Un golpe desproporcionado: 4 de cada 10 muertos por COVID-19 en Austin son latinos

Asociaciones y activistas denunciaron que la pandemia ha afectado “de forma desproporcionada” a la comunidad de origen hispano, y pidieron un plan de acción para evitar que el número de contagios se siga multiplicando

(Foto: REUTERS/Jose Luis Gonzalez/Archivo)
(Foto: REUTERS/Jose Luis Gonzalez/Archivo)

El golpe del COVID-19 a la comunidad latina en Austin, capital del estado de Texas, ha detonado la preocupación en las últimas semanas.

Según las cifras publicadas por las autoridades sanitarias, un 53% de las personas que enfermaron de coronavirus en el condado de Travis, donde se ubica la ciudad, eran latinas; también lo eran el 38% de los pacientes que perdieron la vida a causa de la pandemia.

Los datos han indignado a numerosos líderes y activistas del estado, que han alzado la voz para exigir al Ayuntamiento local medidas para impedir que los casos se sigan multiplicando.

“Los números se han estado incrementando en las últimas dos semanas. Más específicamente, las últimas dos semanas han sido bastante alarmantes para muchas personas en la comunidad latina”, dijo en declaraciones a la cadena NBC Paul Saldaña, cofundador de la Asociación Defensores Hispanos Líderes Empresariales de Austin (HABLA, por sus siglas en inglés).

(Foto: REUTERS/Callaghan O'Hare/Archivo)
(Foto: REUTERS/Callaghan O'Hare/Archivo)

Durante la semana del 3 de mayo, del total de pacientes hospitalizados en la zona metropolitana de Austin por COVID-19, el 66.1% se identificó como latino, de acuerdo a cifras del departamento de salud pública de la ciudad. El dato, explicó Saldaña, es preocupante si se tiene en cuenta que solo un 32.3% de la población total de Austin es latina, según el censo de 2018.

“Los datos demográficos recientes indican que los residentes hispanos del área de Austin están siendo impactados de forma desproporcionada por el COVID-19, y hospitalizados en ratios cada vez más altos”, denunció la asociación en un comunicado.

Por ese motivo, Saldaña reunió a un grupo de líderes latinos que buscan presionar a las autoridades de la ciudad para elaborar un plan de acción. Una de sus integrantes es Jill Ramirez, presidenta y CEO del Foro para la Salud Latina (Latino HealthCare Forum), quien explicó que muchos ciudadanos de origen hispano desconocen la gravedad real del COVID-19.

“Hablando con la gente, muchos realmente no entienden qué es una enfermedad infecciosa. Pensaban que era solo un mito”, dijo Ramirez este lunes en declaraciones a NBC News. “En consecuencia, no vemos a la gente seguir los protocolos de los Centros de Control de Enfermedades", añadió.

(REUTERS/Callaghan O'Hare/Archivo)
(REUTERS/Callaghan O'Hare/Archivo)

Las autoridades sanitarias de Texas han aclarado que no creen que los latinos o los afroamericanos, más afectados por el COVID-19 desde el inicio de la pandemia en EEUU, tengan una predisposición genética a la enfermedad, sino que las personas de estas comunidades trabajan con más frecuencia de cara al público, donde necesitan interactuar con clientes, proveedores y otros.

“Estos trabajos han carecido históricamente de acceso a una atención médica efectiva. [Los latinos] tienen factores sociales que pueden conducir a tasas más altas de hospitalización y tienen más posibilidades de vivir con múltiples generaciones en un hogar. Todos estos determinantes, según explicó Salud Pública de Austin, pueden hacer que el virus sea más propenso a propagarse", explicó HABLA en un comunicado.

Tras presionar a las autoridades, el grupo de líderes latinos logró reunirse con el Concejo Municipal y el alcalde de la ciudad, Steve Adler. Durante la videollamada, expresaron su preocupación por el impacto de la pandemia en la comunidad de origen hispano, y apuntaron la necesidad de crear un grupo de trabajo que difunda información en español sobre el nuevo coronavirus; que explique formas de prevenir el contagio y de reforzar la seguridad sanitaria; y divulgue también cómo se puede acceder a pruebas y tratamiento.

Sin embargo, la reacción de los funcionarios no fue la esperada.

“El alcalde Adler no fue receptivo. Retrocedió. Dijo: ‘No sé si es algo que debemos hacer’. Es algo que tendría que hablar con el administrador de la ciudad”, recordó Saldaña en entrevista con la televisora NBC.

Aunque reconocen que algunos miembros del concejo sí apoyaron la propuesta, estos no volverán a reunirse hasta el 21 de mayo. Hasta el momento, en el Condado de Travis se han registrado 2.537 casos y 79 muertes.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Suben casos de COVID-19 en Texas tras reanudar actividades

El petróleo de Texas sube un 2,73 % apoyado por un repunte en la demanda

EE.UU. y Brasil a la cabeza del COVID-19 en medio de polémicas aperturas

MAS NOTICIAS