El derretimiento de los glaciares está destruyendo un importante archivo de datos climáticos

Un estudio de Nature planteó que el glaciar Corbassière, en Suiza, ya no puede servir como fuente de información debido al acelerado deshielo ocasionado por el calentamiento global. El hallazgo alertó sobre el riesgo de no recuperar los relevamientos del pasado

Compartir
Compartir articulo
El deshielo de glaciares demuestra cambios significativos en las concentraciones de sustancias químicas, afectando la fiabilidad de estos como archivos climáticos (Imagen Ilustrativa Infobae)
El deshielo de glaciares demuestra cambios significativos en las concentraciones de sustancias químicas, afectando la fiabilidad de estos como archivos climáticos (Imagen Ilustrativa Infobae)

En el marco de la iniciativa Ice Memory, investigadores del Instituto Paul Scherrer (PSI), junto con colegas de la Universidad de Friburgo y de la Universidad Ca’ Foscari de Venecia, así como del Instituto de Ciencias Polares del Consejo Nacional de Investigación (CNR) italiano, analizaron el hielo Núcleos perforados en 2018 y 2020 en el glaciar Corbassière en Grand Combin, en el cantón de Valais. Ahora, una comparación de los dos conjuntos de núcleos de hielo, que acaba de ser publicada en Nature Geoscience, muestra que el calentamiento global ha hecho que al menos este glaciar sea inutilizable como archivo climático.

Del glaciar Corbassière, en el macizo del Grand Combin, ya no se puede obtener información fiable sobre el clima y la contaminación del aire en el pasado, porque el deshielo avanza más rápidamente de lo que se suponía. Esta conclusión fue alcanzada por investigadores dirigidos por profesionales del Laboratorio de Química Ambiental de PSI, cuando compararon las firmas de partículas atrapadas en las capas anuales del hielo.

Los glaciares son invaluables para la investigación climática. En su hielo se conservan las condiciones y la composición atmosférica de épocas pasadas. Por lo tanto, pueden servir de forma muy parecida a los anillos de los árboles y los sedimentos oceánicos, como el llamado archivo climático para la investigación.

Normalmente, la cantidad de sustancias en el hielo fluctúa según las estaciones. Compuestos como el amonio, el nitrato y el sulfato provienen del aire y se depositan en el glaciar a través de las nevadas; las concentraciones son altas en verano y bajas en invierno, porque pueden elevarse menores cantidades de aire contaminado desde el valle cuando el aire está frío.

Los expertos buscan preservar núcleos de hielo antes de que el cambio climático borre información vital sobre la historia climática de la Tierra (Getty)
Los expertos buscan preservar núcleos de hielo antes de que el cambio climático borre información vital sobre la historia climática de la Tierra (Getty)

El núcleo de hielo de 2018, que fue perforado durante un estudio preliminar desde profundidades de hasta 14 metros y que contiene depósitos que datan de 2011, muestra estas fluctuaciones como se esperaba. Pero el de 2020, que fue excavado hasta 18 metros, muestra esas fluctuaciones solo para las tres o cuatro capas anuales superiores. A mayor profundidad en el hielo, es decir, más en el pasado, la curva que indica la concentración de sustancias traza se vuelve notablemente más plana y la cantidad total es menor.

El deshielo lava los datos

Su explicación para la discrepancia observada entre 2018 y 2020 fue que el derretimiento del glaciar debió ser tan fuerte que una cantidad especialmente grande de agua de la superficie penetró en él y transportó las trazas de sustancias que contenía a las profundidades. Pero aparentemente el agua no se volvió a congelar, concentrando los compuestos, sino que se escurrió y literalmente las lavó. Por supuesto, eso distorsiona las firmas de las inclusiones en capas. El archivo climático está destruido. Es como si alguien irrumpiera en una biblioteca y no sólo estropeara todos los estantes y libros, sino que también robara muchos de ellos y mezclara las palabras individuales de los restantes, haciendo imposible reconstruir los textos originales.

Los investigadores examinaron los datos meteorológicos de 2018 a 2020. Dado que no hay una estación en la cima del Grand Combin, mezclaron datos de las estaciones circundantes y los extrapolaron para el área de estudio en la montaña. Según este cálculo, en el glaciar hacía calor, de acuerdo con la tendencia climática general, pero estos años no fueron casos atípicos extremos.

De esto los científicos concluyeron que no hubo un desencadenante único para este fuerte derretimiento, sino que fue el resultado de muchos años cálidos en el pasado reciente.

A la derecha de la foto se puede observar el campamento de perforación de la expedición Ice Memory 2020 (Europa Press)
A la derecha de la foto se puede observar el campamento de perforación de la expedición Ice Memory 2020 (Europa Press)

La conclusión es que el ejemplo del Grand Combin muestra que el derretimiento de los glaciares avanza de forma más dinámica de lo que los expertos habían supuesto. Desde hace mucho tiempo está claro que las lenguas de los glaciares están retrocediendo. Pero los especialistas no imaginaban que las zonas que alimentan los glaciares alpinos también se verían tan gravemente afectadas, es decir, su parte más alta, donde se forma el reabastecimiento de hielo

El núcleo de hielo del Grand Combin debería ser una de las 20 muestras clave de glaciares que se siguen en el mundo para tomar nota del estudio general de esas superficies. Se teme que lo que ocurrió con él sea también el caso de otros glaciares de todo el mundo que aún no han sido muestreados como parte de Ice Memory. En los Alpes, además del glaciar Col du Dôme en el Mont Blanc a 4.250 metros, donde el equipo del proyecto perforó por primera vez en 2016, en la frontera entre Italia y Suiza solo se encuentra el Colle Gnifetti, que es aún más alto con 4.450 metros y, por lo tanto, más frío que el Glaciar Gran Combinado. Allí, el equipo de PSI, junto con los socios de Ice Memory Foundation, pudieron obtener al año siguiente un núcleo de hielo con la firma aún intacta.

Ya se han obtenido núcleos de Illimani en los Andes bolivianos, de Belukha en el Altai ruso y de Elbrus en el Cáucaso. El año pasado también hubo expediciones a Spitsbergen y al Col del Lys en Italia; sus análisis aún están pendientes. Una expedición al Kilimanjaro, que tiene la única masa de hielo importante de África, fracasó el año pasado debido a cuestiones políticas y administrativas.

El proyecto es una carrera contra el tiempo. De ninguna manera está garantizado que tenga éxito. Cada año es más probable que se produzcan reveses como los del Grand Combin.

* Margit Schwikowski es jefa del Laboratorio de Química Ambiental de Instituto Paul Scherrer de Friburgo en Suiza. La información contenida en este artículo periodístico se desprende de la investigación denominada “Archivos de glaciares de gran altitud perdidos debido al derretimiento relacionado con el cambio climático”, publicada en Nature, de la que también son autores: Carla Jennifer Huber, Anja Eichler, Enrico Mattea, S. Brütsch, J. Gabrieli, Theo Jenk y Carlo Barbante.