Así es la nueva cápsula espacial de la NASA construida por Boeing

La nueva nave espacial CST-100 Starliner de Boeing es presentada hoy como una de las dos cápsulas que volarán a la Estación Espacial Internacional y también a otros destinos. Los detalles por dentro de una millonaria inversión para siete astronautas

La nueva cápsula CST-100 Starliner (Crew Space Transportation) es un diseño de nave espacial propuesto por Boeing en colaboración con Bigelow Aerospace para el programa CCDev (Commercial Crew Development Program) de la NASA.

El CST-100 Starliner de Boeing es una cápsula espacial del siglo XXI diseñada para lanzar astronautas de la NASA en órbita en viajes comerciales a la Estación Espacial Internacional y más allá

Su misión principal será la de transportar tripulación a la Estación Espacial Internacional y a estaciones espaciales privadas, como la futura Commercial Space Station propuesta por Bigelow Aerospace.

El interior comercial de Boeing de su cápsula espacial tripulada de nueva generación Crew Space Transportation (CST-100), que muestra cómo personas que no sean astronautas de la NASA algún día pueden viajar al espacio

Con esta nueva nave, los EEUU tendrán la posibilidad de colocar sus astronautas en el espacio, ya que desde la finalización de los vuelos de los transbordadores espaciales en 2011, dependen de Rusia para hacerlo, pagando millones de dólares por ello.

Una nave espacial Boeing CST-100 se muestra encima de un cohete United Launch Alliance Atlas 5 en la ilustración de este artista. El CST-100 es un vehículo basado en cápsulas diseñado para llevar a siete astronautas a la órbita baja de la Tierra en viajes a la Estación Espacial Internacional u otro destino orbital

La cápsula tiene un diámetro de 4,56 metros, pero aún no se ha decidido con qué cohete debe ser lanzada al espacio, así que deberá ser diseñada para ser compatible con el Falcon 9, el Delta IV y el Atlas V.

El nuevo interior comercial CST-100 de Boeing presenta la iluminación interior celeste de la compañía aeroespacial que ya aparece en sus aviones comerciales modernos y utiliza una gran pantalla digital para sustituir las ventanas de pasajeros

Está diseñada para ser capaz de transportar hasta siete personas, permanecer en órbita hasta siete meses y ser reutilizada hasta en diez misiones.​

Modelo a escala real del hábitat espacial inflable BA 330, como se ve en las instalaciones de Bigelow Aerospace en Las Vegas

En la primera fase de su programa CCDev, la NASA le otorgó a Boeing 18 millones de dólares para el desarrollo preliminar de la nave. En la segunda fase de Boeing se adjudicaron 93 millones de dólares para el desarrollo adicional.

La ilustración de este artista representa una nave espacial CST-100 de Boeing que se acerca a un complejo de estación espacial inflable privada diseñada para vivir en el espacio

El de agosto de 2012, La NASA anunció la adjudicación de 460 millones dólares a Boeing para continuar el trabajo en el CST-100 bajo el programa CCiCap (Commercial Crew Integrated Capability).

Detalle de la nueva cápsula de Boeing

El 16 de septiembre de 2014, la NASA seleccionó el CST-100, junto con el Dragon 2 de SpaceX, para el programa Commercial Crew Transportation Capability (CCtCap), adjudicándole 4,2 billones de dólares.

Vista dentro de la maqueta de Boeing de su cápsula comercial CST-100 diseñada para llevar a los astronautas a la órbita baja de la Tierra

Los primeros vuelos de prueba tripulados, que utilizarán los vehículos Cw-100 Starliner y Crew Dragon de SpaceX, están actualmente programados para 2019.

Vista frontal de un modelo de aluminio de la cápsula espacial Boeing CST-100 que transporta a la tripulación. La compañía está poniendo el modelo a través de pruebas de túnel de viento para medir la integridad estructural de la nave espacial

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Últimas noticias

Mas Noticias