Un avión Boeing 737 Max 8 aterriza tras un vuelo de prueba en las instalaciones de la compañía en Seattle. (AP Foto/Ted S. Warren, archivo)
Un avión Boeing 737 Max 8 aterriza tras un vuelo de prueba en las instalaciones de la compañía en Seattle. (AP Foto/Ted S. Warren, archivo)

Boeing y los reguladores de la aviación de los Estados Unidos fueron muy cuestionados este viernes por permitir cambios en el diseño de aviones 737 MAX que resultaron implicados en dos accidentes que causaron la muerte de más de 300 personas.

Un panel de expertos de distintos países dictaminó que el fabricante no pudo explicar adecuadamente el funcionamiento del nuevo sistema automatizado que contribuyó en los dos siniestros. Además, sostuvo que la Administración Federal de Aviación (FAA por la sigla en inglés) no cumplió con sus propias reglas, siguió procedimientos obsoletos y careció de la mano de obra y la experiencia para supervisar correctamente el sistema.

Operarios caminan al final de un avión 737 Max en la fábrica de Boeing en Renton, Washington, el 27 de marzo de 2019 (REUTERS/Lindsey Wasson/File Photo)
Operarios caminan al final de un avión 737 Max en la fábrica de Boeing en Renton, Washington, el 27 de marzo de 2019 (REUTERS/Lindsey Wasson/File Photo)

La Revisión Técnica de Autoridades Conjuntas (JATR por la sigla en inglés) se formó en marzo, después de que un 737 MAX de Ethipoian Airlines se estrellara matando a los 157 pasajeros a bordo. Esto se produjo luego de que el mismo modelo de avión volado por Lion Air cayera al océano frente a la costa de Indonesia en octubre, con la pérdida de 189 vidas, en circunstancias muy similares.

Las tragedias llevaron a que el modelo 737 MAX fuera inmovilizado y a que la FAA y los reguladores internacionales supervisaran a Boeing.

El sensor de ángulo de ataque, en el centro inferior, se ve en un avión 737 Max en la fábrica de Boeing en Renton (REUTERS/Lindsey Wasson)
El sensor de ángulo de ataque, en el centro inferior, se ve en un avión 737 Max en la fábrica de Boeing en Renton (REUTERS/Lindsey Wasson)

La revisión realizada por los expertos se limitó a investigar la certificación que la FAA hizo del sistema de control de vuelo del MAX. Pero eso permitió que el grupo de trabajo escudriñara el MCAS, un mecanismo de control automatizado que desempeñó un papel clave en ambas colisiones.

En cada incidente, los pilotos lucharon sin éxito para enderezar el avión mientras un sensor dañado lo enviaba en picada a pocos minutos del despegue.

En esta fotografía de archivo del 23 de marzo de 2019, un Boeing 737 Max 8 de Ethiopian Airlines permanece en tierra en el aeropuerto internacional Bole en Adis Abeba, Etiopía. (AP Foto/Mulugeta Ayene, archivo)
En esta fotografía de archivo del 23 de marzo de 2019, un Boeing 737 Max 8 de Ethiopian Airlines permanece en tierra en el aeropuerto internacional Bole en Adis Abeba, Etiopía. (AP Foto/Mulugeta Ayene, archivo)

La FAA recibió duras críticas de la JATR, que dijo que había “un número inadecuado de especialistas” para supervisar el nuevo diseño del 737 MAX, y que “tenían un conocimiento inadecuado” del sistema implicado en los accidentes. También dijo que los funcionarios supervisaron los cambios de diseño “de una manera que fracasó en garantizar totalmente la seguridad”.

Su informe de 69 páginas también encontró que Boeing había presionado a algunos de sus empleados que tenían autoridad en la FAA para aprobar los diseños actualizados. El panel de la JATR incluyó miembros de la FAA así como de la NASA y de otros reguladores de todo el mundo.

Los restos del Boeing 737 MAX de Lion Air que se estrelló en Indonesia (REUTERS/Willy Kurniawan/archivo)
Los restos del Boeing 737 MAX de Lion Air que se estrelló en Indonesia (REUTERS/Willy Kurniawan/archivo)

El récord de seguridad sin precedentes de hoy en día en los Estados Unidos se construyó a partir de la voluntad de los profesionales de aviación de aceptar las duras lecciones y buscar la mejora continua”, dijo en respuesta al informe el administrador de la FAA, Steven Dickson.

Acogemos con satisfacción este examen y confiamos en que nuestra apertura a estos esfuerzos reforzará aún más la seguridad de la aviación en todo el mundo. Los accidentes en Indonesia y Etiopía son un recordatorio sombrío de que la FAA y nuestros socios reguladores internacionales deben esforzarse por fortalecer constantemente la seguridad de la aviación”, concluyó.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: