El dictador comunista visitó la zona y anunció su intención de demoler el complejo y volver a construirlo (AFP)
El dictador comunista visitó la zona y anunció su intención de demoler el complejo y volver a construirlo (AFP)

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ordenó demoler un complejo turístico construido por una empresa surcoreana en un momento difícil para las relaciones entre los dos vecinos, anunció este miércoles la agencia oficial de prensa norcoreana KCNA.

El complejo ubicado en una estación de descanso del monte Kumgang, cerca de la frontera entre las dos Coreas, fue construido por Hyundai Asan, filial del grupo surcoreano Hyundai, con el objetivo de atraer a turistas de ese país. Pero la aventura terminó de manera abrupta en 2008 cuando un soldado norcoreano mató a una surcoreana que se había perdido.

Desde entonces, Pyongyang ha pedido el regreso de los turistas surcoreanos, una fuente de ingresos. Las sanciones económicas adoptadas contra Corea del Norte para obligar al país a renunciar a sus programas balístico y nuclear impidieron que esto ocurriese.

Vistas aéreas difundidas por el régimen comunista
Vistas aéreas difundidas por el régimen comunista

Kim Jong-un, que visitó el lugar junto con su esposa Ri Sol Ju, calificó a los edificios de “miserables” y afirmó que era un “caos” sin “identidad nacional”, según KCNA.

Ordenó la destrucción de “todas las instalaciones desagradables”, para “construir, a nuestro modo, nuevas más modernas”. A su entender, esas “instalaciones” fueron construidas como “carpas improvisadas” y están “atrasadas en un plano arquitectónico”.

Kim criticó las políticas de Corea del Norte impulsadas por su difunto padre, al considerarlas demasiado dependientes del Sur y prometió que el Norte volvería a desarrollar el sitio por su cuenta
Kim criticó las políticas de Corea del Norte impulsadas por su difunto padre, al considerarlas demasiado dependientes del Sur y prometió que el Norte volvería a desarrollar el sitio por su cuenta

Estas declaraciones significan una fuerte reprobación para lo que fuese uno de los principales proyectos entre las dos Coreas, junto con el complejo industrial de Kaesong, cerrado desde 2016.

El anuncio del líder norcoreano tiene lugar un día después de un discurso en el parlamento en Seúl del presidente surcoreano Moon Jae-in, quien destacó los beneficios de una “economía de paz”. El diálogo entre ambos países se encuentra frenado desde el fracaso de la cumbre de Hanoi de febrero pasado entre el presidente estadounidense Donald Trump y Kim Jong-un.

Tras conocer la noticia, funcionarios surcoreanos evitaron criticar directamente los comentarios de Kim, y señalaron que necesitan examinar más de cerca la intención del Norte.

Las visitas a la Montaña del Diamante fueron un símbolo importante de la cooperación entre las Coreas antes de que el Sur las suspendiera en 2008 (AP/Archivo)
Las visitas a la Montaña del Diamante fueron un símbolo importante de la cooperación entre las Coreas antes de que el Sur las suspendiera en 2008 (AP/Archivo)

Los expertos se preguntan si Corea del Norte tiene la intención de desarrollar de forma independiente el turismo en Diamond Mountain o si está intentando aumentar la presión sobre el Sur para que reinicie las giras y mejore las viejas instalaciones.

Pyongyang tomó medidas para congelar y confiscar todas las propiedades de Corea del Sur en el resort en 2010 y 2011, después de culpar a Seúl por la continua suspensión de las giras.

El Hotel Kumgangsan, con su teatro, sala de karaoke, murales de montaña y arañas de cristal, así como los restaurantes, spas y el campo de golf del resort, se encuentran en un extraño silencio. El resort atrajo sólo una fracción de los 500.000 turistas que se proyectaban a venir anualmente y perdió millones de dólares para los inversionistas surcoreanos.

La villa costera del monte Kimgang (AP/Archivo)
La villa costera del monte Kimgang (AP/Archivo)

Seúl no puede reiniciar las actividades económicas intercoreanas sin desafiar las sanciones internacionales impuestas por Estados Unidos contra Pyongyang, que se han fortalecido desde 2016, cuando el Norte comenzó a acelerar sus pruebas nucleares y de misiles. “(Kim) hizo una fuerte crítica a la muy equivocada y dependiente política de los predecesores que iban a depender de otros cuando el país no era lo suficientemente fuerte”, reportó KCNA.

En una cumbre celebrada el pasado mes de septiembre en Pyongyang, Kim y Moon prometieron reiniciar las giras de Corea del Sur a Diamond Mountain y normalizar las operaciones en el parque industrial de Kaesong, expresando su optimismo de que las sanciones podrían terminar y permitir tales proyectos.

“Kim quiere desarrollar una enorme región turística que abarque Diamond Mountain y Wonsan, pero sería necesario construir grandes infraestructuras de transporte para trasladar a los turistas desde el recién construido aeropuerto Wonsan Kalma hasta la zona de Diamond Mountain”, dijo Lim Soo-ho, analista del Instituto de Estrategia de Seguridad Nacional de Corea del Sur, un centro de investigación afiliado a la principal agencia de espionaje de Seúl. “Eso sería extremadamente difícil con las sanciones actuales.”

(Con información de AFP y AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: