Estados Unidos prepara más sanciones contra Rusia por ciberespionaje e injerencia en asuntos internos

La nueva batería de medidas incluiría a una docena de personas, entre los que destacan funcionarios del Gobierno y de los servicios de inteligencia, así como a unas 20 entidades

El presidente de EEUU, Joe Biden
El presidente de EEUU, Joe Biden

La Administración de Joe Biden estaría ultimando una nueva ronda de sanciones contra individuos y entidades de Rusia por su conducta impropia en la injerencia en asuntos internos, como en las elecciones, y podrían ser anunciadas este mismo jueves.

La nueva batería de sanciones incluiría a una docena de personas, incluidos funcionarios del Gobierno y de los servicios de inteligencia, así como a unas veinte entidades, según personas familiarizadas con el asunto han detallado a Bloomberg.

Por otro lado, dentro de este paquete de sanciones también entraría la expulsión de unos diez funcionarios y diplomáticos rusos.

Las sanciones se enmarcarían, según Washington, en la interferencia electoral, así como el ataque cibernético de la empresa SolarWinds.

Estas medidas se tomarían después de una conversación telefónica entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, este mismo martes, en la que abrió la posibilidad de una cumbre entre ambas naciones en un tercer país.

El presidente ruso, Vladimir Putin, en la residencia estatal de Novo-Ogaryovo, a las afueras de Moscú, Rusia
El presidente ruso, Vladimir Putin, en la residencia estatal de Novo-Ogaryovo, a las afueras de Moscú, Rusia

Por su parte, el Kremlin indicó este jueves que nuevas sanciones estadounidenses no van a favorecer la organización de la cumbre Biden-Putin propuesta por la Casa Blanca. “Lo que se está discutiendo actualmente -probables sanciones- no va a favorecer de ningún modo tal reunión”, estimó el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó en su primer día en el cargo una revisión de las relaciones con Rusia, que de momento ha supuesto la sanción a funcionarios rusos por el envenenamiento del líder opositor Alexei Navalny. Biden, además, elevó las tensiones cuando en una entrevista en televisión respondió afirmativamente a una pregunta que planteaba si “Putin es un asesino”.

Pero no solo ha tomado medidas Washington, desde Moscú llamaron a su embajador en Estados Unidos para revaluar las relaciones en marzo, y ya han anunciado que no planean que vuelva en un futuro próximo.

Entretanto, Joe Biden y la canciller alemana Angela Merkel pidieron este miércoles de forma conjunta a Rusia que reduzca sus tropas en la frontera ucraniana, ante el aumento de la tensión en el terreno.

Durante una entrevista telefónica, ambos mandatarios acordaron que una recepción positiva por parte de Moscú contribuiría a permitir una “desescalada” de la situación, indicó el portavoz de Merkel en un comunicado.

La canciller alemana, Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel

Las declaraciones van en línea con aquellas hechas por los ministros de Relaciones Exteriores de ambos países junto con sus contrapartes del G7, que el martes pidieron en un comunicado conjunto que Rusia “cesara sus provocaciones” y “redujera las tensiones” en la zona. “Estos movimientos de tropas a gran escala, sin notificación previa, representan actividades amenazantes y desestabilizadoras”, señalaron los jefes diplomáticos de las potencias junto con el canciller europeo Josep Borrell.

En particular, pidieron al Gobierno de Vladimir Putin que respete los principios y compromisos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que ha suscrito sobre la transparencia de los movimientos militares y que responda al procedimiento establecido en el Capítulo III (reducción de riesgos) del Documento de Viena sobre medidas destinadas a fomentar la confianza y la seguridad.

(Con información de AFP y EFE)

SEGUIR LEYENDO: