Alerta por Dorian: cuáles son los potenciales daños si se convirtiera en huracán de categoría 2

(Foto: Reuters/Nigel R Browne)
(Foto: Reuters/Nigel R Browne)

En la mañana de este miércoles, el Centro Nacional de Huracanes de EEUU advirtió que Dorian llegará en las próximas horas a Puerto Rico, y se espera que lo haga convertida en un huracán de categoría 1. En su informe, los expertos también indicaban que en un plazo de cinco días, la tormenta podría ganar aún más fuerza y tocar tierra en Bahamas y Florida como huracán de categoría 2. Pero, ¿qué implican estas categorías y qué destrozos provocan a su paso por tierra firme?

Según la escala Saffir-Simpson, desarrollada en 1969 para clasificar los ciclones tropicales, existen cinco categorías en función de la intensidad del viento. Desarrollada ese año por el ingeniero civil Herbert Saffir y por el ex director del Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EEUU, Robert "Bob" Simpson, continúa utilizándose en la actualidad para medir la evolución de estos fenómenos.

Estas son las cinco categorías y los daños principales que cada una de ellas acarrea, según explica el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EEUU. 

Categoría 1: vientos entre 118 y 153 km/h (74-95 mph)

Una imagen de las inundaciones provocadas por el huracán Barry, de categoría 1, a su paso por Luisiana (Foto: AP)
Una imagen de las inundaciones provocadas por el huracán Barry, de categoría 1, a su paso por Luisiana (Foto: AP)

Se espera que al tocar tierra este miércoles en Puerto Rico, Dorian ya se haya convertido en un huracán de categoría 1. Esto implica que sus vientos sostenidos serán de al menos 120 km/h. Los daños son mínimos y afectan principalmente a la vegetación y al tendido eléctrico. Entre los más comunes, el CNH cita los siguientes:

Ramas grandes y árboles de raíces poco profundas pueden quebrarse o ser arrancados.

Daños importantes en los cables y postes eléctricos, que pueden resultar en apagones durante varios días.

Casas con buena estructura podrían ver deteriorado su techo, tejas, revestimiento de vinilo y canales de desagüe.

Además, entre otros riesgos potenciales, el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador añade marejadas de entre 1.32 y 1.65 metros sobre lo normal, y daños menores a muelles y atraques.

Son ejemplos de categoría 1, el huracán Barry (EEUU, 2019), y el huracán Ophelia (Irlanda y Gran Bretaña, 2017).

Categoría 2: vientos entre 154 y 177 km/h (96-110 mph)

(Foto: EFE/Dan Anderson)
(Foto: EFE/Dan Anderson)

Dorian podría llegar a Florida este fin de semana como un huracán de categoría 2, alertó este miércoles el CNH. Aunque el organismo aclaró en su reporte que aún no puede determinar la intensidad con la que entrará en EEUU, sus vientos sí podrían superar los 154 km/h.

Si los pronósticos se cumplen y Dorian arriba a la península de Florida como un huracán de categoría 2, estos son los destrozos que podría ocasionar.

Casas de buena estructura podrían sufrir daños importantes en el tejado y el techo.

Muchos árboles de raíces poco profundas se quebrarán o serán arrancados y bloquearán múltiples calles.

La electricidad puede irse casi totalmente y podrían producirse apagones que se prolongarán durante días y semanas.

Destrucción considerable en muelles y embarcaderos, y marejadas de 1.98 a 2.68 metros sobre lo normal.

Grandes daños a casas móviles, anuncios y tendido eléctrico.

Evacuación de residentes en zonas costeras.

Para evitar al máximo los destrozos que podría llegar a ocasionar Dorian, El Centro Nacional de Huracanes instó a los ciudadanos de Florida y Bahamas a monitorear el avance y la evolución de la tormenta y a tener preparado su plan de huracanes. El huracán Juan (Canadá, 2003) y el huracán Bonnie (EEUU, 1998) alcanzaron este nivel.

Categoría 3: vientos entre 178 y 208 km/h

Un huracán de esta intensidad obliga a evacuar a los residentes a lo largo de las zonas costeras, al producirse marejadas de entre 2.87 y 3.96 metros (Foto: Cuartoscuro)
Un huracán de esta intensidad obliga a evacuar a los residentes a lo largo de las zonas costeras, al producirse marejadas de entre 2.87 y 3.96 metros (Foto: Cuartoscuro)

Un huracán de categoría 3 provoca, según el CNH, "daños devastadores".

Casas de buena estructura podrían perder las planchas del techo y del hastial, y sufrir, además, deterioros considerables.

Muchos árboles se quiebran y son arrancados de raíz, bloqueando múltiples calles. Caerán también letreros y anuncios mal instalados.

La electricidad y el agua podrían irse durante varios días y semanas después de que pase la tormenta.

Las olas podrían superar los 2.97 metros y alcanzar 3.96 metros.

Se registrarán amplias destrucciones de edificaciones próximas al litoral.

Evacuación de todos los residentes a lo largo de zonas costeras.

El huracán Isidore que devastó Yucatán en 2002 es un ejemplo de categoría 3.

Categoría 4: vientos entre 209 y 251 km/h (130-156 mph)

Un huracán de este nivel aísla vecindarios, destroza núcleos urbanos y acarrea "daños catastróficos".

Casas de buena estructura pueden perder algunas paredes exteriores y gran parte de la estructura del techo.

La mayoría de árboles del área urbana serán arrancados de raíz, y muchos postes de electricidad se caerán, lo que deja incomunicadas muchas zonas pobladas.

Los apagones pueden prolongarse durante meses.

Gran parte de la zona afectada quedará inhabitable.

Las olas serán como mínimo de 4.29 metros de altura, con fuertes marejadas, y pueden llegar a los 5.94 metros sobre lo normal.

Los terrenos llanos de 3.30 metros o menos sobre el nivel del mar se verán inundados hasta 10 kilómetros tierra adentro.

Serán evacuados de forma masiva todos los residentes en un área de unos 500 metros de la costa.

El huracán Pauline, que arrasó el sur de México en 1997 y causó la muerte de al menos 300 ciudadanos, fue clasificado como fenómeno de categoría 4.

Categoría 5: vientos de más de 252 km/h

Imagen de Nueva Orleans tras el paso del huracán Katrina en 2005 (Foto: EFE/Archivo)
Imagen de Nueva Orleans tras el paso del huracán Katrina en 2005 (Foto: EFE/Archivo)

En el año 2005, un huracán de la máxima categoría avanzó por Nueva Orleans y Mississipi destruyendo todo a su paso. Su nombre era Katrina, y es recordado por los daños económicos que acarreó en las zonas afectadas y por cobrarse la vida de 1.833 personas.

Un fenómeno de este nivel, conlleva, además de todos los daños citados en las categorías anteriores, la destrucción total del techo, y el derrumbe de paredes, de gran parte de las viviendas. Los núcleos urbanos quedan asolados, e inhabitables durante semanas y meses.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos