25 fotos de la batalla entre ambientalistas y la policía en una aldea abandonada de Alemania

Los oficiales comenzaron a desalojar a los activistas climáticos que ocupan Luetzerath para evitar que sea demolida en la ampliación del yacimiento de lignito a cielo abierto

Guardar

Nuevo

Los activistas se manifiestan durante una protesta sentada contra la expansión de la mina de lignito a cielo abierto Garzweiler de la empresa de servicios públicos alemana RWE, en Luetzerath (REUTERS/Thilo Schmuelgen)
Los activistas se manifiestan durante una protesta sentada contra la expansión de la mina de lignito a cielo abierto Garzweiler de la empresa de servicios públicos alemana RWE, en Luetzerath (REUTERS/Thilo Schmuelgen)

La policía siguió adelante el jueves con el desalojo de una aldea abandonada en el oeste de Alemania, donde los activistas han prometido quedarse para evitar que sea demolida en la ampliación de una mina de carbón.

Oficiales de policía se llevan a un hombre en la aldea Luetzerath (Foto AP/Michael Probst)
Oficiales de policía se llevan a un hombre en la aldea Luetzerath (Foto AP/Michael Probst)

Las autoridades reanudaron la tarea tras trabajar durante la noche para bajar a varios activistas del tejado de un almacén agrícola abandonado en Luetzerath y sacar a otro de los restos de un auto.

Los agentes de policía detienen a un activista durante una protesta sentada contra la expansión de la mina de lignito (REUTERS/Thilo Schmuelgen)
Los agentes de policía detienen a un activista durante una protesta sentada contra la expansión de la mina de lignito (REUTERS/Thilo Schmuelgen)

Más de 200 ecologistas han abandonado ya el lugar de forma voluntaria, indicó a la televisora ZDF el jefe de policía de Aachen Dirk Weinspach, cuya fuerza está al mando de la operación.

Algunos activistas leían libros o tocaban el acordeón encaramados a unos 3 metros de altura sobre trípodes. (REUTERS/Wolfgang Rattay)
Algunos activistas leían libros o tocaban el acordeón encaramados a unos 3 metros de altura sobre trípodes. (REUTERS/Wolfgang Rattay)

El desalojo de los almacenes debería terminar el jueves y después la policía se centrará en varias cabañas en árboles construidas por los manifestantes y en las casas que quedan en la población, añadió. “Esto irá paso a paso y con gran calma y prudencia”, dijo Weinspach.

Decenas de activistas permanecen acampados en el pueblo, algunos en casas en los árboles, mientras la policía retira lentamente más barricadas cerca de la entrada. (AP Photo/Michael Probst)
Decenas de activistas permanecen acampados en el pueblo, algunos en casas en los árboles, mientras la policía retira lentamente más barricadas cerca de la entrada. (AP Photo/Michael Probst)

La operación para expulsar a los activistas climáticos atrincherados en Luetzerath comenzó el jueves por la mañana, cuando se arrojaron algunas piedras, petardos y otros objetos a los agentes que se aproximaban, aunque sin incidentes violentos graves. La mayoría de la protesta fue pacífica.

Luetzerath se ha convertido en un punto álgido del debate sobre los esfuerzos climáticos del país.  (AP/Michael Probst)
Luetzerath se ha convertido en un punto álgido del debate sobre los esfuerzos climáticos del país. (AP/Michael Probst)

Luetzerath se ha convertido en el centro de un debate sobre los esfuerzos climáticos en Alemania.

El desalojo de los almacenes debería terminar el jueves y después la policía se centrará en varias cabañas en árboles construidas por los manifestantes y en las casas que quedan en la población (REUTERS/Thilo Schmuelgen)
El desalojo de los almacenes debería terminar el jueves y después la policía se centrará en varias cabañas en árboles construidas por los manifestantes y en las casas que quedan en la población (REUTERS/Thilo Schmuelgen)

Los ambientalistas sostienen que demoler la localidad para ampliar la cercana mina de Garzweiler provocaría enormes emisiones de gases de efecto invernadero.

La operación para expulsar a los activistas climáticos atrincherados en Luetzerath comenzó el jueves por la mañana, cuando se arrojaron algunas piedras, petardos y otros objetos a los agentes que se aproximaban, aunque sin incidentes violentos graves. (REUTERS/Wolfgang Rattay)
La operación para expulsar a los activistas climáticos atrincherados en Luetzerath comenzó el jueves por la mañana, cuando se arrojaron algunas piedras, petardos y otros objetos a los agentes que se aproximaban, aunque sin incidentes violentos graves. (REUTERS/Wolfgang Rattay)

El gobierno y la compañía eléctrica RWE afirman que el carbón es necesario para garantizar la seguridad energética de Alemania. La empresa de servicios públicos RWE llegó a un acuerdo con el gobierno regional el año pasado que permite destruir el pueblo a cambio de poner fin al uso del carbón para 2030, en lugar de 2038. El último residente del pueblo se marchó en 2022 tras ser obligado a vender a RWE.

Agentes de policía frente a un activista climático en el pueblo de Luetzerath, cerca de Erkelenz, Alemania, miércoles 11 de enero de 2023. (AP Photo/Michael Probst)
Agentes de policía frente a un activista climático en el pueblo de Luetzerath, cerca de Erkelenz, Alemania, miércoles 11 de enero de 2023. (AP Photo/Michael Probst)

Algunos manifestantes denunciaron un uso excesivo de la fuerza por parte de la policía y otros dijeron que la escala del despliegue policial, con agentes traídos de todo el país y cañones de agua en reserva, era una escalada no justificada por la protesta pacífica.

Una activista es retirada del lugar en un carrito (REUTERS/Wolfgang Rattay)
Una activista es retirada del lugar en un carrito (REUTERS/Wolfgang Rattay)

Debates sobre hasta dónde puede llegar la desobediencia civil han tenido lugar en Alemania y otros países en los últimos meses, en medio de una oleada de bloqueos de carreteras y otras acciones impactantes de manifestantes que exigen medidas más duras para combatir el cambio climático.

La mayoría de la protesta de los activistas fue pacífica. (REUTERS/Christian Mang)
La mayoría de la protesta de los activistas fue pacífica. (REUTERS/Christian Mang)

El martes, los manifestantes se negaron a acatar una sentencia judicial que les prohibía el acceso a la zona. Algunos cavaron zanjas, construyeron barricadas y se encaramaron a trípodes gigantes para impedir que las pesadas máquinas llegaran al pueblo, antes de que la policía los hiciera retroceder por la fuerza.

Algunos cavaron zanjas, construyeron barricadas y se encaramaron a trípodes gigantes para impedir que las pesadas máquinas demoledoras llegaran al pueblo (REUTERS/Wolfgang Rattay)
Algunos cavaron zanjas, construyeron barricadas y se encaramaron a trípodes gigantes para impedir que las pesadas máquinas demoledoras llegaran al pueblo (REUTERS/Wolfgang Rattay)

Pero algunos activistas afirman que, en última instancia, la ley está de su parte, citando una sentencia del Tribunal Supremo de 2021 que obligó al Gobierno a redoblar sus esfuerzos para reducir las emisiones. También señalan el carácter jurídicamente vinculante de los compromisos de Alemania en virtud del Acuerdo climático de París.

Un manifestante es retirado por el lugar. (REUTERS/Thilo Schmuelgen)
Un manifestante es retirado por el lugar. (REUTERS/Thilo Schmuelgen)

Los gobiernos regional y nacional, que en ambos casos incluyen al Partido Verde, alcanzaron un acuerdo con RWE el año pasado para permitir la destrucción del poblado abandonado a cambio de poner fin al empleo de carbón para 2030 en lugar de 2038.

La policía dijo que existía preocupación por la posibilidad de que se produjeran problemas, ya que en los últimos días se habían reunido en el lugar manifestantes potencialmente violentos procedentes de toda Europa. Sin embargo, no hubo incidentes violentos graves.  (AP Photo/Michael Probst)
La policía dijo que existía preocupación por la posibilidad de que se produjeran problemas, ya que en los últimos días se habían reunido en el lugar manifestantes potencialmente violentos procedentes de toda Europa. Sin embargo, no hubo incidentes violentos graves. (AP Photo/Michael Probst)
Los agentes de policía se paran frente a una figura que representa al ex primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, durante la protesta en Luetzerath (REUTERS/Wolfgang Rattay)
Los agentes de policía se paran frente a una figura que representa al ex primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, durante la protesta en Luetzerath (REUTERS/Wolfgang Rattay)
Un activista climático sostiene una bengala desde una ventana en la aldea Luetzerat (AP Photo/Michael Probst)
Un activista climático sostiene una bengala desde una ventana en la aldea Luetzerat (AP Photo/Michael Probst)

Los estudios indican que podrían extraerse unos 110 millones de toneladas métricas de carbón del subsuelo de Luetzerath.

Algunos activistas afirman que, en última instancia, la ley está de su parte, citando una sentencia del Tribunal Supremo de 2021 que obligó al Gobierno a redoblar sus esfuerzos para reducir las emisiones. (Oliver Berg/dpa via AP)
Algunos activistas afirman que, en última instancia, la ley está de su parte, citando una sentencia del Tribunal Supremo de 2021 que obligó al Gobierno a redoblar sus esfuerzos para reducir las emisiones. (Oliver Berg/dpa via AP)

Los críticos replican que quemar tanto carbón haría mucho más difícil para Alemania, y para el mundo, limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados como se acordó en el acuerdo climático de París de 2015.

Un automóvil destruido se encuentra en una pequeña carretera en el pueblo de Luetzerath (AP Photo/Michael Probst)
Un automóvil destruido se encuentra en una pequeña carretera en el pueblo de Luetzerath (AP Photo/Michael Probst)

Luetzerath “es ahora el lugar europeo de cristalización del movimiento por el clima”, declaró Lakshmi Thevasagayam, portavoz del grupo activista Vidas de Luetzerath. “Nos oponemos a que RWE avance un metro con sus excavadoras, porque sabemos que el carbón bajo Luetzerath no es necesario para la seguridad energética: debe permanecer bajo tierra para que podamos alcanzar la justicia climática”.

Los trabajadores instalan una cerca en el área alrededor de la aldea Luetzerath (Foto AP/Michael Probst)
Los trabajadores instalan una cerca en el área alrededor de la aldea Luetzerath (Foto AP/Michael Probst)

El jefe de la sección regional del sindicato policial Deutsche Polizeigewerkschaft, Erich Rettinghaus, afirmó que la policía estaba actuando “con mucha prudencia” y estaba dando a los manifestantes todas las posibilidades de manifestarse pacíficamente. No obstante, señaló que existía preocupación por la posibilidad de que se produjeran problemas, ya que en los últimos días se habían reunido en el lugar manifestantes potencialmente violentos procedentes de toda Europa.

La policía dijo que estaba actuando con "mucha prudencia" para evitar incidentes (AP Photo/Michael Probst)
La policía dijo que estaba actuando con "mucha prudencia" para evitar incidentes (AP Photo/Michael Probst)

“La protesta es una protesta simbólica”, dijo. “Las preocupaciones son comprensibles; la protección del clima es importante, pero la energía debe seguir siendo asequible para todos”, añadió, señalando el compromiso que prevé el fin anticipado del uso del carbón.

Enfrentamientos entre policías y activistas. La empresa de servicios públicos inform de que una de las primeras medidas será la construcción de una valla de 1,5 kilómetros alrededor del emplazamiento. (INA FASSBENDER / AFP)
Enfrentamientos entre policías y activistas. La empresa de servicios públicos inform de que una de las primeras medidas será la construcción de una valla de 1,5 kilómetros alrededor del emplazamiento. (INA FASSBENDER / AFP)

La empresa de servicios públicos informó en un comunicado de que una de las primeras medidas será la construcción de una valla de 1,5 kilómetros alrededor del emplazamiento.

Los activistas se enfrentan a la policía en Luetzerath (INA FASSBENDER / AFP)
Los activistas se enfrentan a la policía en Luetzerath (INA FASSBENDER / AFP)

Dijo que “hace un llamamiento a los ocupantes ilegales para que respeten el Estado de Derecho y pongan fin pacíficamente a la ocupación ilegal de edificios, plantas y emplazamientos pertenecientes a RWE”.

La acción de los activistas en Luetzerath desató un debate sobre los límites de la desobediencia civil, en medio de una oleada de bloqueos de carreteras y otras acciones impactantes de manifestantes que exigen medidas más duras para combatir el cambio climático. (INA FASSBENDER / AFP)
La acción de los activistas en Luetzerath desató un debate sobre los límites de la desobediencia civil, en medio de una oleada de bloqueos de carreteras y otras acciones impactantes de manifestantes que exigen medidas más duras para combatir el cambio climático. (INA FASSBENDER / AFP)

Stephan Pusch, jefe de la administración del distrito de Erkelenz en el que se encuentra la aldea, dijo en una reunión municipal el martes que, aunque simpatizaba con los objetivos de los manifestantes, había llegado el momento de abandonar Luetzerath. “Consiguieron su objetivo. Ahora despejen el campo”, dijo ante los abucheos de la sala.

Un ambientalista sostiene un retrato del agricultor Eckardt Heukamp, quien luchó durante mucho tiempo por su granja y se convirtió en un símbolo del movimiento climático. (INA FASSBENDER / AFP)
Un ambientalista sostiene un retrato del agricultor Eckardt Heukamp, quien luchó durante mucho tiempo por su granja y se convirtió en un símbolo del movimiento climático. (INA FASSBENDER / AFP)

Pusch advirtió a los manifestantes de que infringir la ley intencionadamente no ayudaría a su causa en un país en el que la toma violenta del poder y los horrores de la dictadura aún están en la memoria viva. “Les diré sinceramente que tengo miedo de que mis hijos crezcan en un mundo en el que ya no merece la pena vivir”, afirmó. “Pero me da al menos el mismo miedo que mis hijos crezcan en un país en el que cada uno se tome la justicia por su mano”.

Los activistas señalan el carácter jurídicamente vinculante de los compromisos de Alemania en virtud del Acuerdo climático de París, en el que los países se comprometieron a tomar medidas para limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados. (INA FASSBENDER / AFP)
Los activistas señalan el carácter jurídicamente vinculante de los compromisos de Alemania en virtud del Acuerdo climático de París, en el que los países se comprometieron a tomar medidas para limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados. (INA FASSBENDER / AFP)

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo