilla narco tuvieron a su segundo hijo, Rubén Oseguera González, de 29, acusado de conspiración para traficar más de 5 kilogramos de droga a Estados Unidos.

Además del matrimonio, otras personas participaron en las actividades de corrupción. Se trata de los hermanos Erika González Valencia y Ulises Jovani González que han ayudado a sobornar a funcionarios del gobierno en nombre de la célula delictiva. También lavan dinero para promover las actividades internacionales del narcotráfico. Víctor Francisco Beltrán, un abogado con sede en Guadalajara facilita las actividades de corrupción.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS:

TE PUEDE INTERESAR