Antony Blinken denunció que China “es el único país que tiene la intención de remodelar el orden internacional”

El secretario de Estado norteamericano advirtió que el régimen de Xi Jinping posee “cada vez más el poder económico, diplomático, militar y tecnológico” para lograr su objetivo

Antony Blinken (Reuters)
Antony Blinken (Reuters)

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, dijo este jueves que la administración de Joe Biden busca liderar el bloque internacional que se opone a la invasión rusa de Ucrania en una coalición más amplia para contrarrestar lo que considera una amenaza más seria y a largo plazo para el orden mundial: el ascenso de China.

En un discurso en el que esbozó la política de la administración respecto a China, Blinken expuso un enfoque de tres pilares para competir con Beijing en una carrera por definir el equilibrio económico y militar del siglo XXI.

Aunque Estados Unidos considera que Rusia y la guerra del presidente ruso Vladimir Putin en Ucrania son la amenaza más aguda e inmediata para la estabilidad internacional, Blinken dijo que la administración de Biden cree que China representa un peligro mayor.

“Aunque la guerra del presidente Putin continúe, seguiremos centrados en el desafío más grave a largo plazo para el orden internacional, que es el que plantea la República Popular China”, dijo Blinken, en un esperado discurso en la Universidad George Washington para exponer la política de la Administración de Biden hacia el gigante asiático.

China es el único país que tiene la intención de remodelar el orden internacional y, cada vez más, el poder económico, diplomático, militar y tecnológico para hacerlo”, dijo. “La visión de Beijing nos alejaría de los valores universales que han sostenido gran parte del progreso mundial en los últimos 75 años”.

Blinken junto a su homólogo chino, Wang Yi (Reuters)
Blinken junto a su homólogo chino, Wang Yi (Reuters)

Por ello, Blinken expuso los principios para que la administración reúna sus recursos, amigos y aliados para hacer frente a la creciente asertividad china en todo el mundo. Aunque dejó claro que Estados Unidos no pretende cambiar el sistema político de China, sino que quiere ofrecer una alternativa probada. “No se trata de obligar a los países a elegir, sino de darles una opción”, dijo.

Sin embargo, también reconoció que Estados Unidos tiene una capacidad limitada para influir directamente en las intenciones y ambiciones de China y que, en su lugar, se centrará en configurar el entorno estratégico que rodea a este país.

No podemos confiar en que Beijing cambie su trayectoria”, dijo Blinken en el discurso, pronunciado en la Universidad George Washington. “Así que daremos forma al entorno estratégico en torno a Beijing para avanzar en nuestra visión de un sistema internacional abierto e inclusivo”.

El discurso siguió a las recientes visitas del presidente Joe Biden a Corea del Sur y Japón, donde China ocupó un lugar destacado en las conversaciones. Biden levantó las cejas durante ese viaje cuando dijo que Estados Unidos actuaría militarmente para ayudar a Taiwán a defenderse en caso de una invasión por parte de China, que considera a la isla como una provincia renegada.

La administración se apresuró a insistir en que Biden no estaba cambiando la política estadounidense, y Blinken reafirmó que Estados Unidos no ha cambiado su posición. El secretario dijo que Washington sigue manteniendo su política de “una sola China”, que reconoce a Beijing pero permite los vínculos no oficiales y la venta de armas a Taipei.

“Nuestro enfoque ha sido consistente a través de décadas y administraciones. Estados Unidos sigue comprometido con nuestra política de ‘Una sola China’. Nos oponemos a cualquier cambio unilateral del statu quo por parte de cualquiera de los dos bandos”, dijo, y añadió: “No apoyamos la independencia de Taiwán”.

Blinken dijo que mientras la política de Estados Unidos sobre Taiwán se ha mantenido constante, la de China se ha vuelto cada vez más beligerante.

Las banderas de China y Taiwán en una composición junto a aviones de combate (Reuters)
Las banderas de China y Taiwán en una composición junto a aviones de combate (Reuters)

Expuso que la respuesta mundial a la invasión de Ucrania por parte de Putin puede servir de modelo para hacer frente a los esfuerzos de China por moldear un nuevo e imprevisible orden mundial que sustituya a las normas e instituciones que han guiado las relaciones entre Estados desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

China, dijo Blinken, se ha beneficiado mucho de ese orden internacional, pero ahora está tratando de subvertirlo bajo el liderazgo del presidente Xi Jinping y el Partido Comunista Chino. “En lugar de utilizar su poder para reforzar y revitalizar las leyes, los acuerdos, los principios y las instituciones que permitieron su éxito, para que otros países también puedan beneficiarse de ellos, Beijing lo está socavando”, dijo Blinken. “Con el presidente Xi, el Partido Comunista chino en el poder se ha vuelto más represivo en el país y más agresivo en el extranjero”.

Sin embargo, Blinken también denunció el aumento de los delitos de odio antichinos y antiasiáticos en Estados Unidos, y dijo que los chinos americanos y otros asiáticos americanos tienen el mismo derecho a Estados Unidos que cualquier otro inmigrante o sus descendientes.

La inversión en infraestructuras y tecnología nacionales de Estados Unidos, junto con la intensificación de las relaciones diplomáticas con los países potencialmente vulnerables, son otros elementos de la política y son la clave del enfoque estadounidense, dijo Blinken.

En la última manifestación del impulso de China para ampliar su alcance, que ha suscitado la preocupación de Estados Unidos y otras democracias, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, inició el jueves una gira por ocho países de las islas del Pacífico, durante la cual Beijing espera alcanzar un amplio acuerdo que abarque todo, desde la seguridad hasta la pesca.

Wang inició su gira en las Islas Salomón, que el mes pasado firmaron un pacto de cooperación en materia de seguridad con China que algunos temen que pueda conducir a una presencia militar china en el lugar. El acuerdo se cerró poco después de que el gobierno de Biden anunciara que abriría una embajada estadounidense en las Salomón como parte de sus esfuerzos por participar en la región del Indo-Pacífico.

La administración Biden ha mantenido en gran medida las políticas de confrontación hacia China adoptadas por su predecesor en respuesta a las acciones chinas en su región occidental de Xinjiang, Hong Kong, Tíbet y el Mar de China Meridional.

Y, aunque la administración ve áreas para trabajar con Beijing, como la lucha contra el cambio climático, no cambiará la cooperación por el compromiso de sus principios en materia de derechos humanos y estado de derecho, dijo Blinken.

(Con información de AP/Por Matthew Lee)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR