El joven le envió un mensaje a su novia, como cada noche, para avisarle que se dirigía hacia la casa de sus tíos (Foto: captura de pantalla)
El joven le envió un mensaje a su novia, como cada noche, para avisarle que se dirigía hacia la casa de sus tíos (Foto: captura de pantalla)

La procuradora de Ciudad de México informó esta mañana que el cuerpo de Norberto Ronquillo, el estudiante que fue secuestrado el martes al salir de la universidad, se encontraba en un estado avanzado de descomposición. 

"Al parecer lo mataron esa misma noche", dijo la procuradora Ernestina Godoy. 

El caso ha conmocionado a toda la capital, sobre todo porque el joven estudiante fue asesinado a pesar de que sus familiares pagaron el rescate.

Poco antes de que hoy amaneciera, las autoridades encontraron el cadáver del universitario en un paraje remoto de la alcaldía Xochimilco, al sur de Ciudad de México.

La pareja del joven de 22 años también ha promovido su búsqueda a través de redes sociales con el hashtag “#NosFaltaNorberto” (Foto: Twitter)
La pareja del joven de 22 años también ha promovido su búsqueda a través de redes sociales con el hashtag “#NosFaltaNorberto” (Foto: Twitter)

Las autoridades de la capital, tanto de la SSC como la PJGCDMX, no quisieron dar mayores detalles acerca el caso; ambas aseguraron que están trabajando sobre varias líneas de investigación que no pueden comprometer.

Lo que se sabe es que Norberto Ronquillo, estudiante de mercadotecncia, abandonó las instalaciones de la Universidad del Pedregal a las 21:30 horas del martes. La última imagen que se tiene de él es cuando conduce su coche para salir del plantel. 

También se sabe que la última persona con la que se puso en contacto fue su novia, a quien mandó un mensaje de whatsapp antes de encaminarse a la casa de sus tíos, con quienes vivía desde que llegó a la capital mexicana para estudiar la carrera.

Norberto era originario de la ciudad de Meoqui, en el estado de Chihuahua. Por eso se hospedaba en la casa de sus tíos, ubicada a 15 minutos del plantel escolar.

Las autoridades académicas y sus compañeros de clases decidieron suspender la toma de la fotografía generacional hasta que aparezca el joven. (Foto: Facebook)
Las autoridades académicas y sus compañeros de clases decidieron suspender la toma de la fotografía generacional hasta que aparezca el joven. (Foto: Facebook)

Nueve minutos después de que abandonó las instalaciones, a las 21:41, su tío recibió la primera llamada de los secuestradores. No se escuchó más que un sonido distorsionado. 

Un segundo intento hizo vibrar de nuevo el celular del tío. "¿Por qué cuelgas puto?", dijo la voz al otro del teléfono. El tío colgó de inmediato. 

La tercera llamada la recibió la tía. "Junta dinero, empieza a juntar dinero pendeja", le dijo la voz a la mujer.

Al fondo, según relató ella misma en su declaración, se escuchaba la voz de su sobrino: "Ayúdame tía". Pero aseguró que eso fue lo único que alcanzó a entender.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

El tío y el primo de Norberto acudieron de inmediato a las oficinas de la Fiscalía Anti Secuestro (FAS), mientras que la mujer seguía negociando con los secuestradores. Primero pidieron 5 millones, pero poco a poco fueron reduciendo el monto.

La señora llamó a su esposo e hijo mientras estaban levantando la denuncia. Les dijo que ya había llegado a un acuerdo y que cancelaran toda ayuda con las autoridades.

Osvaldo, primo de Norberto, fue el que tomó el lugar del interlocutor para hablar con el secuestrador, quien le dio distintas indicaciones para llevar el monto acordado.

La cita fue a las 3:00 de la mañana en un lavado de autos ubicado sobre Calzada de las Bombas. El delincuente le ordenó lanzar el bolso con el dinero detrás de la reja del mencionado negocio.

El autolavado donde los captores acordaron recoger el pago (Foto: Captura)
El autolavado donde los captores acordaron recoger el pago (Foto: Captura)

Osvaldo hizo caso y se fue al punto donde le dijeron que iba encontrar a su primo. Manejó hasta Canal de Chalco y se estacionó en un lugar solitario. Pasaron las 4, las 5, las 6 y Norberto nunca llegó.

Después del amanecer, a las 7:00 de la mañana, Osvaldo regresó a su casa convencido de que los secuestradores no habían cumplido con su parte del trato. Nunca volvieron a llamar. 

La crónica de hechos quedó asentada en los expediente de la FAS, que aún no ha dado detalles sobre los responsables.

La pista más sólida hasta el momento es el GPS del celular de Norberto.