La disculpa de un padre a los niños que murieron calcinados en Iztapalapa

Los menores fueron sepultados el domingo (Foto: Cuartoscuro)
Los menores fueron sepultados el domingo (Foto: Cuartoscuro)

En medio del dolor durante el velorio de los siete niños que fallecieron el viernes durante el incendio de su casa en la alcaldía de Iztapalapa en la capital mexicana, un hombre llamó la atención de todos los asistentes.

Se trataba de un hombre moreno vestido con una chamarra azul que cuando se acercó a los ataúdes intentó abrir uno, pero la gente se lo impidió. "Perdón, ya no llegué" fueron sus únicas palabras, después se retiró tranquilamente y se recargo en una columnas del patio de una casa donde se realizaban los funerales.

Posteriormente, personas que llegaron con el colocaron arreglos de flores encima de los ataúdes de los menores, que tenían entre 2 y 13 años.

De la casa donde vivían quedaron sólo cenizas (Foto: Cuartoscuro)
De la casa donde vivían quedaron sólo cenizas (Foto: Cuartoscuro)

El misterioso hombre fue identificado por los asistentes como el padre de algunos de los siete niños que habían fallecido, publicó el diario mexicano El Universal. De los menores, cinco eran hermanos y otros dos eran sus primos.

La muerte de los niños conmocionó a la capital ya que vivían en una casa de madera y cartón que se consumió por completo y a pesar de haber estado acompañados de tres adultos al momento del incendio, sólo los menores perdieron la vida.

Sus nombres eran Diego, de 2 años; Adriana, de 6; Cruz Hidalgo, de 13; Marlene, de 9; Miguel Ángel, de 13 años; Jimena, de cuatro, y Óscar, de 2 años.

Los pequeños fueron velados en el patio de una casa (Video: Cortesía)

Después del incendio, los vecinos se lamentaron ante medios de comunicación de las condiciones precarias en las que vivían los menores, que generalmente eran invitados por ellos a comer algo, ante la falta de seguridad de que tenían una alimentación adecuada.

Algunos acusaron a los padres de consumir drogas y a la abuela, de nombre Virginia, quien vive a unas casas, de no ocuparse de ellos a pesar de que saber la situación en la que estaban pues a menudo se les veían sin asear y con la misma ropa.

Otros más acusaron que los pequeños eran víctimas de explotación sexual, principalmente las niñas.

Nadie lloraba, pero todos los vecinos sintieron la pérdida de los menores (Foto: Cuartoscuro)
Nadie lloraba, pero todos los vecinos sintieron la pérdida de los menores (Foto: Cuartoscuro)

La madre de los cinco hermanos, llamada Elizabeth, contemplaba los ataúdes con los ojos llorosos, según las crónicas.

José Antonio Escobar, titular de la Fiscalía Desconcentrada de Investigación en Iztapalapa, confirmó a los medios de comunicación que ni el padre ni la madre se encontraban en la vivienda el día que ocurrió el accidente, el pasado 28 de diciembre.

En su dictamen pericial, la Fiscalía concluyó que la causa del incendio se debió a una propagación descontrolada de fuego en objetos combustibles.

"Luego de que peritos especialistas en incendios y explosivos trabajaron en el lugar de los hechos, se estableció que se aplicó fuego directo a algún material flamable, por lo que se expandieron las llamas", señaló la dependencia.

 MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Los siete ataúdes de los niños calcinados en Iztapalapa que llenaron de tristeza a Ciudad de México