Las denuncias de más de 50 mujeres contra el productor Harvey Weinstein provocó la reacción de Hollywood a través del poderoso movimiento Time's Up. 

Ashley Judd, Salma Hayek y Annabella Sciorra, víctimas de Weinstein, subieron al escenario de la edición 90.ª de los Premios Oscar, en el teatro Dolby de Los Ángeles, y dieron un fuerte mensaje contra el abuso y el acoso sexual en la industria del cine. 

"Es un honor estar acá. Este año muchos hablaron su verdad. El camino sigue siendo largo, pero poco a poco un nuevo camino ha surgido", afirmó Sciorra.

"Los cambios que vemos han sido señalados por el poderoso sonido de diferentes voces unidas en un poderoso coro que finalmente dice 'el tiempo se acabó'", aseguró Judd. "Trabajamos juntas para que asegurarnos de que los siguientes 90 años sigan expandiendo las posibilidades de igualdad, inclusión y diversidad. De eso se trata".

Las actrices presentaron un video sobre la importancia de sumar voces en el cine.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: