Biden prorrogó la declaración de emergencia con Cuba que impide a embarcaciones registradas en EEUU entrar a la isla

El 24 de febrero de 1996, unos cazas MiG cubanos atacaron con misiles tres avionetas del grupo de exiliados “Hermanos al Rescate”, dedicada a avistar balseros que huían de la isla. Washington tomó medidas luego de este hecho

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el South Court Auditorium de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, el 22 de febrero de 2021. REUTERS/Jonathan Ernst/File Photo
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el South Court Auditorium de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, el 22 de febrero de 2021. REUTERS/Jonathan Ernst/File Photo

El presidente de EEUU, Joe Biden, prorrogó este miércoles por un año más la declaración de emergencia con Cuba, que se mantiene desde 1996 tras el derribo de dos avionetas civiles de la organización de exiliados cubanos “Hermanos al Rescate”.

En una proclamación enviada al Congreso, Biden aseguró que “sigue existiendo la necesidad de continuar con esta emergencia nacional”, que impide “la entrada no autorizada de cualquier embarcación registrada en los Estados Unidos en aguas territoriales cubanas”.

Hace 25 años, el 24 de febrero de 1996, unos cazas MiG cubanos atacaron con misiles tres avionetas del grupo de exiliados “Hermanos al Rescate”, dedicada a avistar balseros que huían de la isla.

En la acción, los MiG cubanos derribaron dos de las Cessnas Skymaster de la organización de exiliados cubanos y mataron a cuatro de sus tripulantes, lo que motivó la declaración de emergencia por parte del Gobierno del presidente de entonces, Bill Clinton.

Según Cuba, las avionetas habían violado su espacio aéreo para divulgar material propagandístico contra el régimen, aunque el Gobierno estadounidense mantuvo que se encontraban en espacio aéreo internacional, en el norte de la isla.

El 1 de marzo de 1996 Clinton emitió la declaración de emergencia, que fue suavizada, aunque mantenida, por el Ejecutivo del presidente Barack Obama, pese a haber restablecido las relaciones con La Habana en 2014.

Fotografía de archivo fechada el 23 de febrero de 2016 donde aparece el presidente de Hermanos al Rescate, José Basulto (d), la presidenta de Madres contra la Represión (MAR), Silvia Iriondo (c), y Arnaldo Iglesias (i), todos sobrevivientes del ataque de MiG cubanos contra tres avionetas de Hermanos al Rescate, mientras hablan con EFE sobre lo que vivieron ese 23 de febrero de 1996 en Miami, Florida (EE.UU). EFE/Gastón de Cárdenas/Archivo
Fotografía de archivo fechada el 23 de febrero de 2016 donde aparece el presidente de Hermanos al Rescate, José Basulto (d), la presidenta de Madres contra la Represión (MAR), Silvia Iriondo (c), y Arnaldo Iglesias (i), todos sobrevivientes del ataque de MiG cubanos contra tres avionetas de Hermanos al Rescate, mientras hablan con EFE sobre lo que vivieron ese 23 de febrero de 1996 en Miami, Florida (EE.UU). EFE/Gastón de Cárdenas/Archivo

La posibilidad de entradas no autorizadas a gran escala de embarcaciones registradas en Estados Unidos en aguas territoriales cubanas perturbaría las relaciones internacionales de los Estados Unidos con respecto a Cuba al permitir o proporcionar los medios para facilitar una migración masiva de ciudadanos cubanos y amenazar nuestra seguridad nacional”, aseguró Biden en su declaración.

Por otra parte, la Asamblea de la Resistencia Cubana, que engloba a grupos de fuera y dentro de Cuba, escribió una carta al Biden para pedirle que ponga fin a la impunidad de la que ha gozado el régimen de Cuba, lo que a su juicio es “el principal obstáculo” para un cambio en la isla.

La carta fue publicada este miércoles acompañada de un comunicado en el que se subrayó que “está firmada por los mismos grupos de cubanos y cubanos-americanos que fueron ignorados totalmente en el 2015 por la Administración Obama/Biden”.

Estos grupos no tenían conocimiento de lo que estaba sucediendo detrás del telón, que los Estados Unidos se estaban reuniendo privadamente, negociando y haciendo concesiones dolorosas, sin garantías, al régimen criminal de Cuba, todo bajo el auspicio de una falsa premisa de cambio”, dijeron los firmantes sobre el “deshielo” en las relaciones bilaterales impulsado por los ahora expresidentes Barack Obama y Raúl Castro.

El coordinador general de la Asamblea de la Resistencia Cubana, Orlando Gutiérrez-Boronat. EFE/ Giorgio Viera/Archivo
El coordinador general de la Asamblea de la Resistencia Cubana, Orlando Gutiérrez-Boronat. EFE/ Giorgio Viera/Archivo

Según la declaración, la Asamblea, una plataforma de casi 40 organizaciones de dentro y fuera de la isla, quiere aprovechar que Biden, que era vicepresidente de Estados Unidos cuando eso sucedió, ha dicho que va a escuchar a los cubano-estadounidenses, a los que ha definido como “embajadores por la libertad”, a la hora de decidir su política hacia la isla.

En la carta se pide a Biden que no saque a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, en la que fue incluida en 2020 por la Administración de Donald Trump, y que no caiga en la tentación de limitarse a “lidiar con los síntomas de la dictadura”.

“Si bien la tentación puede ser lidiar con los síntomas de la dictadura, como los presos políticos y los refugiados, lo instamos a abordar las causas de la represión política, económica, cultural y social”, subrayaron.

A juicio de los firmantes, “el principal obstáculo para un cambio en Cuba es detener la sensación de impunidad que siempre ha mostrado la dictadura comunista a pesar de los numerosos crímenes contra la humanidad que ha cometido”, agregaron.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: